Análisis de The Walking Dead. Temporada 10. Episodio 15

0

Bienvenidos al análisis del decimoquinto capítulo de la temporada diez de The Walking Dead. Lo primero que hay que comentar es que este será, de momento, el último capítulo que veremos en un tiempo. Estaba previsto que esta temporada tuviera 16 episodios, pero como ya sabemos, el último no se emitirá cuando estaba previsto por culpa de la pandemia de la COVID-19. Se nos queda un regusto amargo ya que se estaba preparando todo para una gran traca final que nos vamos a quedar con las ganas de ver por el momento. 

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

En este episodio vamos a ver sobre todo el fortalecimiento de varias relaciones que se han ido cimentando poco a poco a lo largo de la temporada. La primera y la más divertida, es la que se establece entre nuestros protagonistas y Princesa, la nueva incorporación a la serie que vimos justo al final del capítulo anterior. 

Seguir a Princesa tal vez no sea muy buena idea…

De vez en cuando se necesita agregar sangre nueva, tanto para no caer en el estancamiento como para remover un poco las relaciones que ya había. En este sentido la llegada de Princesa es un soplo de aire fresco que contrasta muy bien con las personalidades de Yumiko, Ezequiel y Eugene. Sobre todo, de la primera, ya que parece querer ganarse el título de protagonista más insufrible por cómo trata a la pobre Princesa. Al final parece que nuestra chica solo quiere alguien que esté con ella, tener amigos y compañía, sobre todo después de estar tanto tiempo a solas. Por eso toma algunas decisiones cuestionables, solo para asegurarse que la ven como alguien necesaria. A Eugene todo esto le suena muchísimo, por eso no duda en acoger a la muchacha, que al final acaba ganándose también el corazón de la dura Yumiko. Y atención al dialogo en el que cuenta por qué decide llamarse Princesa en vez de Reina, impagable la cara de Ezequiel. 

Con todo, esta trama queda colgada. Logran hacerse con unas bicicletas para intentar llegar al encuentro de la misteriosa Stephanie. Pero no sabemos si lograrán llegar antes de que se cierre “la ventana de tiempo” con la que tan pesadamente machaca a los demás Eugene. 

El resto de los supervivientes acaban refugiados en una torre a la espera de acontecimientos. Allí nos encontramos a una Lydia que ha perdido a su madre y a Negan, el hombre que la mató. Estos dos personajes habían tenido un acercamiento previo que ahora salta por los aires por el asesinato de Alpha. Pero Negan ha tomado últimamente el papel de mentor de los más jóvenes así que trata de que la muchacha afronte la muerte de su madre sin reprimir la ira y el odio hacía él que pueda tener. Es la única manera en que podrá empezar a pasar página. Al final, Lydia saca toda su rabia y aunque ahora odia a Negan puede que sea la figura paterna que sirva de guía la chica a la vez que le da un objetivo al propio Negan en su nueva vida. 

Lydia y Negan van a tener una relación complicada.

La otra relación que vemos asentarse es la que se establece entre Daryl y Judith. La pequeña ha perdido a su madre (ya vimos la marcha de Michonne en el episodio trece) y ahora se encuentra perdida. Pero Daryl se ofrece para cuidar de ella y ser su tutor, como no podía ser de otra manera. No puede prometerle que vaya a estar siempre a su lado. Este mundo es demasiado cruel. Pero le dice que ella siempre estará rodeada de gente que le quiere. Todos sus amigos conforman una gran familia que harán lo fuera por ella, como ella hará cuando sea mayor. La familia no puede sustituir una pérdida como la que Judith ha sufrido, pero eso no significa que todas las personas que la quieren la vayan a abandonar. Ya he comentado que me gusta mucho la manera en que la niña está evolucionando y creciendo esta temporada. Se nota que es un personaje que gusta mucho a los responsables de la serie y eso de ponerla bajo la tutela de Daryl es todo un acierto, sobre todo ahora que parece que la relación de éste con Carol se está empezando a romper. 

Daryl va a tomar bajo su tutela a la pequeña Judith.

Mientras, Beta llega a Alexandria al mando de la Horda de los Susurradores solo para encontrarse el asentamiento vacío. Todo lo que tienen de aterradores lo tienen de despistados ya que no se dan cuenta que Aaron y Alden estaban escondidos espiándolos. Los pequeños fallos de guion nunca nos abandonan. Beta decide entonces dirigirse a Oceanside, que es justo lo que sus enemigos quieren ya que los supervivientes están escondidos en la torre que hemos mencionado antes. Aaron y Alden los siguen, pero acaban cayendo prisioneros y Beta empieza a oír voces en su cabeza que acaban guiándole a esa torre para que el capítulo acabe justo con la Horda a la puerta del refugio de nuestros protagonistas. Lo del recurso de las voces en la cabeza está pillado por los pelos, pero al final no es más que otro truco de guion para justificar que los Susurradores acaben encontrando a los supervivientes. 

Recapitulando un poco 

Hasta aquí todo lo que ha dado esta temporada “interruptus” de The Walking Dead. Es una pena que nos quedemos sin ver el gran enfrentamiento contra los Susurradores. Después de la batalla de Hilltop, nos merecíamos algo grande, una batalla espectacular de las que hacen época. Además, el arco de los Susurradores está totalmente agotado. Ver a Beta desquiciado guiando a la gente da repelús y bastante pereza. Esperemos que sepan cerrarlo a tiempo y no lo alarguen hasta el aburrimiento como pasó con los Salvadores de Negan. 

Este final no puede ser más prometedor…

Además, hay varias cosas que necesitan mejorarse. Otra vez han quedado colgadas algunas tramas ya que Maggie sigue sin aparecer, de Rick no tenemos nuevas noticias y no sabemos nada de Stephanie. 

Pero el balance general de la temporada es positivo, ha seguido remontando poco a poco, contando con los hándicaps de la marcha de personajes emblemáticos. Y lo ha hecho haciendo crecer a otros protagonistas y fortaleciendo los vínculos entre todos ellos. La que se lleva la palma en este sentido es la pequeña Judith, aunque la evolución de Negan o la relación entre Daryl y Carol también ha estado muy lograda. 

Ya veremos qué nos depara el futuro cuando se pueda emitir el capítulo que falta y sobre todo, la nueva temporada.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Queridos y queridas, probablemente más de uno hayáis dado un salto de emoción al leer el titular pero cabe aclarar que se trata de un…