Las series que nos hacen felices: Boston Legal

0

¡Orden en la sala querid@s internautas! En mis últimos análisis de series para esta sección hablé de Me llamo Earl, y también de Oliver y Benji. Hoy he decidido aportaros mi visión sobre una de mis series favoritas de todas cuantas he visto. Dicha serie es….Boston Legal. Creada en el 2004 por David E.Kelley (creador entre otras de El abogado, Ally McBeal, Picket Fences o Mr. Mercedes), Boston Legal duró 5 temporadas. Sus 101 episodios siempre me han sabido a poco teniendo en cuenta el modo en que me embrujó esta serie, que sigue siendo una gran desconocida a día de hoy.

¿Mola eh?

En su día pasó sin pena ni gloria por la televisión española, siendo cambiada constantemente de días y horas de emisión. De hecho apenas pude ver unos pocos capítulos con tanto meneo en la parrilla televisiva. Pero gracias a esos pocos episodios que me dejaron tan buen sabor de boca, con el paso del tiempo terminé viendo las cinco temporadas de la serie, y qué enorme satisfacción. Siempre que alguien me pide una recomendación para ver una serie, automáticamente una de las primeras que digo es Boston Legal. Da igual si no te gusta el mundo de la abogacía, porque te gustará el trasfondo humano de cada uno de los capítulos de la serie. Te atrapará el sentido de la lealtad y la amistad que comparten Alan Shore (James Spader) y Denny Crane (William Shatner), las situaciones cómicas y delirantes que tendrán lugar dentro y fuera del prestigioso bufete de abogados Crane & Poole & Schmidt, y la feroz crítica a la propia sociedad americana de aquel entonces, que no ha cambiado tanto como pueda parecer.

Una de las primeras cosas que me atrajo para darle una oportunidad a la serie, fue ver a James Spader y William Shatner al frente del reparto, dando vida a la inolvidable pareja de amigos y abogados Alan Shore y Denny Crane. ¿Acaso no os atraería ver al mítico capitán James T.Kirk de Star Trek haciendo de abogado? Pues eso fue lo que pensé yo, que iba a ser de lo más interesante ver al amigo Shatner sentado en el estrado como abogado, en lugar de estar en la sala de la Enterprise. Y en ese sentido las pocas ocasiones en las que el personaje ejercía su trabajo (y me refiero a pocas porque, aunque era un abogado legendario, padecía una enfermedad que le iba afectando a la cabeza), eran bastante divertidas y agradables. La mayor sorpresa de la serie es no solamente el papel de Shatner, sino el inmenso trabajo interpretativo de James Spader como el charlatan, excéntrico y mujeriego Alan Shore, uno de los mejores abogados que yo haya visto en la ficción. 

Posad serios que no sepan lo locos que estamos.

Mi mención a esos dos actores no quiere decir que el resto de personajes que los acompañan en las 5 temporadas sea olvidable, para nada. De hecho creo que una de las mayores virtudes de Boston Legal es que, aunque hubiera baile de personajes en algunas temporadas, siempre se hacían buenas incorporaciones. Al final lo importante era que, se llevasen mejor o peor los integrantes del bufete Crane & Poole & Schmidt, siempre se tenía la sensación de que eran una familia. 

Es cierto que Boston Legal atraerá más a quienes disfruten viendo series de abogados, sean más serias o cómicas, pero no seáis extremistas, dadle una oportunidad, la merece sobradamente. Por poner dos ejemplos del mismo creador, Boston Legal es el equilibrio entre la seriedad de El abogado, y el surrealismo de Ally McBeal. Ya mencionaba anteriormente que es seria cuando toca serlo, cómica cuando hay que sacar unas carcajadas, y entrañable cuando debe serlo. Por eso sus 5 temporadas siempre me supieron a poco. Menos mal que, a diferencia de otras series canceladas sin poder tener un capítulo de cierre, Boston Legal tuvo un broche de oro, fiel a lo que venía desarrollando en las últimas temporadas. 

Voy a ganar el juicio y lo sabes.

Así que, aunque suene repetitivo, dadle una oportunidad a esta magnífica serie. A día de hoy, exceptuando algunas tramas y/o juicios referentes a sucesos que pasaban en los años de su emisión, se mantiene muy fresca y no ha perdido un ápice de su encanto. 

Y esto es todo por hoy. ¿Y vosotr@s, habéis visto alguna vez esta serie? ¿Qué os pareció? ¿Vais a darle una oportunidad? 



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en el fanzine "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. Hoy hablaremos del cómic de Julian Voloj y Thomas Campi que nos…