InicioCineCrítica de Viudas, el empoderamiento femenino

Crítica de Viudas, el empoderamiento femenino

Buenos días queridos lectores, y bienvenidos a la crítica de esta, por lo menos por mi parte, esperada película. La FOX nos dio la oportunidad de ver esta película antes de tiempo, película que cumple con creces su objetivo: entretener al espectador y disparar su adrenalina. 

En primer lugar decir que el film está basado en una serie de los los 80’s con el mismo título con la que no estoy familiarizada, así que si hay referencias o si esta historia ya está escrita, lo desconozco. Pero lo cierto es que me extrañaría que así fuese o que fuese de la misma forma, en cuyo caso estaríamos ante una honrosa excepción dado el empoderamiento femenino que presenciamos.

Y es que lo más destacable de la película sin duda alguna es el desarrollo de personajes del que somos testigos, con unas mujeres empequeñecidas, sumisas e indecisas, que viven a la sombra de sus esposos y que aunque no acaban de estar conformes con la idea, viven como un apéndice de los mismos. Es el caso de Alice, que pasa de ser una mosquita muerta con la que todo el mundo se ceba a una chica con recursos, resolutiva y que tiene el control de la situación. Pero para entender todo esto debéis saber el argumento de la película.

El largometraje empieza con la trágica y fatal muerte de cuatro criminales en una furgoneta incendiada que sin comerlo ni beberlo, dejan a sus esposas en la estacada, en algunos casos con hijos y por último en la más flagrante bancarrota, con deudas que les llegan hasta el cuello. Cuando Veronica, esposa del difunto líder de ladrones Rawlings se ve arrinconada por otro grupo de criminales que le exigen el dinero robado que se perdió en el fuego, ésta toma una resolución: tomar lo que es suyo y dar un gran golpe. Para ello decide contar con la ayuda de las otras viudas, pero con lo que no cuenta es que los criminales que quieren sangrarla están en procesos electivos para dominar la política de la zona.

Con un planteamiento aparentemente tan enredado lo cierto es que la película avanza sin ningún problema, remontándose a sí misma y dándole cada vez más emoción, más suspense, de forma que al final resulta en un producto muy entretenido y ligero, sobre todo para los amantes del género. Bien construido, el guión sólo se realza gracias a la ayuda de una clásica pero muy eficaz dirección, que lejos de pecar de barroca, con miles de ornamentos o licencias artísticas, nos acerca a conocer a lo realmente importante y destacable de la película: el desarrollo, construcción, pasado y motivaciones de los personajes, entre los cuales encontramos buenos ejemplos femeninos.

Aunque es muy posible que el personaje de Alice, ya mentado, sea el mejor ejemplo de cómo estas mujeres se hacen fuertes y deciden salir del cascarón, yo me voy a decantar por el personaje de Veronica, la verdadera protagonista de esta historia. Ella es el cerebro detrás de toda la operación, la que decide dar un paso al frente y enfrentarse a sus propios demonios, a superarse, a dar una solución a su problema. También es aquella que carga con el remordimiento y con el miedo, puesto que es el principal objetivo de los Manning, unos sádicos y malvados clásicos con todas las de la ley. Y aunque resulta ser una mujer fría, resolutiva, dura e insensible la propia película nos enseña cómo en realidad no lo es. Cómo no está hecha para eso y sabe que está mal, que tiene miedo, mucho miedo. Pero tiene que cumplir con su deber y lo va a hacer, derrotando a sus miedos.

Por otro lado, y aunque he de decir que las actuaciones han sido generalmente bastante buenas, creo que Daniel Kaluuya se ha lucido, con lo que yo creo que es, hasta ahora, su mejor papel. Aunque en algunas ocasiones resulte hasta histriónico en su papel de líder de mafia psicópata, da el pego.

Así resumimos la crítica en que, aunque no es ni de lejos la mejor película del año, quizá sí sea de lo mejor en su género, tratándose de un producto ligero, entretenido, y eficaz en lo que se propone. 

Un saludo y sed felices.

Kitayuhttps://kitayuland.blogspot.com.es/
Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS