IniciocineBlack Beach un thriller político con 6 nominaciones a los Goya.. en...

Black Beach un thriller político con 6 nominaciones a los Goya.. en apartados técnicos

Black Beach es el nombre de una cárcel situada en Guinea Ecuatorial, conocida por su crueldad en el trato de los presidiarios, y el modo en como estos fueron condenados. Y también es el nombre de la segunda película de Esteban Crespo, que Netflix estrenó el día 3 de febrero de 2021, y que en su primer fin de semana está consiguiendo entrar en el top 10 de lo más popular de la plataforma de stream en España, junto con Bajo Cero. Aunque tengo mis dudas de que consiga aguantar ahí más de una semana.

Se trata de un thriller político que intenta emular las películas americanas de acción. Tal y como el mismo director dijo en la presentación del film en el Festival de Málaga, donde obtuvo el premio especial: “No solo Hollywood puede hacer cine de acción” . La película está nominada a 6 premios Goya, todas ellas en apartados técnicos: fotografía, montaje, dirección de producción, dirección artística, sonido y efectos especiales.

Un héroe a la americana

Black Beach está protagonizada por Raúl Arévalo como protagonista principal. Carlos, un ambicioso ejecutivo de alta cuna, que trabaja para una importante firma mundial, y que no duda en utilizar métodos no muy ortodoxos para conseguir triunfar. Su afán de éxito le lleva a aceptar un viaje a un país africano donde la empresa para la que trabaja tiene intereses económicos con una petrolera. Uno de los ingenieros americanos de la petrolera ha desaparecido, y Carlos es seleccionado por su empresa para solucionar la situación.

Todo indica que ha sido secuestrado por un grupo terrorista que lucha en contra del gobierno del país africano. En su viaje, Carlos regresa a su pasado. Hace unos años estuvo allí como voluntario de una ONG y dejó parte de su vida allí. Reencontrándose con Ale, interpretado por Candela Peña (haciendo de Candela Peña), una antigua amiga que acompañará a Carlos en la búsqueda del ingeniero secuestrado, aparentemente por un amigo de ambos.

En general, Black Beach es una película pasable, para ver sin poner muchas expectativas en ella, sin más. Eso si no te pierdes durante su trama, con todos los cabos sueltos que van dejando a la imaginación del espectador. Es una película de intriga donde nos presentan a un “héroe” con alto poder adquisitivo, que tiene en sus manos la oportunidad de arreglar injusticias. Muy a la americana, pero sin llegar a su espectacularidad por no disponer de presupuesto para ello, lo que da la sensación de quedarse a mitad: un quiero y no puedo. El film ha costado 7 millones de euros y es una coproducción entre España, Bélgica y Estados Unidos.

Black Beach tiene una parte de crítica muy latente durante toda la película. El propio Crespo vivió unos años en África y conoce de primera mano la vida en ese continente. Es una crítica hacia esos países africanos en las que sus ciudadanos viven en penuria, mientras los dictadores que les gobiernan llevan una vida de excesos y derroches. La otra crítica es hacia la política, donde en las altas esferas, se permite ‘tapar trapos sucios’ por intereses meramente económicos, sin poner atención en las personas. El pez grande se come al pequeño, o eso parece…

El rodaje de Black Beach

La película empieza en inglés. Raúl Arévalo tuvo que tener un coach para enseñarle a hablar inglés. Tenía que parecer que Carlos, estaba acostumbrado a comunicarse en ese idioma.

Candela Peña, se negó a utilizar un doble para las escenas de conducción.

No se menciona el nombre del país africano en ningún momento de la película. Pero el título nos hace pensar en Guinea Ecuatorial, tal y como el propio director confirmó: “No quisimos situarla en ningún país en concreto porque pensamos que no era ético, para que no se hicieran paralelismos. Está inspirada en Guinea, pero todo está inventado”.

black-beach-las-cosas-que-nos-hacen-felices

La jirafa que aparece en la casa del presidente del país africano no es real. La añadieron digitalmente en post producción. Fue toda una sorpresa para el director, ya que en un principio pensó en ella, pero debido a lo complicado que resultaba su grabación la desechó.

Melina Matthews, interpreta a Susan, su mujer en la película y su pareja en la vida real.

Hacia el final de Black Beach tiene lugar la única escena de acción de toda la película. Se trata de una escena bastante compleja, ya que fue grabada en Ghana, Canarias, Madrid y Toledo. Además, las escenas se grabaron con semanas de diferencia entre unas y otras.

Varios miembros del equipo sufrieron insolación y deshidratación durante el rodaje de las escenas en Toledo. Durante 4 dias, tuvieron que soportar una temperatura de entorno a los 43 grados, por lo que esa fue la parte más dura del rodaje.

Los militares que aparecen en Black Beach son reales. El gobierno de Ghana se comprometió tanto con la película que les facilitó hasta un helicóptero.

Lucia Hernándezhttps://draegone.website
Aprendiz de todo lo que llame mi atención. Colaboradora en varias webs de ocio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ESTADO FUTURO #1: Wonder Woman | Joëlle Jones nos presenta un personaje muy atractivo (Incluye vídeo de Youtube)

Estado futuro de DC ya está llegando a nuestras tierras con diferentes tomos para presentarnos lo que está por llegar tras Death Metal. En...

ÚLTIMOS COMENTARIOS