Inicio cine Crítica de Malcolm & Marie (2021). Como bailar pegados a metro y...

Crítica de Malcolm & Marie (2021). Como bailar pegados a metro y medio de distancia.

El mundo del cine está cambiando. No solo por el tremendo auge de las plataformas de streaming o por el cierre de miles de salas por el coronavirus con el resultado de estrenos simultáneos en cines y televisión. Me refiero a la irrupción de la figura del creador de televisión estrella. David Simon, Vince Gilligan…o Sam Levinson, hijo del conocido director Barry Levinson y creador de la serie Euphoria (que sigo teniendo pendiente). Debido al confinamiento por el coronavirus, Levinson sacó adelante un proyecto en secreto, Malcolm & Marie, que podéis ver en Netflix desde este viernes 5 de febrero.

Tras la celebración de un exitoso estreno, un director (John David Washington) y su pareja (Zendaya) regresan a casa en un ambiente de aparente alegría. Sin embargo, ella está enfadada porque él no le ha dedicado ni un agradecimiento a ella pese a que el guión que había dirigido estaba basada en su propia vida. Se establece así una agria discusión que desvela el desbordamiento de la pareja y salen a luz conflictos no resueltos.

No me voy a andar con rodeos. No he visto Euphoria (prometo que será la próxima serie que veré) pero he decir que Malcolm & Marie me ha decepcionado mucho, siendo una película tan narcisista como la personalidad de su protagonista masculino.

La película empieza con Zendaya haciendo pis en tacones y vestido de gala al ritmo de James Brown. Es decir, vamos a penetrar en la intimidad de una pareja que acaba de entrar en la élite del mundo del espectáculo…pero tampoco os emocionéis, que soy el creador de Euphoria, que tengo a la actriz joven más carismática del año (con permiso de Anya Taylor Joy) y al reciente protagonista de la última película de Christopher Nolan.

Malcolm & Marie (no) funciona a dos niveles. Por un lado, tenemos la montaña rusa de emociones que supone la relación entre un hombre con rasgos narcisistas y una mujer con rasgos límites. El desbordamiento de la relación se manifiesta en forma de auténticos puñales verbales, diálogos dolorosos cortados en escasas ocasiones por música y breves instantes de paz.

Desgraciadamente, Malcolm & Marie no es la primera película sobre parejas en una localización cerrada (véase la muy superior Stockholm, del nuestro gran Rodrigo Sorogoyen) y peca de lo peor que le puede pasar a una película que transcurre en un único espacio: ser predecible y, por tanto, aburrida.

Y lo es porque, pese a tratarse de una película sobre la pasión malsana, sobre discusiones, arrebatos y desbordamientos, comete el paradójico error de ser demasiado contenida. A cada monólogo desatado le corresponde la consecuente réplica. Todo se compensa, sin interrupciones. Es un toma y daca monótono (exceptuando la escena del cuchillo) que nos va alejando más y más de la supuesta intensidad desarmante, de la rabia amarga que debería suponer contemplar una bestial discusión de pareja.

Incluso las posturas en la que vemos desfilar a los personajes en la película pecan de artificiales, de impostadas. Demasiado consciente de sí misma, del formato que está practicando, Levinson es incapaz de otorgar autenticidad (término de gran importancia en la película) a la situación que vive el dúo protagonista.

Llama la atención que el segundo aspecto que se aborde en la película sea ese varapalo a la crítica, al error que supone asociar cualquier etiqueta (raza, sexo, origen social…) a una determinada interpretación de una problemática en el cine. Y lo digo porque, pese a que Malcolm & Marie bebe directamente del muy honesto John Cassavetes (ojalá se conocieran más sus películas), todas las decisiones que vemos en la película son puramente estéticas, como ese magnífico blanco y negro que no casa con la temática de la película. Al igual que es difícil encontrar cohesión entre la crítica a la crítica (valga la redundancia) y la pelea a corazón abierto de la pareja.

Eso sí, si por algo merece la pena Malcolm & Marie es por la magnética interpretación de sus dos actores, que sacan lo mejor de sí para sus respectivos papeles. Zendaya se nos hace mayor afrontando a su personaje con serenidad, con una armadura que poco a poco se va oxidando hasta caer por su propio peso al final de la película. Y John David Washington se mueve más que en Tenet, enfocando a su personaje de una forma mucho más física, por momentos rozando el histrionismo. Eso sí, suyo es el mejor monólogo de la película (la primera réplica mientras ella está en la cama).

En definitiva, Malcolm & Marie es una propuesta decepcionante por ser demasiado consciente de sí misma. Como si Levinson ya supiera que iba a rodar algo grande con dos actores carismáticos en una localización misteriosa en blanco y negro, nos regala una propuesta contenida sobre lo incontenible de la pasión. Como si, en el primer baile pegado a la persona que más quieres tras un año de pandemia, gritáis y os sonreís con mucho amor…pero cada uno en su baldosa.

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

1 COMENTARIO

  1. No iba a ver esta película porque habí visto muy malas reseñas sobre ella y me decidí a verla porque me tropecé con ella como por quinta vez y lo unico que puedo decir que ella es que terminé agotada, no estoy segura si es bueno o malo pero terminé agotada. Sobre las actuaciones, hay que aplaudir a Zendaya, una diosa.

    Pero si son de abrumarse muy rápidamente no les recomiendo esta película.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

El cómic de la semana: Superman El hombre de acero 1

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Superman El hombre de acero...

Análisis de Falcon y El Soldado de Invierno. Temporada 1. Episodio 5: La verdad

Bienvenidos, true believers, al análisis del penúltimo episodio de Falcon y El Soldado de Invierno, donde todas las piezas se situan para el jaque...

Análisis de Invincible (Invencible). Temporada 1. Capítulo 6

[email protected] a este sexto capítulo de Invincible (Invencible), la serie de animación que nos tiene enganchados a todos y que no hace más que...

Análisis de Supergirl. Temporada 6. Episodio 2

[email protected] a este nuevo análisis de un episodio de la sexta temporada de Supergirl de CW. Este segundo capítulo que huele tanto a primero...

De amor y monstruos: un apocalipsis agradable y divertido

De amor y monstruos es una de esas películas distribuidas por Netflix que tuvieron un estreno limitado y muy discreto el año pasado, por...

Análisis de The Nevers. Temporada 1. Episodio 1

De la mano del prolífico Joss Whedon y a través de HBO nos llega The Nevers, interesante propuesta en formato steampunk que intriga e...

CW y su falta de respeto a SUPERGIRL y a DC [Vídeo de YOUTUBE]

Estrenadas ya las últimas temporadas de Batwoman, Supergirl y The Flash de CW me doy cuenta que el Arrowverso se está desmoronando y que...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad