El peligro de la expectativa

8

Recuerdo perfectamente cuando vi la película El Protegido. Me gustó tanto que al día siguiente volví a verla y a disfrutarla igualmente esa vez en compañía de mi padre. En cualquier circunstancia esta película me habría satisfecho pero el hecho de que la noche anterior hubiese escuchado a un crítico de cine radiofónico decir que era terriblemente aburrida y mala seguramente me facilitó el camino. Era tan poco lo que esperaba de ella que la sobre satisfacción me invadió por completo. Algo parecido me sucedió con Múltiple, la cual también disfruté en gran medida. Ahora nos llega el estreno de la tercera entrega de esta historia, Glass, y tengo muy claro cómo debo calibrar mi expectativa antes de verla.

San Agustín escribió ¨ Deseo poco y lo poco que deseo lo deseo poco ¨. Puede que no esté de acuerdo con este axioma en cualquier situación de la vida pero sí en el tema que nos acontece. Es el esperar mucho de una película lo que suele desilusionarnos una vez visionada. Hoy en día hay tantas técnicas de publicidad y estamos tan ávidos de devorar el material que se nos ofrece que solemos elevar nuestra expectativa hasta cotas muy difíciles de satisfacer. Y por lo general suelen ser productos de calidad. Por el contrario cuando llegamos al cine con la idea de que lo que vamos a ver no merece mucho la pena solemos salir sorprendidos. O lo que es peor, ni siquiera vamos a verla a tenor de las críticas y cuando a los dos años la vemos en la tele nos arrepentimos irremisiblemente. Por eso cuando vea Glass no esperaré nada de nada. Ni bueno ni malo. Iré con mi expectativa a cero pero con el espíritu totalmente abierto y sin contaminar a lo que me ofrezcan. Disfrutaré muchísimo si el producto es de calidad y si no lo es la decepción no será muy grande. Reposaré la desilusión en un suelo acolchado donde quedará dormida plácidamente y no afectará en gran medida a las ganas que tengo de que esta historia se cierre con el broche que merece.

Shyamalan y yo tenemos una relación de altibajos. Algunas películas suyas me han encantado y otras me han parecido infantiles y carentes de un fondo sólido. Capaz de lo mejor y lo peor siempre que veo una película suya soy un mar de dudas en cuanto a lo que encontraré. El Protegido y Múltiple me gustaron tanto y caló tanto en mí el mensaje que me encantaría que Glass estuviera a la altura de lo que me hicieron sentir sus predecesoras entregas. Pero sé que es una moneda al aire. Puede caer del lado de la satisfacción o del de la desilusión. O incluso puede que se quede clavada de canto y no produzca ni frío ni calor en mí. Por eso voy reforzado con la coraza de la expectativa aletargada. Eso me asegura cierta protección vital contra las sorpresas futuras.

En definitiva tened mucho cuidado con el peligro de la expectativa. Es difícil dominar ese ímpetu pero también la caída posterior. Ya escribí en otro artículo que debemos disponer nuestro carácter a disfrutar de lo que veamos sin llevarnos indignaciones desorbitadas y fuera de lugar. Si a eso sabemos añadirle la expectativa cero elevaremos nuestro disfrute varios puntos a lo largo del año. No me cabe ninguna duda. Hoy en día disfrutamos de muchísimos productos de calidad. Los avances tecnológicos y el talento de la gente que se dedica a esto son precursores de ello. Pero como he dicho a veces nuestra expectativa está tan alta que levanta muros muy difíciles de sortear. Tal vez debamos poner también nosotros de nuestra parte. Y a fin de cuentas, como ya hemos comentado en numerosas ocasiones, estas son las cosas que nos hacen felices. No deberían ser las que nos indignen o desilusionen. El mundo por desgracia ya está lleno de esas otras cosas. Esta es nuestra esfera de cristal donde refugiarnos y disfrutar con palabras mayúsculas. No la empañemos con nuestra expectativa flotando por las nubes. Recordad que a menudo tenemos que salir de la esfera y enfrentarnos a esas otras cosas y nada duele más que el tiempo desaprovechado. Porque no vuelve y se queda revoloteando alrededor de nuestra cabeza para que nunca lo olvidemos.

Un abrazo a todos.

 



el autor

Escritor y superviviente. Autor del libro ¨Mi faro en las Estrellas ¨ disponible en Amazon. Pienso y algunas veces acierto.

8 comentarios

  1. Muy buenas Enrique. Me ha gustado tu artículo, y coincido en la montaña rusa que es el director en cuestión. En esta trilogía, sin ser, las dos películas anteriores, sobresalientes, si demuestran una notable habilidad para narrar historias, por encima de todo, originales. Y eso, hoy en día, me parece ya una victoria. Se tiende caer hacia el ‘ya está todo visto, u otra vez es lo mismo’; Así que la pizca de originalidad suma muchos enteros. Eso sí, tampoco me ofrezcas lo de Bird Box; Idea original, pero en mi opinión, planteamiento erroneo. Como no esperaba mucho de Múltiple, me sorprendió, y me gustó. Me pasó igual con Blade Runner 2049, una de las que más me han gustado en los últimos años. Así pues, esperemos que la racha le dure al amigo Shya. “Tal vez debamos poner también nosotros de nuestra parte” Sabías palabras. Un saludo.

    • Enrique Ortega el

      Gracias Hyuga por tu comentario. Efectivamente lo que más destaco de este Director es que tiene ideas originales y eso siempre es algo a agradecer. Una pena que a veces el planteamiento sea demasiado infantil.

      Un abrazo

  2. Hola Enrique. Interesante y necesario articulo. Yo a estas alturas de mi existencia y desde hace varios años, aplico siempre esta forma de pensar en casi todos los aspectos del dia a dia: “esperar siempre lo peor, asi se evita uno decepciones en la vida”. Sin expectativas no hay decepcion, sin expectativas solo queda lo inesperado o lo ya esperado y por tanto la sorpresa. Nunca procuro tener una idea preconcebida de nada, mucho menos en cuanto lo audiovisual se refiere y hasta ahora me a funcionado. Deseando ver Glass y que entusiasme tanto como el Protegido y Multiple, en caso contrario pues, la primera decepcion del año. Un saludo.

    • No tiene mucho sentido lo que dices, si dices que siempre esperas lo peor para evitar decepciones y seguido dices que estás deseando que te guste la película y que si no te gusta será la primera decepción del año jajaja

      • A ver Rama, una cosa es querer que me guste o querer verla y otra muy distinta es esperarme una jodida obra maestra. En cuanto a lo de primera decepcion del año, me refiero mas bien en el sentido cinematografico y por lo que esta pelicula supone para mucha gente y como cierre de trilogia. A mi me es indiferente, si es buena bien sino pues a otra cosa. Lo que digo tiene mucho sentido si aplicas el sentido comun, que no compartas mi forma de ver las cosas es otro asunto, o quiza es que no me explicado lo suficientemente bien, en ese caso culpa mia. Un saludo compañero.

    • Enrique Ortega el

      Gracias Solidus por escribirnos y leer el artículo. Efectivamente la caída que nos produce la decepción es una de la más difícil de remontar, por eso es bueno protegerse ante ello. Y nunca olvidar que este mundo friki está creado para divertirnos y no para enfadarnos ni indignarnos cuando algo no cumple nuestras expectativas.

      Un abrazo

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Introducción ¡Saludos! Vuelto a estar contigo para hablarte de un proyecto relacionado con el famoso Manga/Anime Saint Seiya, de Masami Kurumada. Se trata de Saint…