Crítica de El diablo a todas horas (2020) , Spiderman y Batman en Netflix.

2

Exceptuando la (obvio) polémica Tenet, el año 2020 está siendo un desastre para el cine debido a la pandemia del coronavirus. Por ello, muchos de los estrenos más importantes del año han quedado reservados a plataformas entre las que destaca Netflix y su apuesta por el cine. En esta ocasión vamos a hablar de El diablo a todas horas, película de Antonio Campos con un reparto impresionante que cuenta con dos de los actores de moda en el Hollywood actual.

¿De qué va?

El diablo a todas horas (mucho mejor su título en inglés: The devil all the time)es una adaptación de la novela homónima de Donald Roy Pollock, publicada en 2011. Una mirada a las regiones más atrasadas de la Estados Unidos de 1945 a 1964, abarcando el “periodo de entreguerras” entre la II Guerra Mundial y la guerra de Vietnam.

Willard Russell (Bill Skargard, Pennywise en It) es un veterano traumatizado de la II Guerra Mundial que enseña a su hijo Arvin (Tom Holland, nuestro querido Peter Parker)a convertir sus oraciones en sacrificio. La historia de padre e hijo se relaciona con la de un sheriff corrupto, dos predicadores o una pareja de asesinos en serie.

Complicarse…para nada

Es difícil hablar de la estructura narrativa de El diablo a todas horas. No me refiero a que el realizador cambie las reglas del juego al estilo de Christopher Nolan, pero sí que parece que el original literario ha pesado demasiado en la manera de dirigir la película.

Aquí tenéis una crítica de Tenet, la última película de Christopher Nolan

Tenet ed acitirc arto y…

Aunque la trama principal es la correspondiente a un notable Tom Holland, parece que el realizador no ha sabido cómo integrar adecuadamente el resto de historias, lo que da lugar a un árbol de tramas francamente descompensado y que, por momentos, parece que va a derrumbarse por el enfoque superficial de muchas de ellas.

De hecho, confieso que no entiendo el propósito de dicha estructura. Tal vez en la novela, que no la he leído, exista un mensaje definido. Pero queda la sensación de que la trama podría haber sido mucho más concisa sin tanto flashback o trama paralela. Por poner un ejemplo, da la sensación de que la trama del padre de Arvin está únicamente para dar un contexto visual a la conducta de este, cuando no hace falta plasmarlo en imágenes. No hay motivo o, al menos, yo no sé verlo.

En este sentido, me viene a la cabeza la superior Cruce de caminos, película coral de 2012 de Derek Cianfrance que sí utilizaba diferentes tramas para hablar de la repetición de patrones en la familia.

Aquí el único nexo de unión entre todos los personajes es el uso de la fe irracional para cometer actos miserables que deberían estar desterrados en el país más poderoso del mundo durante los años 50 del pasado siglo.

Además, Campos (director de la muy recomendable serie The Sinner) se endeuda en exceso con la novela y nos “regala” una voz en off absurda, cargante, sobreexplicadora y que nos saca de la película. En lugar de apoyarse en las imágenes y diálogos para meternos en la cabeza de los personajes, un narrador nos cuenta lo que ocurre y dejamos de centrarnos en las interpretaciones. Es más, por momentos deseas bajar el volumen para que se calle.

Sin embargo, lo cierto es que la trama funciona. Y lo hace por la sordidez y violencia in crescendo de lo que cuenta y por el buen hacer de su reparto.

Uno de los mejores repartos de los últimos años

Sorprende un Tom Holland totalmente fuera de registro y nos da esperanzas para un futuro más allá del adolescente Spiderman. Bill Skargard está magnífico como el padre del protagonista. Mia Wasikowska, Jason Clarke, Riley Keough, Elizabeth Scanlen. Todos notables. Pero el que arrasa en los minutos que aparece es un Robert Pattinson aterrador y que se ha situado cómodamente en la versatilidad con papeles como el de Good Time, Tenet, El faro o está El diablo a todas horas. Hay ganas de verlo como Batman.

En definitiva, El diablo a todas horas es un cuento gótico sobre la fe y el terrible uso que el ser humano hace en los medios rurales de ella. Una historia de relaciones, de causa y efecto, cuya estructura narrativa no cuaja en ningún momento y a la que le pesa su excesiva fidelidad a las formas literarias. Sin embargo, lo interesante de la trama y lo solvente de su reparto salva a una película que iba para memorable y se queda en un “bien”.  

Otras críticas de El diablo a todas horas

Un saludo y sed felices!



el autor

Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

2 comentarios

  1. Hola Fernando, yo esta de película recomendaría su visionado, en mi humilde opinión, hace un retrato quizá un poco exagerado por la cantidad de psicópatas por metro cuadrado que presenta la cinta (:D), de la América profunda y salvaje, su cultura de la hipocresía y la mentira disfrazada de buenas formas, pero ya sabemos el dicho aquel “la realidad supera la ficción”.

    Me ha parecido buena buena.

    Un saludo y sed felices!!

    • Fernando Vílchez el

      Su retrato de la América profunda es interesante, pero reconozco que no me ha enganchado del todo por la poca profundización en la mayoría de las tramas. Eso sí, tiene personajes y momentos realmente intensos.

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad