Inicio cine Crítica de The Neon Demon, el polémico nuevo film de Winding Refn

Crítica de The Neon Demon, el polémico nuevo film de Winding Refn

Este 25 de noviembre se estrena en salas españolas (tras una larga espera desde su estreno americano) The Neon Demon, la nueva película del director de Drive. Así que es un buen momento para analizarla y repasar qué supone esta película o, para aquellos que no la hayan visto, saber si merecerá la pena.

El cine de Nicolas Winding Refn divide a la crítica y llega con dificultad al público. Donde algunos autores adaptan los rasgos estilísticos a lo que quieren contar y otros directamente se olvidan de las manera de narrar y van directamente al contenido, el cineasta danés parece estar más interesado en las formas que en el fondo; así, el argumento acaba por diluirse en sus películas y su filmografía se convierte en un ejercicio de estilo. Esto era evidente en su Valhalla Rising (salvaje en su calma, poética en su barbarie) y notable en la a menudo brillante, a ratos decepcionante y en conjunto sólida Bronson. Pero es con Drive donde Refn consiguió el aplauso unánime de crítica y público (y el reconocimiento internacional gracias a su galardón en Cannes). ¿Era su película más original? No. Pero aunaba una trama que interesaba al espectador medio, el que busca que ocurran cosas, y la narraba sin dejar de lado su estilo. Conseguía así que cada escena tuviera varias formas de ser mirada y tantos matices que podía verse más de una vez.

drive-las-cosas-que-nos-hacen-felices-winding-refn

Entonces llegó Sólo Dios perdona. Y se rompió la opinión unánime otra vez. Un gran sector del público, que había conocido al director por Drive, esperaba una película que siguiera su línea. Pero Refn volvía a su marca más personal, con un tempo calmado, influencias de cine asiático y una estilizada narración más basada en lo emocional y atmosférico que en molestarse en que ocurran trepidantes escenas en pantalla. Se entiende así la decepción de un grupo y la alegría de otro. Así que es comprensible igualmente que cuando el director anunció su próxima película, The Neon Demon, la noticia fuera acogida con una mezcla de entusiasmo justificado y razonable escepticismo. Y también expectación.

The Neon Demon: reinventarse

the-neon-demon-las-cosas-que-nos-hacen-felices-4

Todo apunta entonces a que Refn desarrolla sus historias partiendo de una búsqueda de reinventar su narración visual, buscar nuevas formas de tratar temas sabiendo que han sido tratados mil veces. Tanto es así que el director, daltónico, usa un alto contraste en sus películas para poder distinguir los colores… y parece que estamos ante una decisión adaptada a lo que cuenta (una decisión atmosférica opresiva y mundos grises… en colores rojos y negros). Y ahí está el logro del danés y, a al vez, su dificultad para alcanzar grandes públicos: no podemos esperar que la historia nos fascine, pero sabemos que lo contará de forma única. No deja de ser un soplo de aire fresco que un nuevo cineasta se dé cuenta del agotamiento que produce repetir hasta la saciedad la misma fórmula, y decida reinventarse en cada film.

Y The Neon Demon es más de lo mismo; es decir, algo completamente nuevo. Bonita contradicción. Refn se adentra en el mundo de la moda, pero es sólo una excusa para hablar de una sociedad marcadamente desigual, con un desequilibrio entre hombres y mujeres que gira en torno al sexo y las percepciones. De la brutalidad que va unida a ese concepto de la belleza a toda costa que experimentan sus protagonistas; la máxima expresión de la idea, porque son criaturas que sufren un proceso de deshumanización y viven por y para alcanzar esa perfección que la sociedad les impone y les esconde.

Por eso no es una película más sobre el mundo de la moda, ni una película sobre la superación, ni una cinta que hable de ambición trasladada a cualquier ámbito. El entorno en el que se desarrollan los personajes tiende a arrinconar a los mismos hasta que se asfixien o se conviertan en lo que se espera de ellos. El papel de la mujer como mero objeto, que pasa de la adoración al reemplazo tan pronto como una nueva víctima entre en el juego; el papel del hombre como despiadado explotador, carente de sentido de la moral o incapaz de moverse por algo fuera de su único interés (salvo el personaje del fotógrafo, que no tarda en descubrir que no sobrevivirá en ese mundo) y seguro de tener una suerte de derecho adquirido para ejercer ese control. Por eso la decisión de construir a sus personajes desde el aparentemente plano y artificial estereotipo (descarnado, pero estereotipo) no podía ser más adecuada.

the-neon-demon-las-cosas-que-nos-hacen-felices-2

Y es que Refn no juega a los extremos sólo con la construcción de sus personajes: como buen autor, lo traslada a todos los aspectos de la obra para construir un conjunto coherente y sólido. Más o menos accesible, pero indiscutiblemente sólido. Así, hace uso de la explicitud en la violencia (filmada con un estilizado gusto estético) para reforzar su mensaje ya desde cómo lo percibe el espectador. Winding Refn formaliza esa belleza magnética sumergiéndonos en ella desde lo visual, pero no se corta en trasladar también a las formas el salvajismo al que va unida. No es casualidad que el formato elegido para contar la historia sea un homenaje al terror juvenil, o que la segunda parte recuerde inevitablemente a los esquemas narrativos que utilizó Tobe Hooper en su primigenia La Matanza de Texas que tanto ha aportado al género. Y, al igual que en aquella, hay personajes que cumplen propósitos meramente atmosféricos (muy importante no confundir esto con personajes planos o inútiles para la trama). Y así es como se completa el cuadro.

Cuestión de formas

the-neon-demon-las-cosas-que-nos-hacen-5

The Neon Demon recurre a una fotografía estéticamente agradable, impresionante y magnética. Dispone una gama de colores que conforma un mundo de neones y destellos de luz, pero también de sangre, que es aquel que habitan sus protagonistas. Y lo acompaña con una banda sonora potente, que refuerza lo que se está contando tanto como contribuye a la creación del ambiente y a la construcción de las emociones de su protagonista, que viaja de un extremo a otro sin tiempo para pensar en lo que ocurre.

Y esto es así porque Elle Fanning interpreta a su personaje tan bien como es posible (su frialdad deja espacio a pocas escenas de gran expresividad, pero las aprovecha) mientras sufre una transformación rápida pero bien estructurada. Llega indefensa y se adapta a un entorno hostil de la única forma posible: convirtiéndose en un depredador.  El animal que se cuela en su destartalada habitación de motel es esa belleza peligrosa que le fascina y en la que se convierte. Y es un proceso destructivo que quien llama la atención por su naturalidad, frente a la artificial y plástica belleza de su entorno, se convierta en un personaje despojado de toda humanidad que fuerza a quienes le rodean a sobrevivir a su particular caza, desatando el salvajismo que siempre han llevado dentro pero nunca habían tenido que ejecutar.

Esto ocurre porque finalmente se sienten amenazadas por ser desplazadas de donde creían reinar, y porque es el personaje de Elle quien desestabiliza su mundo saltándose las normas que llevan toda la vida siguiendo, la jerarquía de vejaciones por las que habían escalado. Y esa sensación de que todo escapa a su control es la que desata el salvajismo violento y sexual que tanto ha resonado entre la crítica, indignada con la descarnada representación de la película. La que quizás sea la escena más polémica del film (y no sin razón), protagonizada por Jena Malone, es el vivo reflejo de la depravación insegura, caótica y desprotegida inherente a sus oscuro personajes. De lo degenerado (y desesperado) de su personaje, anticipación del festín violento que está por venir cuando no someten a la protagonista a esa jerarquía despiadada porque su peligroso magnetismo escapa de todo control. Porque en el retrato de un ambiente así no hay espacio para ser sutil, y el director danés no duda en formalizarlo para no esconderlo.

the-neon-demon-las-cosas-que-nos-hacen-felices-7

Formalización que persiste en la película en cada aspecto posible: los escenarios rodean constantemente a las protagonistas por espejos, las envuelven en luces y juegan con su vis grotesca tanto como la bella, una visceralidad caótica que es consciente de estar rompiendo la narrativa convencional para dejar desecho al espectador. Jugando con lo que espera pero no obtiene. Y sí, a menudo escandalizándole. No es The Neon Demon una cinta surrealista, ni mucho menos. Refn no juega a ser Buñuel. Tampoco se enmarca en el posmodernismo en el que se le intenta colocar. Hasta parece posicionarse moralmente, frente al rechazo al juicio moral de El silencio de los corderos, que usa elementos similares. Podemos llevar a pensar que mantiene este apartamiento ético, pero Refn simplemente renuncia a dejar al espectador empatizar con un sólo personaje; no deja espacio a identificadores morales o personajes en los que podamos apoyarnos. Tampoco tienen a alguien así sus protagonistas, así que considera que nosotros no tenemos más derecho que ellos a un referente.  Es un autor diferente, inclasificable en alguna corriente fuera de su propia filmografía, pero que bebe de títulos y estilos anteriores con habilidad.

Romper con lo establecido

the-neon-demon-las-cosas-que-nos-hacen-felices-3

Así que The Neon Demon es una película que amas u odias. O entras en su juego y disfrutas de la forma de Refn de transmitir su mensaje, pero también de su propuesta de romper los esquemas y experimentar con la narrativa, o te decepciona su (aparentemente) violenta banalidad y te rediriges a películas de temática similar como ejemplo para contar lo que parece ser lo mismo. Personalmente rechazo la segunda. Creo que tiene más en común con el formalismo de Pozos de Ambición, de temática radicalmente opuesta (si bien comparte, fuera de las formas, algún elemento del choque de personalidades que lleva a la destrucción de una de ellas), que con cualquier cinta reciente sobre el mundo de la moda. Seas del grupo que seas, su magnético y despiadado salvajismo, su directa y brutal sinceridad y su efectiva puesta en escena harán que, como mínimo, pueda asegurar que no te dejará indiferente. Queda abierta la veda de opiniones.

Os dejo aquí el enlace a un artículo previo en esta web sobre la película. Artículo en el que el autor expresa una visión radicalmente opuesta a la que mantengo en esta crítica, lo cual es útil para tener dos visiones de un film tan controvertido.

PGA
En twitter me llamo @pga_es y hay gente que piensa que hablo de golf. No les culpo.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Retro-Análisis | La Sombra (1994): Esta gabardina le vino grande a Mulcahy

Bienvenidos a otro Retro-análisis y este precisamente es uno de esos que hago con todo el cariño del mundo, si ya de por sí,...

El Cómic de la Semana | Lezo: El héroe de Cartagena de Indias llega al cómic

Bienvenidos amantes de la historia española y de los cómics de la misma procedencia. Hoy estoy aquí (más vale tarde que nunca) para traer...

Los mangas licenciados en España más esperados de 2021

¡Buenas queridos lectores! Y bienvenidos a esta nueva entrada donde hablaremos de los lanzamientos manga más esperados del 2021 por las editoriales hispanohablantes. KitayuD Bueno, debido...

Análisis de 30 monedas. Capítulo 8 y final de temporada. Sacrificio

Bienvenidos todos y todas al análisis del octavo y último capítulo de la primera temporada de 30 monedas, donde se resuelve el conflicto entre...

Homenaje a Sobrenatural: ¡honor y gloria a los Winchester!

Sobrenatural ha terminado. Han sido 15 temporadas y ahora que nos hemos quedado huérfanos, es tiempo de hablar de una serie maravillosa que ha...

Las 12 nuevas series más esperadas de 2021.

Con algo de retraso (disculpad), continuamos con el repaso a lo más esperado de 2021. Lo cierto es que este año no ofrece tantas...

Análisis de Cobra Kai. Temporada 3 -Actualizado con vídeo de Youtube-

La temporada 3 de Cobra Kai no desmerece en nada a la serie y sigue con la misma dinámica, y si me apuráis, incluso...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad