Crítica de Kingdom, intrigas palaciegas y zombies en la Corea medieval

2

Kingdom es una nueva producción de Netflix que tiene varias cosas peculiares. La primera es que es una serie de Corea del Sur. Y la segunda es su ambientación y temática, ya que nos presenta un apocalipsis zombie en una Corea medieval.

Sobre lo primero hay que recordar que la plataforma ya está plenamente instalada como productora global y eso hace que pueda ofrecer a sus clientes series de todas las partes del mundo. Eso ha hecho por ejemplo que la española La Casa de Papel sea todo un éxito internacional (aunque en este caso Netflix sólo se encarga de su distribución) o que en España hayamos podido disfrutar de series tan buenas como la alemana Dark.

En cuanto a la temática, parecía que el género zombie se estaba apagando. Después unos años en los que no paraban de salir series y películas de muertos vivientes, este género parecía haber caído en desgracia. Incluso su buque insignia, The Walking Dead, está empezando a dar claros síntomas de agotamiento. Por eso es agradable encontrar una propuesta más o menos original que seguro hará las delicias de los amantes de los zombies.

El príncipe Yi-Chang, principal protagonista de la serie

Kingdom nos cuenta la historia del príncipe Yi-Chang, decimoquinto rey de la dinastía Joseon que reinó Corea entre los años 1608–1623. Su llegada al poder fue muy compleja ya que era hijo de una concubina y a la muerte de su padre una facción rival intento desacreditarle para favorecer a otro candidato al trono. En esta serie se incluye un elemento fantástico para darle mayor interés a esta trama palaciega. Y ese elemento es la aparición de una terrible plaga que asola las tierras del sur. La enfermedad convierte a sus víctimas en unos muertos vivientes que resucitan cada noche con ansias de devorar a los vivos, a los que infectan con un simple mordisco. Estos infectados se diferencian de los zombies clásicos en que son rápidos (muy rápidos) y además en principio se tienen que esconder cual vampiros cuando sale el sol.

El Primer Ministro y la Reina son mucho peores que los zombies

Para liar la cosa, el Rey cae gravemente enfermo y su joven esposa y Reina está esperando el inminente nacimiento de un heredero de pura estirpe real. Esto hace que el clan al que la Reina pertenece sea el que controla el palacio, tanto es así que el Primer Ministro es el padre de Reina y utiliza todo su poder para que el joven príncipe Yi-Chang desaparezca y así tener el control. Pero para ello necesita que el Rey este vivo hasta que nazca el heredero, ya que si no el trono pasaría a Yi-Chang. Y para asegurarse de esto recurre a una horrible medida que hará que se desate la plaga en su reino.

Se puede ver que la sombra de Juegos de Tronos es muy alargada. En Kingdom tiene mucha importancia la lucha por el poder, los tejemanejes de los habitantes de la corte real y las consecuencias que dichas maniobras tienen. Y todo ello con el añadido de unos infectados que son realmente terroríficos.

Los hambrientos zombies de Kingdom

Pero además de las luchas por el poder también podemos ver en esta serie la brutal diferencia que había entre las vidas de los nobles y altos funcionarios y el pueblo llano. Unos vivían en la abundancia mientras otros se morían de hambre. Y es que además esos funcionarios que deberían velar por el bienestar de la gente se muestran como unos egoístas y cobardes que no dudan en huir y dejar abandonada a la gente pobre a su suerte. La lucha de clases siempre ha sido un subtexto en el género zombie, venga de donde venga es algo que le sienta como anillo al dedo.

Es curiosa la manera de contar la historia. En los dos primeros episodios vemos algunos momentos cómicos protagonizados por el escolta del príncipe y por algunos miembros del pueblo llano. El humor al principio es característico de las producciones asiáticas, algo que se va dejando de lado conforme la historia avanza y vemos toda la crudeza de la plaga y las oscuras acciones del Primer Ministro y la Reina. En este sentido también llama la atención las interpretaciones de los actores, un poco exageradas y llevadas al extremo en algunos casos (cuando los campesinos muertos de hambre se ponen a comer o cuando huyen de los infectados).

El escolta del príncipe es un personaje muy bien llevado

Superados estos pequeños escollos el visionado de Kingdom es una maravilla. Esta primera temporada consta de seis episodios (habrá que esperar a principios de 2020 para ver la segunda) lo que hace que no haya un momento de respiro. Todo ocurre a gran velocidad, siempre están pasando cosas y las intrigas palaciegas se van descubriendo en toda su crudeza a buen ritmo. Los personajes no se pierden en remordimientos que les tengan varios capítulos comiéndose la cabeza, actúan rápido y de manera coherente. Además su crecimiento y evolución es siempre creíble y tienen un trasfondo que les hacen bastante interesantes. No hay nada más que ver como va cambiando el príncipe Yi-Chang, pasando de ser un noble egoísta a un preocupado monarca. Tampoco hay muchas tramas secundarias que entorpezcan la narración y la historia es sencilla pero muy entretenida. Y este ritmo vertiginoso es un gran acierto y una de las grandes diferencias con las series de zombies occidentales, donde todo va mucho más lento.

El equilibrio entre las escenas contemplativas y explicativas y las escenas de acción y de terror está muy logrado. Además los infectados dan bastante mal rollo y los momentos terroríficos y más gores están rodados con buen pulso.

Los niños también son victimas de la infección… y dan muy mal rollo

Por otro lado hay un gran despliegue de medios en la producción. La caracterización de los personajes, el vestuario, la ambientación… todo está muy cuidado y sirve a la perfección para trasladarnos a la época en la que trascurre la historia.

En resumen Kingdom es una propuesta arriesgada con cumple con buena nota y que gustará tanto a los fans del género como a los espectadores ocasionales (que no teman mancharse de sangre). Es una serie original y llamativa que sabe mezclar con acierto los zombies con las intrigas palaciegas estilo Juego de Tronos.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Buenas. Es algo característico del cine SurKoreano, la abismal diferencia de calidad que existe entre el elenco principal y los actores secundarios. Ya de por si, es una escuela de cine muy dada a la sobre-actuación. En secuencias de acción, no obstante son maestros; Y dejan a muchos países a la altura del betún en cuanto a puesta en escena. Aquí se ve, que el presupuesto se ha ido a: vestuario, montaje y efectos. No obstante como bien apuntas, salvado ese escollo de los “extras” la serie es altamente recomendable. Me parece muy original, se ha adelantado a un idea que rondaba en la cabeza de AmazonVideo para realizar una serie sobre Zombies en la edad media, con los Templarios. Por cierto , esta última tomando como idea un cómic que he leído hace poco. Saludos y buena reseña.

    • Juanjo Avilés el

      Gracias por el comentario y me alegro que te guste la reseña Hyuga. Veo que pensamos muy parecido y a los dos nos ha gustado la serie. Investigaré a ver si veo ese cómic que dices, la idea de mezclar zombies con templarios suena muy bien. Sobre muertos vivientes en la Edad Media, si te gustan los juegos de mesa mírate el zombicide black plague.

Deja tu comentario