Las series que nos hacen felices: Walter Melón

0

¡Hola una vez más gente! Hacía un tiempo que no volvía a hablaros de una serie de dibujos, y ya tocaba hacerlo, en especial si se trata de una que espero que a más de una persona le despierte recuerdos positivos si la conoce. No quiero perder la oportunidad de recordaros que mis dos últimas contribuciones a esta sección de las series que nos hacen felices fueron Colombo y Ash vs Evil Dead, las cuales podéis leer clickando en los títulos. Pues bien, mi elección de hoy, de la que a continuación os dejo el vídeo de la introducción, es la del héroe de alquiler… ¡Walter Melón!

Es posible que sea una gran desconocida porque no se emitió en muchos canales y apenas goza de reposiciones, al menos en cuanto a los canales españoles, pero Walter Melón es una serie que adapta libremente la historieta franco-belga de Aquiles Talón del artista Michel Regnier, más conocido como “Greg”. Emitida por primera vez en 1997 y por última en 1998, esta serie de dibujos llegó a los 52 episodios. ¿Pocos, muchos? Como en muchas cosas, la respuesta depende de si, en caso de que la hayáis visto, os gustara o no. En cualquier caso, uno se lo pasaba bien viendo las aventuras de Walter Melón junto a su ayudante Erastus Bitterbug.

¿De qué va esta serie? Walter Melón es un héroe de alquiler que se gana la vida sustituyendo a superhéroes de verdad. Cuando éstos no podían estar en activo por distintas razones (por estar enfermos o haber tenido algún tipo de accidente), contrataban los servicios del bueno de Walter, un tipo gordito con una nariz tan larga como la del Pinocho más mentiroso, y que además tenía una suerte de campeonato. Y claro está, tanto Walter como Bitterbug, una vez que reemplazaban a sus clientes, debían hacer frente a los enemigos de turno o las amenazas que surgían durante la sustitución.

¿A quiénes reemplazaba Walter? La lista es larga y famosa, pero hemos podido ver a nuestro rechoncho y simpático protagonista sustituyendo a Batman, las Tortugas Ninja, Superman, al Zorro, a Luke Skywalker, a alguno de los Power Rangers o los Mosqueteros, e incluso a personajes como James Bond o Fox Mulder, y eso por citar tan sólo a algunas de las sustituciones más golosas que se ven a lo largo de la serie.

¡Eres mi héroe Walter!

La experiencia de ver estos dibujos era divertida, porque realmente tenían esa finalidad en sus comienzos, al margen de que terminaran introduciendo personajes históricos para incorporar  un carácter más educativo a las vivencias de Walter y Bitterbug. Tanto en sus comienzos como en el final merecía la pena. ¿Acaso no es llamativo ver desfilar por cada capítulo a personajes del cómic, el cine, las series o la historia? Si además de ello se aprendía un poco, pues fantástico. La única pena, al menos en mi caso, es que esta serie desapareciera casi por completo de la parrilla televisiva española pocos años después de ser novedad. Entiendo que hay tantas y tantas opciones para emitir en televisión en cuanto a dibujos animados, que es imposible que todas las series que hemos visto y nos han gustado sigan gozando de su protagonismo en pantalla.

Y como en esta sección me apetece volver a hablar de series que a día de hoy parecen olvidadas o sobre las cuales las nuevas generaciones no conocen su existencia, me parece que ya tocaba darle su momento de gloria a Walter Melón. Es cierto que los capítulos seguían un esquema similar, y que el villano de cada personaje al que sustituyen Walter y Bitterbug es el mismo personaje con distinto papel, pero cuando uno es niño y disfruta con algo, no creo que se coma el coco valorando las ventajas o desventajas de que una serie repita esquema en cada nueva aventura. A fin de cuentas, con el recuerdo de esta serie me viene una sonrisa al rostro, y eso me parece que es un buen botín habida cuenta de la cantidad de años que han pasado desde que la vi cuando empezaban a emitirla en televisión.

¡Aquí sólo hay sitio para un Robin Hood!

Y esto es todo por mi parte, espero que para las personas que hayan visto esta serie le hayan venido a la mente algunos recuerdos positivos de la misma, y respecto de las personas que no la han visto pero tengan curiosidad después de leer el artículo, les animo a darle una oportunidad y buscarla por internet. Si queréis compartir cualquier impresión no dudéis en dejar un comentario que os responderé en cuanto pueda. ¡Hasta otra!



el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en el fanzine "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Buenos días Whovians y curiosos de Doctor Who, la serie de ficción más longeva de la historia. En Las cosas que nos hacen felices os traemos otra semana más…