El ritmo de Geoff Johns marcará El Reloj del Juicio Final, la secuela de Watchmen en España

0

El reloj marca una cuenta atrás que nos llevará al fin de un mundo distópico que hace demasiado tiempo que agoniza en un oscuro callejón envuelto en su propio vómito y orina. Así es el mundo de Watchmen. Un universo roto al que se le ven las costuras y necesitado de tanta ayuda psicológica que requeriría 100 vidas para curarse.

Alan Moore y Dave Gibbons nos mostraron un mundo decadente en el que los superhéroes tenían poco de súper y mucho menos de héroes. Una obra que está (por derecho propio) entre las grandes del noveno arte y que siempre ha sido un referente para todo buen amante del mundo de las viñetas y los bocadillos. Hace un tiempo comenzaron a correr rumores de una unión entre el universo DC y el del doctor Manhattan y reconozco que un escalofrío recorrió mi espalda y sentí la necesidad de santiguarme y encomendarme a los dioses comiqueros. Pronto llegó el reinicio de DC (llamado Renacimiento) y de la mano de Geoff Johns apareció un tomo que nos hacía un resumen de Flashpoint y nos presentaba la famosa chapa de Watchmen. Mis miedos se hicieron realidad y (haciendo referencia un dicho muy castizo) pensé que no había que mezclar churras con merinas. Que era mejor dejar en paz las cosas que funcionaban y no tratar de sacar partido de ellas con reboots, remakes y otros anglicismos que empiezan por “re”.  Tom King nos trajo el evento “la chapa” con la que acalló mis miedos y nos dejó un mini-evento llamativo y de gran calidad (como casi todo lo que este guionista nos está dejando) que sembró muchas incógnitas y unas ganas locas de seguir leyendo este crossover.

Ahora en junio de 2019, de la mano de ECC ediciones,  ha salido a la venta la primera grapa (de 12) del esperado evento de  Doomsday Clock (traducido como El Reloj del Juicio Final). Ya he podido leer esa primera entrega y puedo hablar un poco de lo que me ha parecido lo que tengo entre las manos (me refiero al cómic)  desde la humilde opinión de alguien temeroso de los crossovers.

Partiendo de la premisa de que está publicación es arriesgada por estar continuando una obra tan icónica que hará que los fans arqueen la ceja y entren (como mínimo) con suspicacia a sus páginas, he decirlos que estéis tranquilos, no hay nada que temer (al menos en esta primera grapa). Geoff Johns acompañado de Gary Frank (equipo creativo tras el Shazam de los nuevos 52 en el que se basa la película recientemente estrenada) encaran el proyecto con un encomiable cariño por la obra original y sus seguidores que tiene visos de ser un producto que contentará a propios y ajenos del universo Watchmen.  Johns es una vaca sagrada en DC y meterse en este “fregado” ha sido arriesgado pero que le ha salido de lujo (por ahora). Todo en las páginas esta grapa huele al watchmen de Moore y Gibbons (desde la composición hasta la gran cantidad de diálogos, narración y el protagonismo de Rorschach). Si, amigos, porque Rorschach vuelve, no sabemos cómo, pero está de nuevo entre los vivos. ¡Apuntad otro misterio a los que seguro están por venir!

La historia de Geoff Johns se eleva gracias a los lápices de Gary Frank y al color de Brad Anderson. Los artistas nos muestran una versión remasterizada del estilo Watchmen de hace 30 años, respetando su esencia pero añadiendo su sello personal. Como ya he dicho, esta primera grapa huele y sabe a Watchmen pero sin ser un plagio. Frank y Anderson ponen todo su estilo al servicio de una historia que apunta maneras y que me ha dejado el hype por las nubes. Todo esto sin apartarse (más allá de lo necesario) de la obra original.

En conclusión creo que estamos ante un crossover que no es tal, sino una carta de amor a la obra de Moore y Gibbons por parte de Johns que puede ser (si se lleva a buen puerto) una merecedora secuela de aquella icónica novela gráfica y que llegue a superar a aquellas precuelas que no fueron tan bien recibidas. El trabajo de estos autores es respetuoso, valiente  y brillante en este arranque tan bien conseguido. Puedo decir (y espero no equivocarme) que tenemos delante un trabajo que puede recuperar al mejor Geoff Johns de los últimos años. Nos quedan 11 números para saber que nos depararán las aventuras de estos vigilantes y que pasará cuando el reloj del juicio final se detenga.



el autor

Amante de DC (aunque el cine no me lo está poniendo fácil ultimamente) desde que ví Batman de Tim Burton en la gran pantalla. Seguidor acérrimo de las tardes de sofá y series, del cine y del "buen" cine más aun. Jugador de rol desde los 14 años y jugador de videojuegos desde los 20. El cliché de geek.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
En esta mi exploración por el género del isekai he encontrado series de todo tipo, desde las más interesantes y divertidas hasta auténticos tostones infestados…