Las series que nos hacen felices: Oliver y Benji

4

En una entrega más de esta sección, en la que me gusta analizar series de dibujos animados (la última fue Tortugas Ninja Mutantes Adolescentes) o acción real (la última fue Me llamo Earl), he decidido hablaros de una serie que seguramente ha formado parte de nuestras infancias y de las de muchas personas. Dicha serie es….¡Oliver y Benji!

En este enlace puedes ver todos los artículos de Las series que nos hacen felices

Y como no se me ocurre mejor manera de empezar el análisis, voy a ser fiel a mi costumbre de dejaros el vídeo con la intro de la serie. ¿No os sentís invadidos por una profunda nostalgia?

Seguro que más de una generación ha crecido viendo en la televisión estos dibujos, adaptación del manga Capitán Tsubasa de Yoichi Takahashi. Y por qué no decirlo, a más de uno se le habrá puesto el corazón en un puño, cuando el balón de fútbol tardaba una eternidad en ir a la portería desde que cualquier jugador importante chutaba. Lo cruel era que a veces un sólo capítulo podía durar lo que ese disparo en ir a puerta, o a veces te cortaban el capítulo con el balón sobrevolando el aire. Qué forma de jugar con la tensión de los telespectadores infantiles ja ja ja.

Quiero remarcar el hecho de que esta serie de Oliver y Benji a la que le estoy dedicando este artículo, es la originaria, creada pocos años después del manga que adaptaba. Esto lo digo porque se trata de una serie a raíz de la cual se hicieron algunas películas de animación y reboots, pero para mí es la más importante de todas. La única que he visto, dicho sea de paso, pero me quedo con el grato recuerdo que me dejó en su día y que la convirtió en uno de los pilares televisivos de mi infancia.

Tú y yo somos los protagonistas, no te olvides.

Pues bien, Oliver y Benji fue creada por Hiroyoshi Mitsunobu  en el año 1983, y se emitió hasta 1986. En esos 3 años de vida, nos dejó un legado de 128 episodios. Puede ser mucho o poco bagaje según se mire, pero el suficiente para dejar una huella imborrable en muchas generaciones de espectadores infantiles (y algunos no tan infantiles).

¿Qué nos contaba Oliver y Benji? Todo empezaba cuando Oliver Atom y su familia se mudaban a una nueva ciudad. El chico tenía la ambición de jugar al fútbol en el mejor equipo de la ciudad, donde militaba el gran portero Benji Price, pero pronto Oliver se daría cuenta de que para llegar hasta ahí, deberá recorrer un largo camino. No sólo se trata de ir a la escuela y realizar todos sus deberes, sino de sacrificarse al máximo para llegar a ser un gran jugador. A fin de cuentas, el talento por sí sólo no basta, y esa es una de las lecciones que se aprenden a lo largo de esos 128 episodios. Y como el sueño de Oliver es jugar en el campeonato nacional de fútbol, tendrá que jugar muchos partidos hasta lograrlo.

¡Vamosssss!

Será en toda esa experiencia en la cual logrará formar equipo con Benji, conocer a un montón de chicos que no sólo serán compañeros o rivales de equipo, sino que se terminarán convirtiendo en amigos (al menos en su mayoría). Entre esa lista, y por mencionar un pequeño grupo, Oliver cruzará su camino con el entrañable Bruce Harper, el carismático Tom Baker, el competitivo Mark Lenders, el portero saltarín Ed Warner, el líder Julian Ross, el combativo Phillip Callahan, los traviesos gemelos Derrick, o el motivador Dani Melow.

Así que el talento que Oliver irá demostrando será tan proporcional al número de personas que irá sumando a su lista de amistades. Tendrá que enfrentarse a duros rivales, pero una de las cosas que más les diferencia de todos, por encima de los motivos que hacen que cada uno juegue al fútbol, es la ilusión. Oliver Atom tiene esa ambición de convertirse en una estrella del fútbol, y aunque sufrirá momentos de bajón cuando vea esa meta inalcanzable, logrará salir adelante con la ayuda de sus amigos. Si Oliver es el talento, el otro emblema de la serie, Benji Price, es la superación. Esto lo digo porque a lo largo de la serie, Benji sufrirá una lesión que, le guste o no, le pondrá en serios problemas para seguir practicando el deporte que ama. En sus manos quedará, no sólo evitar los goles del rival, sino salir adelante en su situación.

Eh, no empujéis que cabemos todos.

En definitiva, Oliver y Benji es una serie que retrata un aspecto diferente del mundo del fútbol. Esto no va de balones de oro, pichichis, dinero ni arbitrajes. Es una serie de enseñanza a través del deporte. Porque cuando uno es joven y practica algún deporte, sea fútbol o cualquier otro, no debe olvidar sus orígenes, ni debe subir a la cima pisando a quien intenta llegar también hasta ella. Es más fácil lograr los sueños cuando se cultivan la amistad, el respeto, la humildad y otra serie de valores que muchas veces se dejan de lado en pos de la competitividad.

Y eso es todo por mi parte. Tanto si habéis visto esta serie como si no, será un placer responder los comentarios que queráis dejar. ¡Hasta otra!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en el fanzine "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

4 comentarios

  1. Obra maestra. Acaba de estrenarse el reebot de 2018 con muy buena pinta. Y yo no paro de jugar al Tsubasa de play Store. Un lujo.
    Saludos, buen trabajo.

    • José Carlos García el

      Saludos Hyuga, esta serie dejó un legado tan grande que no me sorprendería que haya más reboots en décadas venideras jeje. No conocía el juego que mencionas pero curiosearé al respecto. Gracias por tu visita y tus amables palabras. ¡Otro saludo y vuelve cuando quieras!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Medusa Cómics, la editorial que publica Valiant en España ha decidido sacar la nueva colección de Ninjak (Ninja-k) en grapa después de publicar la anterior colección…