La narrativa de Atelier of Witch Hat: análisis del piloto. Parte 1

2

Una de las series que está cogiendo más fuerza últimamente es la obra de Kamome Shirahama (anteriormente ilustradora de algunas portadas de Marvel y DC), manga que ya mencioné como uno de los mangas licenciados en España en 2018 que no puedes perderte. Es indiscutible que su arte es maravilloso y que lo que más llama la atención son esas viñetas llenas de detalles increíblemente bien cuidados que no te cansarías de observar. Es como que el dibujo de El Atelier de Sobreros de Mago es mágico por si solo. ¿Pero es solo el dibujo o el guión le hace realmente justicia? Para resolver esto, voy a adentrarme en analizar la narrativa del primer capítulo, el cual podéis leer de manera oficial y totalmente gratuita aquí. A partir del siguiente párrafo voy a entrar en zona spoilers, así que si aún no has leído este capítulo y no quieres que te lo destripe, te recomiendo que no sigas leyendo.

¿Y los magos?

Shirahama empieza soltando esta pregunta nada más entrar. En una sola página nos deja claro cual es la premisa de esta historia y el gancho de este primer capítulo: ¿los magos son magos desde nacimiento? Simplemente con esto, consigue que el lector entre en un mundo en el que sabe que existe la magia pero no sabe como funciona, como su protagonista: Coco. Aquí tenemos un primer punto de conexión, algo en que lo que el lector puede sentirse identificado y conectar con la protagonista. Enseguida, con esta escena del lago sabemos que la magia es algo que solo está en los objetos (detalle que en posteriores capítulos se explica el porqué), que es algo que solo utilizan los magos y que las personas corrientes solo pueden utilizar sus beneficios.

 

Coco

Pero Coco es una niña corriente, torpe, soñadora y… tiene un libro. En una simple escena en la que se la muestra fantaseando con que las sábanas se conviertan en alfombras voladoras y que estas acaban saliendo volando por el viento, se nos presenta esas tres cualidades de la protagonista. Pero no solo es eso, en estas mismas páginas se nos muestra el libro, que no es un detalle puesto al azar, tiene algo que ver con la magia y esto es solo un mal augurio de los problemas que va a traer. Entonces aparece el carruaje mágico, el detonante de este primer capítulo. 

El detonante

Detonante es lo que se conoce en el ámbito narrativo a aquella acción que pone en marcha la historia. Es decir, si el carruaje alado no llega a cruzarse en la vida de Coco, todo lo que viene posteriormente no ocurriría y esta historia se habría ido por las ramas. Pero Shirahama lo hace bien y en la página siete, aunque no lo diga explícitamente y parece que sigue presentándonos el mundo de la historia, ya sabemos que algo va a pasar porque, como acabamos de ver, Coco es alguien que tiende a meterse en líos y resulta que las pasajeras del carruaje son clientas de la tienda de la madre de Coco. 

Qifrey

El carruaje y el afán que tiene Coco por la magia la hacen bajar al atelier de su madre, donde casualmente conoce Qifrey. Él no es precisamente un pasajero del carruaje y el porqué está allí no es algo que parezca tener importancia (¿será casualidad?), pero es bajo su mirada que empezamos a conocer la relación de nuestra protagonista con su madre: la niña se ofrece a ayudarla a cambio de que deje ir a verla el carruaje y ella le dice que eso no es un juguete, que si lo rompe no hay quien lo arregle. Con esta corta conversación se nos aclara que la madre conoce de sobra las cualidades de su hija que se nos han presentado en la escena anterior: no deja de fantasear y es tan torpe que es probable que la acabe liando.

 

Tras ver a Coco trabajar, Qifrey queda maravillado por su capacidad de concentración y el cuidado que pone a sus tareas y lo compara con la magia. Entonces le pregunta por qué tiene tanta fascinación por la magia. ¡Y menos mal! Siempre se agradece que haya una buena explicación tras la motivación de los personajes y parece ser que es lo que se nos está a punto de contar. A través del flashback que viene a continuación empezaremos a ver a la protagonista como un personaje mucho más profundo.

Hasta aquí la primera parte del análisis. En la segunda, veremos de qué manera todo lo que se nos ha presentado en las primeras páginas repercute posteriormente.



el autor

Brian K. Vaughan es el culpable de que esté yo aquí.

2 comentarios

  1. Para mi lo mejor de esta serie (que es de mis favoritas) es que es una chica la protagonista. Y además es una chica espectacularmente normal, con la que te puedes identificar y además afronta la vida con mucha fuerza y valor.
    Eso si que es magia.

    • Totalmente de acuerdo y el dibujo de la autora me tiene enamorado. Tengo muchas ganas de seguir viendo a ver que hace. Muchas gracias por el comentario.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Tras comenzar como una simple parodia de Conan y deslumbrar al mercado independiente con la complejidad de su segundo volumen, la colección de Cerebus tenía…