Crítica de Un lugar tranquilo, el silencio como latente protagonista del terror

0

Estoy seguro de que, igual que me sucede a mí, muchos tienen una complicada relación de amor-odio con el cine de terror.  Y es que, si bien nos encanta esa sensación de intranquilidad e incluso sufrimiento que conlleva una buena película de este género, en la actualidad es difícil encontrar una que produzca eso en el espectador. Es por esto que, cuando se revela un proyecto que parezca ser cuando menos un poco diferente al promedio, inmediatamente se crea una gran cantidad de expectativa alrededor de este, justo como ha pasado en las últimas semanas con la cinta Un lugar tranquilo. Y claramente junto con las expectativas vienen las dudas. Así que, ¿será esta cinta un completo y radical cambio para el género? ¿O sólo otro intento fallido que termina por ser una más del montón?

La película nos presenta a una familia condenada a vivir en un silencio absoluto, pues incluso el más tenue de los sonidos puede significar la mayor de las desgracias. La situación se complica aún más cuando descubrimos que la madre de la familia se encuentra embarazada, desencadenando así una serie de eventos que aumentarán la tensión y el peligro que corren los protagonistas en los días anteriores al parto.

Tan sólo este planteamiento ya podría sembrar diversas dudas en quien lo escucha, pero precisamente una de las grandes virtudes de la cinta es la rapidez con la que es capaz de definir su universo y el tono bajo el que se construirá toda la historia, sin la necesidad de detenerse mucho tiempo a resolver el por qué ni el cómo se llego hasta ese punto. Incluso antes de los primeros 10 o 15 minutos, tan tensos y catárticos como podrían ser, ya se nos presenta el momento que funcionará como un punto y aparte en la vida de los personajes.

Otra de las grandes virtudes la encontramos en las actuaciones, pues todos y cada uno de los actores desempeñan un trabajo excepcional. Tanto los niños (Millicent Simmonds, Noah Jupe) como los padres (Emily Blunt, John krasinski), afrontan de muy buena manera el desafio de expresar tal cantidad de sentimientos y emociones limitándose únicamente al lenguaje corporal, sin diálogos ni expresiones que puedan provocar el más mínimo sonido (gritos, risas, sonidos, etcétera).

Así mismo, cabe destacar que en cuestiones técnicas es una película muy bien lograda. Desde la dirección -hecha por el mismo Krasinski-,  así como el escaso pero muy efectivo guion,  y por supuesto la fotografía y la excelente ambientación sonora que construyen excelentes momentos de tensión, crean en su conjunto una película que te mantendrá interesado de principio a fin.  Sin duda una película que agradece mucho la experiencia de ser vista en una sala de cine.

Pero, aún con todo lo anterior, no me parece que esta sea una película revolucionaria para su género, y tampoco creo que intente serlo. Parte de  un concepto muy parecido ya visto en la película No respires, que si aquí esta peor o mejor logrado ya es  tema de discusión aparte. Además, recae en el error que muchas otras películas de terror tienen, que es la necesidad de que muchas cosas pasen por pura casualidad, sólo para que la cinta pueda desarrollarse y hacerse cada ves más interesante. Y lo más importante es que al final te deja la sensación de ser una muy buena película, pero nada que se sienta como algo único.

Curiosamente hace unos días se publicó en la web un articulo sobre la innovación en el cine de terror –Un lugar tranquilo y la nueva fórmula del terror– que te recomiendo ampliamente que leas, pues en el se mencionan algunas cintas que son auténticas  joyitas del género. Son películas que no solo te hacen sentir que acabas de ver algo completamente distinto a lo habitual, sino que además consiguen penetrar en ti, acompañar tus pensamientos por días y días. Un lugar tranquilo se disfruta mientras la ves, pero inmediatamente al salir de la sala se olvida y pasas a otra cosa.

Aún así, considero que es una cinta que vale por completo la pena, en especial verla en una sala de cine, como dije antes. Pero si  me permites darte un consejo, asiste a una función entre semana, o que sea muy temprano, ya sabes, para evitar que la sala este llena y te encuentres con gente ruidosa, que en esta película podría matar mucho la experiencia.  Y si no tienes más remedio que ir a una función llena, procura no comprar comida  muy crujiente ni nada parecido, o de lo contrario te odiaran todos los presentes en la sala.

Saludos



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, Kandorianos del universo, una semana más.  Hemos llegado de forma agitada a la mitad de esta primera temporada. Lo que parecía una sencilla misión…