Análisis de Watchmen. Temporada 1. Capítulo 3

12

Bienvenidos a un nuevo análisis de Watchmen, una serie que está siendo demoledora. No hay duda de que Damon Lindelof sabe enganchar al personal y este episodio es una buena muestra. Muchas respuestas y también muchas preguntas. Os dejo con el enlace a análisis pasados y vamos al lío.

Bienvenida, Laurie Blake

En esta ocasión no iniciamos el episodio con un flashback sino con la presentación de Laurie Blake (Jane Smart), antes Laurie Jupiter, alias Silk Spectre. Ha adoptado el apellido de su padre, el justiciero conocido como El Comediante, así como su gusto por los chistes sin gracia y la costumbre de otro famoso agente del FBI de ir comiendo frutos secos. Laurie trabaja ahora para el FBI y se dedica a cazar justicieros, como vemos en la trampa que le tiende a un pobre desgraciado en Washington. Sabemos así que, en el resto de los USA, sigue habiendo una cierta actividad justiciera. Y fue así como Laurie terminó trabajando para el FBI, al violar la ley en 1995, como se desprende de uno de los apéndices publicado en internet por HBO. Ella aceptó trabajar para el FBI pero Dan Dreinberg no, por lo que sigue «bajo custodia».

Blake es propuesta por el Senador John Keene Jr. (al que vimos en el velatorio de Crawford en el episodio pasado) para dirigir la investigación del asesinato de Judd Crawford en Tulsa. A Blake no le queda otra que aceptar ya que Keene le insinúa que, si llega a presidente, puede indultar a cualquier búho que se halle enjaulado, en clara alusión a Dreinberg. En Tulsa, Blake intentará centrar sus pesquisas en las huellas de la silla de ruedas encontradas en el lugar del crimen, en la falta de una autopsia más exhaustiva y sobre todo en si Crawford ocultaba algo en el armario. El episodio sirve de presentación del personaje de Laurie Blake y establece sus relaciones con el resto de personajes. En el funeral de Judd Crawford, la Kaballeria intenta secuestrar al Senador Keene y entre Blake y Angela impiden que aquello se convierta en una masacre, gracias también (y de forma involuntaria) al difunto Judd Crawford, quien presta un último servicio a la sociedad en una escena de esas que quedan en la memoria. Está por ver si Laurie y Angela colaborarán o si serán enemigas porque está claro que para Laurie Blake no hay diferencia entre un justiciero y un policía con una máscara amarillo chillón que se salta los derechos constitucionales de la gente cuando le viene en gana.

Bienvenido, Adrian Veidt

¡Por fin! Jeremy Irons ha revelado su nombre y no es otro que el que todos imaginábamos. Jeremy Irons es ya Adrian Veidt y también Ozymandias, en una imagen puro fan service en la que se pone su antiguo traje de justiciero. Sin embargo, con esta revelación han venido muchas preguntas. Es evidente que Veidt está trabajando en algo, como muestran los múltiples planos que vemos en su taller, así como es evidente que usa sus clones modificados genéticamente (no pueden expresar dudas) para experimentar… ¿el qué? Pues podría ser un plan de fuga porque hemos descubierto también que Veidt no está donde está por gusto. Se habla de un confinamiento que no parece voluntario. Aparece también la figura enmascarada de su vigilante, El guardabosques, aunque en v.o. es llamado The Game Warden. ¿Dónde está Adrian Veidt? ¿Por qué está ahí? ¿Su plan tiene que ver con que los rusos tengan su propio generador de campos intrínsecos, ese mismo que por un accidente del destino creó al Dr. Manhattan? Esas son las preguntas que nos deja el episodio con respecto al hombre más listo del mundo.

She was killed by Space Junk

El título del episodio, que en español se ha traducido como La mató la basura espacial, es otro de los chistes con los que nos salpican a lo largo del episodio y que adquiere su significado en la escena final, cuando ese coche cae del cielo. Blake pensará que tiene que ver con ese ladrillo que lanzó al cielo en el chiste que dura todo el metraje, pero nosotros sabemos que tiene más que ver con ese coche que se llevaron por los aires en el episodio anterior. She was killed by Space Junk hace referencia a la canción Space Junk del grupo Devo, que es el grupo que Laurie pone en su reproductor de cd’s por voz cuando llega a su apartamento. La canción que suena es Mongoloid, que en el disco Q: Are We Not Men? A: We Are Devo!, viene precedida por Space Junk.

El chiste con el título no es el único que podemos encontrar en el episodio. Laurie Blake es la hija de El Comediante y es digna heredera de su padre. Descubrimos que en el Watchmen actual hay una serie de cabinas que permiten mandar mensajes al Dr. Manhattan en Marte y ella los utiliza para mandar chistes. Cuando empieza a contar el primero, ella se baja de un taxi donde vemos un anuncio de la serie American Story Hero con el eslogan La comedia se vuelve tragedia. Ahí ya nos están diciendo por donde irán los tiros. El primero de los chistes habla de un padre que le enseña a su hija a construir una barbacoa. Al final, con el segundo chiste que habla de los superhéroes condenados al infierno (Buho Nocturno, Ozymandias y El Doctor Manhattan) descubrimos la relación: ella es la niña que lanza el ladrillo, con lo que podría interpretarse como que ella es la heredera de su padre, siguiendo su camino aunque con la diferencia de que no le importa cargarse su legado, más en concreto al dios que lo juzga, otra posible referencia al Dr. Manhattan. No queda tampoco muy claro porque otra posible interpretación es que ese primer chiste haga referencia al plan original de Ozymandias, al que le sobró un ladrillo, en concreto el diario de Rorschach. Cabreado porque algo ha salido mal, el padre decide empezar de cero aunque con eso tenga que destruirlo todo primero, en una posible referencia al nuevo plan de Adrian Veidt. ¿Nos están diciendo que Laurie es la que definitivamente acabará con él? Por liar la cosa que no quede.

Más buhos y más piratas

Los piratas siguen estando presentes en la serie, ya sea en forma de policía enmascarada como La pirata Jenny, ya sea en la bandera que ondea en el campo donde caza Veidt. El nombre de Pirata Jenny hace referencia a una canción de la obra La ópera de los tres centavos, de Bertolt Brecht y que según Alan Moore y Dave Gibbons inspiraron los relatos de piratas del cómic. De hecho, esa misma canción fue grabada por el grupo Steeleye Span como The Black Freighter (en los cómics, el cómic de piratas se llama Tales from The Black Freighter / Relatos del Navío Negro).

Otras canciones que suenan a lo largo del episodio son The Last Roundup, que Angela canta en el funeral de Crawford, y Israelites de Desmond Dekker & the Aces, que suena en el taller de Ozymandias, un tema significativo cuando sabemos que Veidt está atrapado en esa granja, castillo, bosque o lo que sea.

Son referencias que, insisto, si uno no conoce el cómic original (y no todos los que ven la serie lo han leído) se pierden inevitablemente. Al igual que el búho que Laurie guarda en su habitación y al que simplemente llama búho, o las gafas que usa Angela para inspeccionar el túnel usado por la Kaballeria en el intento de secuestro de Keene. Esas gafas son una tecnología usada por Dreinberg / Búho Nocturno en los cómics, y ya las vimos en el episodio anterior, pero la imagen de Angela saliendo del túnel es una referencia muy significativa.

También se pierde uno saber que John Keene Jr. es el hijo del senador que estableció la Ley Anti-Vigilantes de 1977. Paradójicamente, su hijo es el promotor de la ley que permite a los policías de Tulsa llevar máscara y actuar de facto como justicieros, incluso con una base secreta / jefatura de policía que nadie sabe donde está, como vemos cuando Laurie se presenta allí. Por cierto, sigue destacando Espejo (Tim Blake Nelson) un policía cada vez más integrado en su papel de enmascarado. Atención a cuando se seca el sudor… ¡con la máscara puesta!.

Cuando Laurie y su compañero viajan a Tulsa, desde el avión ven una estructura que llaman El reloj del milenio. Esa estructura fue construida por Industrias Trieu. Según sabemos por el obituario de Adrian Veidt, Lady Trieu (que en los próximos episodios será interpretada por la actriz Hong Chau, que aparece en el tráiler del episodio 4) compró los activos de las industrias de Adrian Veidt. También fue quien construyó las cabinas con las que pueden llamar a Marte. No sabemos bien qué hace ese reloj, para qué servía o para qué sirve, pero en el citado obituario se habla del fracaso del Millenium by Veidt. Parece ser que se trataba de:

Un amplio conjunto de marketing y esfuerzos filantrópicos en los cuales el Sr. Veidt se posicionó como un gurú de un movimiento basado en el potencial humano, tratando de evolucionar la sociedad hacia una utopía de base tecnológica liderado por trascendentes superhombres. Para un público acosado y traumatizado por catástrofes, y de repente tan cauteloso de la tecnología, que condujo a comportamientos luditas en los noventa que paralizaron y destruyeron todo tipo de industrias, «Millennium by Veidt» fue la idea equivocada en el momento equivocado y manchó severamente la reputación del Sr. Veidt como pronosticador astuto de las tendencias de consumo.

Es decir, algún tiro le salió por la culata al hombre más listo del mundo y puede que tenga algo que ver con su actual situación y con su plan.

Hay que hablar también, aunque sea por puro morbo, de ese consolador gigante azul que Laurie Blake parece querer usar en la intimidad de su habitación. No hay que decir a quién hace referencia pero es significativo que lo deje de lado para irse a la cama con su compañero, el agente Dale Petey (ficticio autor de los apéndices web que sirven de complemento a la serie y que se denominan Peteypedia), quien se pone una máscara para el acto sexual. Ese componente erótico festivo estaba muy presente en la obra original, donde Moore y Gibons daban a entender que si te ponías una máscara y salias con ella a la calle a pegar palizas a la gente, es que tenías un problema de índole sexual, ya sea que no se te ponía a tono a no ser que tu partenaire fuese enmascarado, o ya sea que te iba el sadomasoquismo.

Como veis, mucha tela que cortar. Muchas referencias y pistas escondidas a lo largo del metraje que incitan a ver el episodio otra vez y a seguir la serie cada semana. Seguro que me he perdido alguna y me he dejado algo en el tintero pero ya seguiremos hablando en los comentarios. Tan sólo quiero señalar una cosa más: parece que Lindelof y su equipo están siguiendo una estructura similar a la planteada por Alan Moore y Dave Gibbons en los cómics. En el primer número de la obra original tenemos el asesinato de El Comediante; en el primer episodio de la serie tuvimos el asesinato de Judd Crawford; en el segundo número del original tuvimos el inicio de la investigación por parte de Rorschach, su interrogatorio a un viejo criminal llamado Molok y el funeral de El Comediante; en el segundo y tercer capítulo de la serie tuvimos el interrogatorio a un viejo Will Reeves y el funeral de Judd Crawford. ¿Se repetirá el esquema en los próximos episodios? ¿Es Crawford el nuevo Comediante? Si es así, ¿quién es quién en el nuevo Watchmen? No os perdáis el próximo episodio ni nuestros próximos análisis. Un saludo y sed felices.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

12 comentarios

    • Pedro Pérez S. el

      Efectivamente, Mikel. No se hasta que punto, si uno no conoce la obra original, puede seguir todos los detalles e incluso el argumento. Sinceramente, creo que es fácil perderse. Aun así, para mi es la serie del año. Un saludo y gracias por el comentario.

  1. Impresionante análisis. Dan ganas de ver el capítulo otra vez para ver muchas de esas referencias que se escapan. Reconociendo que se me han escapado unas cuantas he de decir que la serie está cumpliendo mis expectativas convirtiéndose en uno de los estrenos de este 2019 que acaba. Hay mucha imaginación, se ha currado Lindelof el universo expandido de Watchmen, lástima que por los comentarios que estoy leyendo en foros la serie no está gustando mucho, la gente esperaba quizás superhéroes dándose de hostias. Pero bueno, yo seguiré disfrutándola y más con estos análisis tan currados.
    Saludos.

    • Pedro Perez S. el

      La serie es para volverla a ver, cosa que no podemos decir de muchas series actuales. Lo de los comentarios en los foros, pues también los he leído. No se que esperaba la gente. Yo mismo estuve algo descolocado cuando vi el primer episodio; no sabía muy bien que había visto. Tuve que verlo otra vez y sobre todo esperar al segundo para valorar la serie. Puedo entender que haya gente a la que no le guste pero eso no significa para nada que sea una serie mala. Hay muchos comentarios que dicen que han traicionado el material original cuando en realidad es justo lo contrario. Damon Lindelof ha sido muy respetuoso con la obra de Alan Moore y Dave Gibbons, puede que incluso demasiado porque eso es un handicap para quien no haya leído el cómic. Muchos otros comentarios dicen que esperaban algo al estilo del Watchmen de Zack Snyder. No se si valorar eso porque mi opinión sobre Snyder y sobre su Watchmen ya la he manifestado muchas veces pero por una más… Mi opinión es que Snyder hizo un Watchmen que simplificaba de los aspectos narrativos del Watchmen original, despojándolo de un motón de cosas y llegando a calcar las viñetas del cómic, lo que le quitó toda la gracia a la cinta. Su Watchmen es ideal para el que no le gusta leer y quedarse con los aspecto básicos del original, las mallas, los tipos pegando saltos (no s me olvida ese Rorschach saltarín) etc. La apuesta de Lindelof es todo lo contrario. Pero claro, Lindelof pide paciencia, pide ver un par de veces cada episodio, pide mirar los apéndices y revisar referencias por aquí y por allá y me temo que para muchos pide demasiado, sobre todo si tenemos en cuenta sus antecedentes, que en este caso se llama Perdidos.
      Aquí aprovecho para señalar una cosa: mucha gente cree que Watchmen es magnífica porque retrata lo que serían los superhéroes si existieran en el mundo real cuando en realidad Moore y Gibbons están diciendo que, en el mundo real, no pueden existir los superhéroes y que de hacerlo estarían todos zumbados y las implicaciones a todos los niveles nos llevarían al caos. Pero mucha gente obvia esta premisa y de ahí todas las interpretaciones que vemos en las rr.ss. De todas formas, a mi los comentarios en rr.ss. como facebook me dan igual. Solo hago caso a los que nos dejan en la web. Un saludo y a disfrutar de la serie.

  2. A mi me estaba aburriendo con esos chistes hasta que le manda escribir la carta y dice que es Adrian Veidt y luego se pone el traje de Ozymandias clavadito al comic, muy bueno. ¿Es el Doctor Manhattan el que le tira el coche a Laurie?

    • Pedro Perez S. el

      Hola Juan. Cuando se pone la máscara es cuando Lindelof se gana a los fans. No creo que sea el Doctor Manhattan el que tira el coche, aunque Laurie pueda llegar a pensarlo. He leido por ahí una teoría que dice que quien tira el coche es en realidad Dan Dreinberg, alias Búho Nocturno, que en realidad está libre y liderando una revolución y que Laurie lo sabe. Y no es una página cualquiera la que ha soltada tal pedrada. Según ellos, se deduce del episodio pero por más que lo vuelvo a ver no se de donde lo han sacado.

  3. la serie me parece genial, la trama y toda la intriga me parece mucho mejor que ver super heroes dandose piñas. eso si la mente maquiavelica de ozymanidas con los clones y tratando de recrear algo siniestro, como tratando de escapar pero el clon se congela osea.. y que mis Jupiter todavia recuerde al Dr Manhattan pero por su actividad sexual me parece mucho mejor pues hace a los personajes muy humanos y muy impredecibles . me parece que no lo mato la 7ma caballeria lo mataron o el mismo se ahorco por que le sacaron las verdades a la cara

    • Pedro Pérez S. el

      Saludos Jorge. La serie va ganando por capitulos y más cuanto más se relaciona con el cómic. Veremos quién mató a Crawford porque está la cosa muy liada. Puede que el Séptimo de Kaballeria no sea lo que en principio aparentan. Gracias por pasarte por aquí.

  4. Hola, Pedro, siempre me han gustados tus análisis, no nos leíamos desde los días de Savitar, por allá en la temporada tres de Flash, un saludo hermano. Esta serie me gusta mucho, aunque solo tengo como referencia anterior la película de Snyder y tengo como tarea pendiente leer los comics (creo que ya es tiempo de llevarla a cabo). Me gusta la intriga y que vayan soltando las cosas de a poco. No creo que el Dr. Manhattan aparezca pronto, quizás lo haga para los capítulos de final de temporada. Me gustan mucho los personajes de Sister Night y de Espejo. Un abrazo y saludos de este lado del charco, nos leemos en el próximo análisis.

    • Pedro Pérez S. el

      Saludos Alfonso. Ha llovido desde lo de Savitar. Una pena que no pudiésemos continuar porque la siguiente temporada creo que fue mejor, ya sin Wally y con Ralph. Me alegra verte de nuevo por aquí. La serie va por buen camino y es muy entretenida, con más aportaciones al universo de Watchmen de la que tuvo la película de Snyder. A mi también me parece que Espejo es de lo mejor. En el quinto episodio prometen contar su origen. Un abrazo y nos leemos en los siguientes análisis.

  5. Excelente análisis.
    Me encanta el plano en el que le proponen el caso a Laurie Blake: Detrás tiene un cuadro tipo «arte pop» con las caras de los Watchmen originales. Ella tapa uno de ellos y descubrimos cuando se mueve la cámara que se trata de «Espectro de seda».

    • Pedro Pérez S. el

      Hola Juanpe Q. Ese plano que comentas está muy bien logrado, con ese «Warhol» recreando a los vigilantes. Creo que la idea era dejar bien claro quien era Laurie Blake a todos lo que no hubiesen visto la película o leído el cómic, que seguro que los hay. Un saludo y gracias por el comentario.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
La cosa no parece muy feliz para la saga de Sarah y John Connor teniendo en cuenta el recibimiento que ha tenido en taquilla esta…