One Piece 941, una inesperada revelación

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, del capítulo 941 del manga. Estamos ante una secuela completamente directa del anterior. Si en el 940 descubríamos la historia de Tonoyasu, aquí conocemos su verdadera identidad. No resulta un capítulo demasiado interesante, lo que confirma que estamos en uno de los momentos más tranquilos del arco. Comencemos.

Tonoyasu es atrapado

Recordemos que en el anterior capítulo nos contaban parte de su historia, sus tragedias. Tonoyasu vendió a su hija y el dinero lo usó para ayudar a la gente del pueblo. Una persona preocupada por los demás. Pero resulta que detrás de esa identidad sonriente, burlona y buena hay otra, está el nombre de un individuo con gran relevancia dentro de la historia de Wano.

El capítulo empieza con el anuncio a Orochi por parte de uno de sus subordinados de que Tonoyasu ha sido capturado. Pero se refiere a él como Ushimitsu Kozu. Sin embargo, Orochi no quiere escuchar, solamente quiere utilizar su tiempo lamentándose por la pérdida de Komurasaki. Su cara cambia en el momento en que su subordinado revela el secreto, la identidad verdadera de ese personaje que un primer momento me pareció tan repelente y sobrante en un arco como este (aunque ya sabemos que sea el arco que sea Oda siempre mete personajes de corte cómico-pesado y anticlimático). A nosotros no nos es revelada hasta más adelante, pero Orochi rápidamente olvida todo lo que concierne a la cortesana y dice a su inferior que apure la preparación de la ejecución del individuo. Lo tiene como uno de los individuos más importantes del país, así que está claro que es un personaje que algo gordo esconde en su historia y que Oda nos desvelará más pronto que tarde.

Otro detalle que puede parecer menor pero que sin duda tendrá influencia posterior es que Orochi no siente rencor, o no el suficiente como para expulsarlo o asesinarlo, hacia Kyoshiro. Por lo tanto, es probable que este acabe traicionándolo en favor de nuestros aliados en algún punto del arco.

El incendio

En primer lugar, Queen se entera de la muerte de Komurasaki por medio de una llamada. No sabemos si acudirá al entierro, algo que aliviaría mucho una situación enrevesada y destinada al caos, ya que Big Mom está en camino.

En el monte de Kuri, en la base de Shutenmaru, empezó a extenderse un incendio. El causante fue un subordinado de Holdem, que si recordáis era el que tenia la cabeza de un león en la entrepierna. Ahora Shutenmaru irá a por él, lo que provocará un nuevo foco de conflicto en Wano. Si os dais cuenta, el caos está empezando en diferentes lugares, poco a poco, lo que acabará en un conflicto de niveles descomunales. No esperábamos menos del arco con más expectativas de todo One Piece.

La verdadera identidad de Tonoyasu

Brook se encuentra con Zoro, Komurasaki y O-Tama y les da la noticia de que Tonoyasu ha sido atrapado. O-Tama dice que es su padre, todos se sorprenden y comienzan a correr hasta el lugar donde será ejecutado. Allí nos transporta Oda, donde también está el cadáver de Komurasaki a punto de ser incinerado. Es revelada en ese momento la verdadera identidad de Tonoyasu. Es el señor Yasuie, un señor feudal que servía al clan Kozuki junto con el señor Oden. Señor feudal de Hakumai, Yasu el Erizo. Y resulta que era un hombre muy serio y estricto, algo muy diferente a lo que es ahora. Está claro que el tiempo lo ha cambiado, pero… ¿cómo sería antes?

El capítulo termina con un habitual cliffhanger, en el momento en que Yasuie (llamémosle así ahora) se dispone a darle un mensaje a Orochi.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 942, en el ínterin, sed felices



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffdecine

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, aspirantes a un paso seguro al Valhalla, al penúltimo capítulo de la segunda temporada de American Gods. Si las Valkirias no os han ofrecido…