Análisis de Saint Seiya: Saintia Shō. Temporada 1. Episodio 1

0

Introducción

¡Saludos! Vuelto a estar contigo para hablarte de un proyecto relacionado con el famoso Manga/Anime Saint Seiya, de Masami Kurumada. Se trata de Saint Seiya: Saintia Shō, un spinoff de Saint Seiya, obra de Chimaki Kuori, que el estudio Gonzo está llevando a la animación, desde el 10 de diciembre de 2018, para la plataforma de streaming Animax on PlayStation.

Todos los análisis de Saint Seiya: Saintia Shō. Temporada 1.

Posts de las 5 Ovas de Saint Seiya:

Posts del Anime Saint Seiya – Alma Dorada:

 

¿De que va Saint Seiya: Saintia Shō?

Saint Seiya: Saintia Shō narra las peripecias de un grupo de mujeres caballero, Saintias, que ostentan el honor de ser las damas de honor de Atenea, además de sus protectoras más directas. Tal rango les exime de tener que llevar una máscara, como ocurre con el resto de las guerreras al servicio de la diosa. Kuori las ha comparado con las vestales, jóvenes sacerdotisas de la antigua Roma al servicio de la diosa del hogar, Vesta. La excepción en un mundo en el que el sacerdocio era ejercido sólo por hombres.

En concreto, este primer episodio, titulado ¡Las hermanas del destino! Shoko y Kyoko, se inicia con un sueño de Shōko, la estudiante de secundaria protagonista de la serie. En dicho sueño, una misteriosa mujer le ofrece un presente en forma de manzana dorada. Esta está a punto de aceptarla, pese a los intentos de su hermana, Kyōko, para impedirlo. La aparición del Caballero de Oro Milo de Escorpio evita lo que parece ser el intento de una diosa, Eris, de volver al mundo de los mortales, ocupando el cuerpo de Shōko.

Para eliminar la posibilidad de que Eris vuelva a intentarlo, Milo decide matar a Shōko pero Kyōko le pide que se detenga, con la promesa de que se hará lo bastante fuerte para proteger a su hermana y evitar su destino. Escorpio acepta el trato y se marcha.

Shōko despierta del sueño a su presente. Entonces se nos dice que su hermana se marchó al extranjero a estudiar con una beca de la Fundación Grad, la fundación que el abuelo adoptivo de la actual reencarnación de Atenea, Saori Kido, creó para ayudar a esta en su misión contra las fuerzas del mal. También es la Fundación Grad la que financia el instituto en el que estudia Shōko.

Es en dicho instituto donde una de las sirvientes de Eris, la driade Atë, trata de que su diosa tome el cuerpo de Shōko. Es en ese momento cuando aparecen dos Saintias de Atenea, Mii del Delfín y la hermana de Shōko, la Saintia Kyōko de Equuleus, para protegerla. Al final Eris ocupara el cuerpo de Kyōko, lo que llevará a que su hermana decida ocupar su lugar, convirtiéndose en una Saintia de Atenea para combatir a Eris y recuperar a su hermana.

Apuntes y Curiosidades

  • Los detalles sobre la diosa Eris, planteada en este anime como antítesis de Atenea, y su Manzana Dorada en mi post Saint Seiya: La leyenda de la Manzana de Oro.
  • En mi post Saint Seiya – Alma Dorada: Milo de Escorpio hago una presentación de este Santo Dorado.
  • En la mitología griega Las Dríades o Hespérides son ninfas o espíritus femeninos de la naturaleza, residentes en bosques y arboledas, que cuidaban un jardín que poseía manzanas de oro. Puede que de ahí venga su conexión con Eris, dado que la Manzana Dorada es la seña de identidad de la Diosa de la Discordia. La Dríade que aparece en este episodio es Atë, lider de las mismas, cuyo nombre significa ruina o engaño en griego. De ahí que sea presentada como Atë de la Ruina. Atë es la diosa griega de la fatalidad, hija de Zeus y de Eris, y, como todas Las Dríades, tiene una planta o hierba característica. El Narciso Rojo, en su caso.

  • La armadura que portaba la hermana de Shōko es la armadura de bronce del Equuleus o Caballo Menor. Es una de las constelaciones más pequeñas del cosmos y próxima a la constelación de Pegaso, la constelación del protagonista por excelencia de Saint Seiya, Seiya de Pegaso.

Valoración

La serie, escrita por Ikuko Takahashi y dirigida por Masato Tamagawa, se mantiene fiel al Shojo del que toma su nombre y se va desarrollando a la par que se escribe el manga. Los acontecimientos del mismo se suceden de forma paralela a la colección principal de Saint Seiya y en su versión animada ocurre igual. De manera que, en este episodio, vemos el coliseo donde tendrá lugar La Guerra Galáctica entre los Caballeros de Bronce. Una prueba de la que saldrán los cinco Santos de Bronce que tan buenos ratos nos han hecho pasar.

Saint Seiya: Saintia Shō funciona bien a dos niveles. Por un lado complementa a la serie principal y, por otro, le da un giro inteligente al enfoque de la franquicia, haciendo que el protagonismo recaiga sobre personajes femeninos, sin tener que convertir a ninguno de los personajes clásicos en mujeres sino aprovechando la rica mitología de Saint Seiya para crear personajes nuevos. Personajes que puedan atraer a un público femenino a la par que hace las delicias de los incondicionales de la serie.

En lo que respecta al estilo de la animación, es de agradecer que sea parecida a la del maestro Shingo Araki. Nunca llegará a su nivel pero se le acerca, lo que ayuda a acercar a Saint Seiya: Saintia Shō al espíritu del anime original.

Espero que te haya gustado este post, si es así ¡comenta y comparte! ¡Muchas Gracias!

 

 



el autor

Friki del Cómic en particular y de la Cultura Pop en General, Administrador y Bloguero de Las Cosas que nos hacen felices. Licenciado en Filosofía, Máster en Gestión Cultural. Diplomatura en desarrollo WordPress, Social Media Manager, Community Manager, Content Manager y Bloguero de una Institución Cultural Universitaria y miembro fundador del blog de Cultura Pop DYNAMIC CULTURE (www.dynamicculture.es). Cursos de S.E.O., Analítica Web, Community Manager y Marketing de Contenidos. Siempre aprendiendo y tratando de encontrar mi lugar en la vida, intentando disfrutar con lo que hago para que merezca la pena.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
¿Hay mejor modo que empezar un año con un nuevo capítulo de Doctor Who? Sobre todo después de saber que este será el único capítulo…