InicioCineLas cosas que nos hacen temblar: muñecos y el cine de terror

Las cosas que nos hacen temblar: muñecos y el cine de terror

Bienvenidos una vez más a este tétrico rincón de Las cosas que nos hacen felices. En esta ocasión he decido hablaros de una tendencia dentro del cine de terror que siempre me ha llamado la atención como fan del mismo, traer a la vida muñecos/as para convertirlos en sádicos asesinos. Y siempre me ha llamado la atención por tener un planteamiento más que peculiar, porque un pequeño asesino fabricado en China es algo, como mínimo, curioso de visionar, ¿no creéis? Bueno, vayamos a lo importante, en este artículo me voy a centrar en esos muñecos que han dejado su polvorienta huella en la larga carretera que es el cine de terror y en intentar averiguar de dónde surge ese interés de los estudios de cine de traer a la vida objetos inanimados para convertirlos en monstruos.

Antes de empezar podéis echar un vistazo al resto de entradas relacionadas con esta sección de nuestro sacrosanto blog:

Sin más dilación, empezamos.

Para más artículos de esta sección consulte el siguiente enlace: Las cosas que nos hacen temblar.

Pesadillas infantiles

Siempre he pensado que era más o menos lógico que el miedo aflorase en algunos niños/as tras ver con horror la expresión de algunos de esos muñecos diseñados para lograr totalmente el efecto contrario del que realmente consigue, y es que hay muñecos realmente terroríficos que pueden quitar a cualquier crio/a las ganas de dormir mientras el susodicho objeto permanezca en su cuarto, observándolos impasiblemente desde una silla de madera.

Es que por increíble que parezca es un tema de hondo calado dentro de los círculos del ocultismo, la magia y del misterio en general. No es algo inventado dentro del mundo del celuloide, existen decenas de relatos parecidos entre sí que han inspirado a muchos de los filmes de los que voy a hablar a continuación. Casos como el de Okiku en Japón o el de Pupa en Italia ejemplifican lo anteriormente expuesto, casos en los que el vudú, la fuerzas místicas o la transmigración de las almas tienen mucho que contar.

En el caso de Pupa en concreto, por ejemplo, dicen que la muñeca es capaz de dirigir la mirada por si sola, que es capaz de mover sus extremidades con autonomía y todo porque cuentan que el alma de su dueña encontró en Pupa un recipiente ideal para postergar su vida terrenal. O el caso de Caroline en Salem, Massachusetts (Estados Unidos) que debido a su antigüedad se encuentra poseída por tres tipos de espíritus distintos que se pugnan el control de la muñeca, esa es la justificación que le han dado a las extrañas manifestaciones un grupo de investigadores paranormales estadounidenses. Otro caso de especial importancia por la cercanía en el tiempo es el de la muñeca encontrada en 2014 en Singapur, encontrada por los residentes apoyada en un árbol con una cinta que tapaba su cara. Lo escalofriante del asunto es lo que ponía en dicha cinta, Bismillah, un conjuro en árabe que sirve para alejar a los posibles espíritus malignos. Y como éstos, muchos otros casos que han servido de trampolín para la llegada de estos escalofriantes casos al cine.

Lo único que nos queda por pensar de todo este asunto es en su veracidad. La verdad es que es difícil creerse cualquiera de estos inusuales relatos ya que no hay nada científico en ellos aunque pretendan demostrar una verdad aparente por lo que, tanto éstos como otros casos de índole paranormal, hay que tomárselos desde una perspectiva escéptica. Bueno, cada uno es libre de creer en lo que quiera pues escribo estas líneas para enfocar este tipo de casos dentro del mundo del entretenimiento no para juzgar su veracidad. Vamos con la lista y, por si acaso, guardad bajo llave las/os muñecas/os más feos que tengáis por casa.

Chucky

¿Chucky?

La imagen que encabeza esta parte del artículo es una de las más recientes que he podido encontrar de Robert, el muñeco diabólico, el culpable de que el popular Chucky exista en el mundo del entretenimiento. A finales del siglo XIX, un niño oriundo de Florida recibió como regalo este peculiar muñeco (dicen que hecho por una esclava venida desde las Bahamas), lo que no sabía la inocente criatura es lo que se escondía en su inanimado amigo. El muñeco parecía realmente cobrar vida, aparecía en lugares extraños y atemorizaba al niño hasta el punto de no dejarlo dormir. Sus padres, hartos de esta situación, quitaron el muñeco de la vista del niño. Pero la pesadilla no acabó ahí, la gente evitaba la casa de la familia, corrían rumores de que estaba encantada y que sucedían cosas extrañas en la misma constantemente. Cuando el niño, ya anciano, murió en 1972 el muñeco aún seguía con él y la familia lo donó a un museo donde aún hoy día se exhibe. Probablemente se exagera la leyenda para atraer al mayor número de visitantes posibles.

Robert inspiró a Don Mancini para crear a Chucky durante la década de los 80, creando así una de las franquicias más longevas (y rentables) de la historia del cine de terror (un total de 7 películas con otra más que nos viene en camino). La historia es bien conocida, un delincuente de nombre Charles antes de morir consigue introducir su alma en un muñeco con la intención de utilizarlo como recipiente temporal. Huelga decir que no es una película de terror al uso, suele tirar más por la vía de lo cómico, lo que le da personalidad a la saga en conjunto.

A modo de curiosidad, existen dos películas sobre Robert en las que el susodicho guarda un parecido sospechoso con la Annabelle cinematográfica. Así me gusta, tomando nota de las tácticas de The Asylum.

Billy

James Wan es para mi uno de los mejores directores que hemos tenido durante los últimos 15 dentro del género de terror, no solo por su capacidad de salirse un poco de la media sino también por el acabado de calidad con el que dota a sus películas, dándoles identidad propia (aunque a veces le de por abusar de los jump scares). Billy aparece en una de sus películas menos conocidas y que, hasta el día de hoy, no ha gozado de ninguna secuela bautizada en España como Silencio desde el mal (2007). Billy es uno de los muñecos de la colección privada de una ventrílocua de nombre Mary Shaw que llegó hasta tener 101 muñecos conformando la misma. ¿Qué encontraréis en el filme? Pues muchos elementos distintivos del director, jump scares, una buena atmosfera, una historia sencilla pero con un final inesperado (recurso que se ha bautizado como dead end)  y, en general, entretenimiento del bueno que es por lo que vemos este tipo de cine, para entretenernos pasando un poco de miedo.

Puppet Master

Pasamos a hablar de otra longeva saga dentro del mundo del cine de terror, y lo es tanto que cuenta en su haber un total de 11 películas. La primera película estrenada en 1989 fue bautizada en España con el nombre de El amo de las marionetas y nos cuenta la historia de un titiritero llamado André Toulon que descubriendo una antigua formula mágica de origen egipcio decide dar vida a sus muñecos, cuando se da cuenta del error que ha cometido se quita la vida pero el daño ya está hecho. Ésta y sus secuelas son el ejemplo de que un conjunto de películas pueden ser rematadamente malas y conseguir, a su vez, que les cojas un cariño especial por lo mismo (aunque huelga decir que la primera es la menos mala, incluso resulta entrañable), y es que el buen cine está bien para maravillarnos con su calidad y buen hacer pero las risas que nos dan las cutradas también son necesarias para el cinefilo medio.

Debido al éxito que tuvo en los videoclubs de todo el mundo se rodaron más secuelas a cada cual más peculiar y estrambótica, como ejemplo de esto último podemos apreciar que se desarrollaron una serie de precuelas ambientadas en el escenario de la Segunda Guerra Mundial mezclando a los susodichos muñecos con nazis. Combinación ganadora sin duda alguna. Una genialidad que debéis ver por lo absurdo del planteamiento y su ejecución, las risas están aseguradas.

Una galería de lo más variopinta

Fats

En el año 1978 se estrena en Estados Unidos una película de terror de nombre Magic y bautizada en España como Magia (El muñeco diabólico) para que quedara bien claro de que va, no vaya a ser que la gente se lleve una sorpresa al entrar a verla (un recurso muy español a la hora de localizar películas). La película cuenta, sobre todo, con la fuerte presencia de un magnífico Anthony Hopkins que carga por completo a hombros toda la película, dejando una fuerte impronta en el cine de terror o suspense mucho antes de que decidiera merendarse a la gente. La película nos cuenta la historia de Corky, un joven mago que utiliza en sus espectáculos a un simpático muñeco de nombre Fats con el que consigue bastante éxito, lo que le motiva a seguir utilizándolo. Más tarde, el muñeco parece cobrar vida propia y empieza a utilizar a su dueño para ejecutar los más terroríficos actos. La película gozó de un éxito relativo y casi hace ganar al bueno de Hopkins un Globo de Oro por su interpretación, muy merecido pero que no ganó.

Os dejo una escena para que veáis que no exagero en lo que digo de Hopkins, cuidado con los spoilers.

Annabelle

Y para terminar, vamos a hablar de la que me inspiró a ponerme a redactar esta nueva edición de la sección, la muñeca más famosa de los últimos años dentro del cine de terror, Annabelle. Como todos sabéis las películas están basadas en hechos reales (aunque con muchas licencias), la muñeca Annabelle existe realmente aunque dista mucho de parecerse a la que vemos en el cine.

Os lo dije, se parece como un huevo a una castaña

Pero no da miedo, no logra el impacto que buscaba Wan y su equipo en la primera película de la saga Expediente Warren. La historia que nos atañe es la de la muñeca real, no era extraño encontrar juguetes muy parecidos a Annabelle ya que pertenecía a una famosa línea de muñecas de nombre Raggedy Ann (tal era su popularidad que incluso tuvo serie televisiva) por lo que en 1970 tener una de estas era muy atractivo para un coleccionista o para una aficionada a las muñecas ya que en ese mismo año la popularidad y las ventas de las mismas comenzaron a descender en picado. Ese mismo año una joven estudiante de enfermería recibió como regalo la muñeca que podéis ver más arriba, la famosa Annabelle, hecho que recibió con alegría ya que le gustaban las muñecas de esa línea en particular. Pero no recibiría con tanto entusiasmo lo que pasaría en los días consecutivos, mensajes fatalistas, sucesos extraños, pesadillas y paranoia. Toda esta mezcla de fatalidades llevó a la joven a ponerse en contacto con el famoso matrimonio Warren que la guardó en una urna de cristal en su museo en Connecticut exhibiéndola desde entonces. Hay que decir que los mismos han recibido numerosas críticas de escépticos por comercializar sus “descubrimientos”, exponerlos y no conservar testimonios más allá de lo que ellos puedan ofrecer. Cada uno que se lo tome a su manera.

Existen dos películas en las que forma parte del eje principal de las mismas y una en la que aparece como un misterio más. A falta de ver la segunda parte he de decir que la primera me pareció una forma vulgar de exprimir la gallina de los huevos de oro, no inventa nada nuevo e incluso se hace absurda por momentos. Una perdida de tiempo.

Bueno, hasta aquí este repaso por aquellos muñecos/as que me han parecido más oportunos de señalar para ejemplificar en que consiste este subgénero dentro del cine de terror. Sed muy felices e intentad dormir bien, si es que podéis. Hasta la próxima.

Antiguo Colaboradorhttps://www.lascosasquenoshacenfelices.com
Antiguo colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS