Las cosas que nos hacen temblar: extraños en tu casa

0

Bienvenidos una vez más a este oscuro rincón de Las cosas que nos hacen felices, en esta ocasión toca quedarnos en casa, comprobar que toda posible salida o entrada esté lo suficientemente bien cerrada y disfrutar de una buena película de terror perteneciente al subgénero que nos atañe para alimentar bien la paranoia.

Si no os apetece, aquí podréis encontrar otros artículos pertenecientes a la sección:

Las cosas que nos hacen temblar

 

Poniéndonos en situación

Estás con tu pareja -también puedes estar con un amigo/a o con un familiar- en una casa alquilada en las afueras, pues decidisteis que era la mejor opción para pasar un tranquilo fin de semana juntos. No contabais con que el tiempo fuera tan inestable, pero no os importa porque estáis recogidos bajo una acogedora techumbre a dos aguas. La lluvia repiquetea en las ventana y los truenos nos os dejan escuchar el ruido que se está formando por culpa de un motor que no para de rugir en el exterior. Llaman al timbre y lo que parece, a priori, una frágil joven os pregunta por el teléfono, vosotros, confiados por la portada que se os presenta, la dejáis pasar. Craso error, amigos. Los asesinos os han localizado y comienza una de las peores noches de vuestra vida y, si todo sale bien para ellos, la última. ¿Os suena el argumento? Posiblemente, ya que se trata del típico argumento que nos vamos a encontrar durante el visionado de cualquier película perteneciente al subgénero home invasion. Y de eso trata la entrada de esta semana -motivado por el reciente estreno de Los extraños: Cacería nocturna-, uno en el que vamos a adentrarnos brevemente en el subgénero, destacando todos aquellos filmes que llamaron la atención de un servidor.

Antes de comenzar os tengo que advertir que puede ser que te encuentres algún que otro spoiler en esta entrada, así que cuidado con ellos. Dicho esto, comenzamos:

No respires (2016)

Empezamos esta lista no numerada con una de las sorpresas de su año -aunque para aquellos que conocían los trabajos previos del director no lo fue tanto-, No respires del director uruguayo Fede Álvarez. En esta ocasión, el eje central de la película recae en los asaltantes y no en los asaltados. El filme nos invita a conocer a tres jóvenes ladrones que, por diferentes razones, intentarán robar en casa de una presa fácil a priori, un anciano ciego y solitario poseedor de una pequeña fortuna. Las apariencias engañan y, aunque ciego de verdad, nadie sospecharía que aquel invidente pudiera ser en realidad un retorcido psicópata capaz de hacer cualquier cosa para alcanzar sus objetivos.

Fede Álvarez es capaz de contarnos en sus 88 minutos de duración una historia, aunque sencilla, interesante y que mantiene el suspense casi en todo momento, convirtiendo la lúgubre casa en un escenario ideal en el que encerrar nuestras pesadillas. Cada rincón, cada personaje, cada situación, están medidas al milímetro y, aunque no está carente de momentos inverosímiles –muy difíciles de esquivar en este tipo de propuestas-, los giros de guión no intentan tomar el pelo al espectador y se nota que el director uruguayo tiene un pulso extraordinario para esto de la dirección. Lastima que el final –aunque funciona como un estupendo homenaje al cine slasher– no le hace justicia al conjunto. A destacar la actuación de Stephen Lang como el enigmático hombre ciego.

Crítica de No respires, la nueva película de Fede Álvarez.

The purge: La noche de las bestias (2013)

No diré que no resultó ser una decepción porque lo fue, una gran premisa destruida por un conjunto de malas ideas y uso de clichés que, por suerte, supieron arreglar, en mayor o menor medida, en sus secuelas. Esta vez la propuesta se ambienta en el futuro, un futuro distópico en el que todo está permitido durante un día al año, en ese día puedes cometer cualquier clase de crimen sin represalias. 12 horas en las que todo está permitido, incluido el asesinato. Pero no todos están dispuestos a dejar salir su lado más salvaje y prefieren encerrarse a espera que amaine la tormenta. La familia que nos presenta el filme es de estas últimas, aunque no cuentan con la cantidad de maldad que es capaz de generar la purga.

Una propuesta interesante que su director y guionista, James DeMonaco, no supo llevar a buen puerto, a pesar de los esfuerzos de sus protagonistas -un solvente Ethan Hawke y una Lena Headey no menos solvente- por sacar a flote el decepcionante resultado final. Pero ni la dupla protagonista es capaz de rescatar una película llena de malos giros de guión, carente de ritmo y con unos personajes mal dibujados y repelentes -a destacar el personaje interpretado por el joven Max Burkholder-. A pesar de todo lo malo del filme, merece estar en la lista por ser el inicio de una potable franquicia y por pertenecer al subgénero que nos atañe.

Los extraños (2008)

Esta película tiene todos los ingredientes que toda buena home invasion debe de tener: una pareja desvalida poco conocedora de lo que el destino les tiene preparado, un grupo de asesinos enmascarados dispuestos a hacerles pasar unos minutos finales de lo más desagradables y momentos de tensión propios del subgénero –a la par que casquería bien repartida-. En ningún momento vemos humanidad en los asesinos -a pesar de que la constitución física de cada uno de ellos es normal, utilizan unas mascaras totalmente inexpresivas que impiden ver algo de humanidad en ellos-, son figuras que matan sin remordimiento, sin que veamos racionalidad en sus acciones, como depredadores acechando a sus presas, sin motivaciones aparentes más allá de la de provocar daño al prójimo.

Si podéis echar un vistazo al filme, os lo recomiendo, no tiene una duración excesiva -unos 85 minutos-, es intrigante y tiene unos antagonistas inquietantes que hacen todo el trabajo por los protagonistas. Si preguntan por Tamara, ni se os ocurra abrir la puerta.

 

Tú eres el siguiente (2011)

En esta ocasión vamos a degustar los mismos ingredientes pero con variaciones que van a hacer de este plato algo único: una familia más numerosa, unos asesinos con mascaras de animales y una singular “presa” que sorprenderá a todos aquellos que le hayan dado una oportunidad al filme. A diferencia de The purge: La noche de las bestias, en ésta nos vamos a encontrar personajes bien dibujados y que van más allá de ser una simple victima -destacando la más que solvente labor de Sharni Vinson como Erin-, situaciones gores pero que no pretenden ser demasiado escandalosas, más “elegantes” y unos giros de guión impropios del género hasta entonces. Un filme valiente, con buenas ideas y con una atractiva dirección de Adam Wingard -quien más tarde firmaría la desastrosa versión estadounidense de Death Note-.

Funny Games (2007)

La mejor de la lista sin ninguna duda, tan buena que ocuparía el primer puesto si se tratara de un top numerado. A pesar de que existe una versión anterior –dirigida por el mismo director diez años antes– que es prácticamente igual que su versión de 2007, merece la pena ver como el director se maneja en la peculiar labor de copiarse a sí mismo. Michael Haneke es un director que no se conforma con seguir la plantilla utilizada en este tipo de propuestas, quiere utilizar los ingredientes pero para realizar un plato totalmente nuevo con los mismos. La reacción de las victimas, el comportamiento de los asesinos, la puesta en escena y los acontecimientos que se irán desencadenando a raíz de las acciones de los personajes, tienen un gusto añejo pero nuevo a la vez -si no tenemos en cuenta que es un remake y por lo tanto pierde parte de esa frescura-.

Si te gustó la original, ¿por qué no te iba a gustar esta? Tiene todo lo bueno de la original y cuenta con una inspirada Naomi Watts que da rienda suelta a todo su potencial interpretativo -también es meritorio el trabajo que hace Michael Pitt-. Supongo que el planteamiento y el reparto de actores son motivaciones suficientes para que el escéptico espectador le de una oportunidad.

Y tras este breve repaso toca despedirme hasta la próxima entrega de Las cosas que nos hacen temblar. Sed buenos y, repito, comprobad bien las cerraduras antes de iros a dormir, si es que podéis. Hasta la próxima y que seáis muy felices.



el autor

Historiador en proceso. Mente inquieta. Amante de todo lo relacionado con comics, series, cine y literatura, no hago distinción entre ellos a todos los quiero por igual. Actualmente comparto con vosotros las cosas que me hacen feliz. Cambio y corto.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Las ediciones de lujo de Medusa Cómics suelen ser muy acertadas. Recuerdo las ediciones integrales de Armor Hunters o de Book of Death que son magníficas. También…