InicioCineCrítica de Malos tiempos en El Royale: lo nuevo de Drew Goddard

Crítica de Malos tiempos en El Royale: lo nuevo de Drew Goddard

Malos tiempos en El Royale es el segundo largometraje que dirige Drew Goddard, un director que empezó su carrera en el mundo del guion, en concreto en series como Buffy Cazavampiros, Ángel, Perdidos, entre otros. Ya han pasado seis años desde que dirigió La Cabaña en el Bosque, una película de terror meta que muchos consideran una imprescindible del cine de terror del siglo XXI. Tras esa película y con mucha expectación por parte del público, Goddard se adentra en un filme muy diferente, con toques tarantinianos en el que destacan las grandes interpretaciones por parte del reparto y los detalles técnicos, especialmente la cinematografía de Seamus McGarvey y el vestuario de Danny Glicker. A pesar de tener aspectos muy positivos, la película no es redonda, falla especialmente en el guion que a veces abusa de los flashbacks y no respeta la propia estructura que propone.

Todos los acontecimientos del filme se desarrollan en el hotel El Royale, un lugar que ha visto días mejores y que esconde secretos muy siniestros. El filme comienza cuando Darlene Sweet (Cynthia Erivo) y el cura Flynn (Jeff Bridges) se encuentran fuera del hotel, en este momento explican cómo este está en la frontera de dos estados de Norteamérica: una parte se sitúa en California y otra en Nevada. La división no solo se muestra a través de una línea roja, cada parte tiene un color que la identifica. En el caso de California es el color claro (amarillo) y en el de Nevada el oscuro (azul). Dicha división juega con la dualidad de los personajes, todos aparentan ser una cosa, pero guardan secretos bajo la manga.

Resultado de imagen para bad times at the el royale hotel

Cuando Darlene y Flynn entran en el hotel se encuentran con Laramie Seymour Sullivan, personaje que interpreta Jon Hamm, un vendedor de aspiradoras. Más tarde llega la femme fatale, interpretada por Dakota Johnson. Los cuatro personajes se registran en el hotel y sus historias de irán contando de forma episódica. La historia de estos cuatro personaje, y del resto que aparecerán conforme avanza la cinta, se cuenta a través de una estructura un poco caótica aunque funcional; el espectador nunca se pierde y a todo se le da una resolución. A lo largo del metraje se irán desvelando sus secretos de forma episódica, cada capítulo tiene a un protagonista aunque no por ello el resto queda excluido. Algunos veces incluso se aporta la misma información pero desde dos puntos de vista diferentes.

Resultado de imagen para bad times at the el royale

Un recurso narrativo que utiliza en demasía Malos tiempos en El Royale son los flashbacks. En la primera mitad de la película su uso está más que justificado, ayuda a desenmascarar a los personajes. Sin embargo, en el último tramo también se utilizan y aquí lo único que hacen es interrumpir el visionado y cortar la tensión que se intentaba crear en estos momentos. Por lo tanto, el filme sí que tiene éxito a la hora de crear intriga a través del desconocimiento de las verdaderas intenciones de los personajes, pero falla a la hora de crear tensión por las interrupciones en el acto final y por la excesiva duración del metraje que fatiga al espectador.

Lo que eleva el resultado final es sin duda la elección de reparto. Especialmente los que destacan son Jeff Bridges y Cynthia Erivo, quienes comparten una de las mejores conversaciones del filme y consiguen que sus personajes tengan un arco emocional muy potente. Chris Hemsworth también realiza un muy buen trabajo como el líder de una secta, una vez que entra en escena su presencia es magnética, lo mismo ocurre con Dakota Johnson y su personaje. Tener a unos actores de tal calibre ayuda a dar vida a los personajes, sin embargo, algunos de los personajes de este filme parecen no tener la misma importancia que otros o, por lo menos, no crean tanta empatía en el espectador, se podría decir que son más prescindibles. Por eso, algunas situaciones dramáticas no llegan a tener la fuerza suficiente como para conmover.

En definitiva, Malos tiempos en el Royale es un filme muy divertido, una experiencia cinematográfica placentera pero no está exenta de fallos. Todos los detalles técnicos están muy cuidados, sin embargo el ritmo de la película, especialmente el de la segunda mitad es mejorable.

Ex colaborador de la webhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

2 COMENTARIOS

  1. ¡Saludos! Creo que tras el visionado de la película es casi inevitable pensar que uno ha visto una cinta de Tarantino sin Tarantino jeje. Y aunque eso en otras circunstancias pueda sonar como a copia, creo que en este caso no es así porque ha merecido la pena ver ese cruce de caminos en el Royale. Es cierto que hay mucho flashback, pero es que de eso también abusa el bueno de Quentin, y si a él se lo perdonamos, en este caso también se merece un pase. Lo único malo es ciertamente que en la segunda mitad, donde ya presentados los personajes todo debería ir más rodado, se ralentiza un poco la cosa. Pero bueno, en cualquier caso, ha merecido la pena ver esta historia, y más viniendo de alguien como Goddard, que ha contribuido a crear la fantástica serie de Daredevil. Curioseando por internet he visto que su próximo proyecto será la cinta de X-Force. No quiero dar por sentado que será el director hasta el final porque con estas cosas nunca se sabe, pero será agradable seguirle nuevamente la pista. ¡Un saludo!

  2. Totalmente de acuerdo contigo. No me arrepiento para nada de haberla visto en el cine y seguramente la volveré a ver cuando pueda. Goddard tiene mi interés desde que sacó La Cabaña en el bosque.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Novedades Astiberri noviembre de 2021

Bienvenidos a Las Cosas Que Nos Hacen Felices. Una vez más, les presentamos las novedades de Astiberri. Como viene siendo habitual ... Me gustaría comentarles...