Crítica de Mob Psycho 100 II, maravilla visual

0

Buenos días queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde haremos una crítica a la fantástica serie que ha sido esta segunda temporada de la serie de Mob Phycho 100, de la que ya hablé en esta entrada, donde la defendía como una serie que había estado a la altura y más, después del inmediatamente anterior éxito de su autor ONE, One Punch Man. No me retracto en absoluto de esta afirmación, y esta segunda temporada ha afianzado a la obra como de hecho, mi favorita de este autor.

Tras tres años de espera desde su primera temporada y adaptando la penúltima saga de su manga, yo tenía mis dudas sobre si en unos escasos 12 capítulos habría tiempo de adaptarla bien. Y no sabéis cuánto me alegro de que mee hayan dado una bofetada en la cara con este resultado. Aunque los primeros capítulos de la serie se imponen como los mejores, con Mob viviendo su día a día e intentando cambiar con pequeños gestos que son explotados al máximo con una conmovedora e inigualable animación, como es el preciso instante en el que Mob toma en cuenta sus sentimientos por primera vez y decide marcar su propio camino, los capítulos finales de la temporada y especialmente los de la saga de Mogami se comen por los ojos. Con la animación experimental que ya caracterizaba a la primera temporada de esta serie, con su expresionismo exagerado, sus caricaturescas muecas y movimientos y ese uso del color, acuarelas o efectos visuales que te dejaban sin aliento, podemos decir que a pesar de la simpleza en los diseños de personajes la serie es casi barroca y sobre todo admirablemente dinámica. Me sigue sorprendiendo la cantidad ingente de recursos artísticos con la que cuenta la serie y su originalidad a la hora de aplicarlos.

Un ejemplo claro lo tenemos en la batalla entre los psíquicos y Shimazaki, en el que se sacrifica el detalle en el dibujo de los personajes en pos de poder hacer más fotogramas para que la pelea fuese fluida, rápida, dinámica y efectista, salvo en determinados momentos de la acción y con primeros planos de los personajes, donde el detalle volvía a ser perfecto. ¿Porqué han hecho esto? La razón es simple, y es que uno de estos capítulos tiene que estar listo en apenas una semana, y si querían dinamismo tenían que sacrificar dibujo. Esta es una decisión que atestigua los fantásticos profesionales que hay detrás del proyecto, sobre todo viendo cómo de bien quedó el resultado final.

Pero dejemos de lado lo técnico y hablemos de lo que es el guión y sus personajes. Sin duda alguna la razón por la que Mob Psycho 100 llega a tanta gente, y es que no deja de ser que todos, de alguna manera, somos Mob o incluso Reigen. Personajes de una profundidad inusitada en las series anime, con problemas comunes y reales. Complejos que superar, baja autoestima, inseguridades, que sienten todo el peso de la soledad y que sin embargo también tienen ilusiones, sueños, objetivos, deseos. Sin duda alguna el desarrollo del personaje de Mob se lleva la palma. Uno bien hecho, lo suficientemente rápido para que seamos capaces de ver cómo evoluciona y el esfuerzo que pone en ello y lo suficiente pausado como para creérnoslo. Pasa de ser arrastrado en todo por los demás, de dejarse tomar el pelo, de que la gente se aproveche descaradamente de él a ser una persona que a pesar de contra con una bondad infinita, unos férreos valores y una excelente moral empieza a poder ser dueño de sí mismo, a convertirse en una persona con la que se siente a gusto, a tener lazos de los que antes carecía. El desarrollo de Mob está increíblemente bien hecho, y también es increíblemente bonito. Y de la mano en esta temporada también hemos visto el de Reigen, que descubrimos que a pesar de ser una persona excelente, el puto amo, nunca deja de tener una escala de grises dentro de él, donde se incluye su dudosa moralidad. A pesar de parecer que el trabajo de este personaje iba a limitarse a ser el alivio cómico de la serie y que nunca se iba a explotar su tema, que tenía potencial, en esta temporada se descubre que no, y que de hecho su desarrollo y profundización iba a ser paralelo al de Mob, de forma que llega un momento que es imposible separarlos.

Por último hablemos del ritmo de la serie, que pesar de ser bastante acertado es el único apartado donde he conseguido encontrar algún fallo, cosa que no pasó en la primera temporada. Como lectora del manga no puedo evitar sentir que la batalla final entre el líder de Garra y Mob ha sido cuanto menos apresurada, en la que no se ha profundizado lo suficiente en el enfrentamiento de ideas que tenían estos dos personajes, y que la pelea se ha acortado hasta extremos increíbles, de manera que apenas te daba tiempo a saber bien qué ocurría, y que creo que en el caso de las personas que no habían leído el manga puede incluso que haya sido hasta confuso ¿soy la única que acabó con esta impresión?

Pero aun con este fallo no puedo decir que esta temporada haya sido mediocre, sino que todo lo contrario, si bien es cierto que la primera temporada fue increíble, creo que esta ha sido aún mejor, y se la recomiendo encarecidamente a cualquiera, porque Mob Pyscho 100 es simplemente una obra de arte que superó todas las expectativas.

Un saludo y sed felices



el autor

Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¡Hola, amigos! Bienvenidos al análisis del cuarto capítulo de esta serie adolescente de Marvel donde el título del mismo es Rabbit Hold (Agarre de Conejo). Nuestros héroes preferidos…