One Piece 958-960, Oden

0

Bienvenidos una vez más, fieles adeptos de Oda, a un nuevo análisis de One Piece. En esta ocasión, de los capítulos 958, 959 y 960 del manga. Estamos ante una trilogía de capítulos que nos relatan, en menor parte, fragmentos de la vida de Roger, y en su mayor medida, me refiero al 960 concretamente, al pasado de Oden. A grandes rasgos continúa avanzando en lo que está siendo el principio del fin de Wano (aunque existe la sospecha de que se alargará bastante más con giros de guión propios de Oda). Comencemos.

Oden con Roger

Empezamos viendo a la tripulación de Roger, él incluido, saludar a Oden, que parece que acaba de presentarse ante ellos, y le dan las gracias por acompañarlos. Suponemos que éste fue el momento en que Oden, que acababa de escapar de Wano, se unía a la tripulación del Rey de los Piratas poco antes de su llegada a Raftel. A continuación todos brindan ante la promesa de Oden de que abrirá las fronteras de Wano al mundo, cosa que como sabéis no llegó a cumplir, pero que, suponemos, sí hará Luffy con la ayuda de los vainas rojas y demás aliados que continúan la estela ideal del samurái.

Unos 25 años después Oda nos traslada al presente, en Wano, dando inicio al Tercer Acto, que imagino, será el último del arco. Orochi, junto con parte de sus subordinados, parte a Onigashima con motivo de la celebración anual. Un indicio más de que nos espera una auténtica barbaridad de batalla.

Los vainas rojas desesperados

Llueve a mares, la tormenta con la que los vainas rojas se han topado en el puerto es brutal, y como sabéis, están solos. No hay ningún barco. Nadie los estaba esperando. ¿Qué ha pasado con el resto? ¿No se suponía que era ése el momento? Kinemon, desesperado, grita al Den Den Mushi, que no funciona. No puede soportar la carga que significa saber que tras 20 años de espera (un viaje al futuro en su caso), llegado el momento, el plan se venga abajo, que nadie aparezca en el lugar. Pero Inuarashi no se da por vencido. Coge una humilde embarcación que encuentra allí con la idea, podemos suponer, de llegar a Onigashima de todos modos, subido en esas tablas con la tormenta inhumana que los cubre y el impresionante oleaje que los separa de su destino.

Entonces Oda nos explica qué ocurrió, por qué el plan no salió según lo previsto. Pero antes de nada cabe destacar las impresionantes armaduras de samurái que visten Luffy, Brook y Chopper (maravilloso dibujo de Oda, que está sin lugar a dudas en su mejor momento como artista).

Entonces Luffy comenta algo que nosotros mismos nos llevamos preguntando bastante tiempo: Si Big Mom ya ha llegado a Wano, ¿dónde está Jimbei? Evidentemente, Luffy cree que está vivo y que vendrá. Yo opino lo mismo, el optimismo con el que Oda ha impregnado estas viñetas me hacen pensar en ello. No es el momento para que Jimbei muera.

Unos subordinados de Kaido / Orochi con la capacidad de volar (supongo que serán usuarios de las Smile) bombardean desde el cielo el Sunny. En Whole Cake, Oda nos había hecho creer que el barco había sido destruido, pero nada más lejos de la realidad, todo había sido un cliffhanger pretendidamente falso y el Sunny estaba en perfecto estado. ¿Se habrá destruido esta vez realmente? No me atrevería a contestar, pero tiene pinta de que esta vez no va a salir tan bien parado.

Esa fue una de las órdenes de Orochi, que conociendo el plan de los aliados, decide tomar medidas drásticas. Efectivamente, los motivos por los que los vainas rojas estén solos son: Los puentes han sido destruidos y ¿parte? de la flota también. Mientras tanto, los leales aprendices de Oden se proponen a ir a Onigashima solos a intentar ganar con todas sus fuerzas.

La juventud de Oden

El último capítulo deja el Wano del presente a un lado para centrarse en la juventud de Oden. Después de hacernos una presentación de sus “travesuras” más cercanas, irá a crímenes que cometió casi desde su nacimiento hasta los 18 años. Y entre tanto, se va generando una mini-historia que probablemente tenga su desenlace en el próximo o próximos capítulos: el robo de un cerdo sagrado que ¿invoca? al cerdo gigante “montaña”. Somos partícipes del pasado de un Kinemon rebelde, maleducado y criminal; podemos ver a Hyogoro en la plenitud de su vida (sí, al viejo que conoce Luffy en la prisión), y conocemos, por último a Denjiro, el vaina roja que no conocíamos hasta ahora. Algunas teorías apuntan a que es el padre de Kuina y otras a que es Scopper Gaban.

Una historia menor llena de referencias que cubrirá varios capítulos, seguramente, antes de la gran batalla de Wano, o de lo que esté por venir.

Y hasta aquí el análisis de esta semana, nos vemos en el 961, en el ínterin, sed felices.



el autor

Soy, entre otras cosas, estudiante, cinéfilo, músico y lector; escribo sobre lo que me gusta y también tengo twitter @maffde

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Disney +, la plataforma streaming de Disney que llegará a España y gran parte de Europa el 31 de marzo de 2020, y que llega…