Desperados III, el Commandos del oeste vuelve a traernos estrategia de nivel

0

Ya vimos en Blades Of the Shogun que el género Commandos no había muerto. Es más, que estaba muy demandado. Queremos estrategia, queremos historia, queremos rompernos la cabeza usando nuestros personajes para lograr el ataque silencioso más adecuado. Y ya han pasado muchos años desde la primera y segunda entrega de esta saga y ya tocaba, esta vez en el salvaje oeste: Desperados III.

Si ya te has cansado del Red Dead Redemption, cosa difícil, pero te gusta el oeste tienes una oportunidad de oro. Un juego de vieja escuela llamado Desperados III en el que hay mucho cariño. Todo nos recuerda al Commandos, o mejor dicho, a lo mismo que hicieron en Blades of The Shogun estos mismos desarrolladores. Le añaden trama, un contexto histórico interesante y muchos escenarios. Tenemos el hombre grande que puede cargar con dos cuerpos y cargar con cosas pesadas, el pistolero que además es bueno con cuchillos, el que hace de espía, la que usa venenos… es todo básicamente lo mismo: un comando. Pero nos encanta.

En esta ocasión ha prestado más atención por los escenarios. Es verdad que siempre han estado muy trabajados en este género, pero ahora podemos interactuar con elementos que hay aquí y allá. Esta pared está muy suelta, esta vaca se ha vuelto loca o alguien ha atado mal este cartel, que casualmente, cae sobre la cabeza de nuestros enemigos. Esta mecánica es muy divertida y además no llama la atención porque oye, los accidentes pasan y nadie sospecha de nuestro grupo. Además las habilidades, la IA, la detección de enemigos y cómo reaccionan está todo muy pulido y te hacen disfrutar de las aventuras que nos proponen. A ver, tampoco te vamos a engañar diciendo que la trama es brutal y que no hay nada igual, no, pero está muy entretenida. Es lo que le faltaba a Commandos y lo que hizo que Blades of The Shogun fuese incluso mejor de lo que ya era. Y una vez descubres como usar las habilidades de todos los personajes es verdad que puede resultar todo un poco monótono, es decir, en la segunda mitad del juego, pero es que si te gusta la estrategia o este estilo lo vas a disfrutar de todas maneras.

Por otra parte, además de resultar interesante, es que el lanzamiento -pospuesto innumerables veces- viene sin bugs. Esto debería ser lo normal pero en los tiempos que vivimos en esta industria es algo hasta raro, y es de agradecer. Por ejemplo, la reedición HD del Commandos 2 es básicamente un bug tras otro, y eso que es un juego que ya estaba hecho. Parece que pusieron más esfuerzo en eliminar las esvásticas -por eso de la corrección política aunque sea en un juego de matar nazis en la Segunda Guerra Mundial- que en hacer que la experiencia sea divertida, algo que no se han olvidado en este Desperados que desde luego nos hace quitarnos la espinita de este remaster criminal. Por otra parte, para los amantes del género, pronto saldrá a la venta Partisans, basado en soldados rusos luchando contra nazis (con esvásticas en este caso) por lo que hasta entonces podremos disfrutar del viejo y salvaje oeste tratando de sacar todos los logros y retos que proponen, que no son pocos.

el autor

Periodista, con lo bueno y con lo malo. Amante de la historia, la actualidad, la tecnología, los videojuegos, los viajes y la música.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad