Porqué Shingeki No Kyojin ha muerto

2

Buenas queridos lectores, y bienvenidos a esta nueva entrada donde hablaremos de cómo Shingeki No Kyojin no es lo que era, sin meternos a calificativos ni a hacer juicios de valor. En primer lugar, aclararé que como lectora del manga me estoy refiriendo a él en todo momento y que por lo tanto no me hago responsable de los posibles spoilers que haya a continuación, que aún no han llegado a ocurrir en el anime. Si continúas leyendo es bajo tu responsabilidad. Una vez aclarado esto, comencemos.

Lo primero es lo primero, y quiero que se sepa que no considero que SNK haya perdido su encanto y su fuelle por su calidad, sino porque simplemente ha arrasado con todo lo que era y lo que le hacía ser así. Como lectora y fan, me siento completamente desligada al sentimiento que esta serie se encargaba de generarte: de pertenencia a la humanidad, de tensión, de aventura. Como si de la clásica invasión de extraterrestres se tratase, el tener un enemigo común a toda la humanidad y las tremendas injusticias que estos monstruos ejercían sobre la misma era lo que te inspiraba esa pasión para recuperar lo que era tuyo por derecho: el derecho a la libertad. Ese sentimiento de reclamar lo que era tuyo en un mundo basto, lleno de posibilidades y que quedaba por explorar y comprender, por descubrir. Es decir, que el mayor encanto de la serie aunaba dos sentimientos que eran muy efectivos a la hora de vapulear emocionalmente al espectador porque son sumamente humanos: la justicia y la curiosidad.

El espectador, encarnado en la serie por Eren, por mucho a que a la gente le fastidie, es un ser pequeño e insignificante, maltratado por el simple hecho de ser humano, y maltratado a u vez, como si de una broma de mal gusto se tratase, por algo muy similar a los humanos cuyo único propósito vital es erradicarlos. Eren, además de sentir la natural curiosidad que cualquiera podría sentir por un mundo que desconoce tras una muralla, dispone de información sesgada y misteriosa sobre la historia de los humanos y titanes, y de cómo se llegó a esa situación. Y éste es básicamente el motor de SNK, la epicidad de luchar por lo que le corresponde a la humanidad, a la que el espectador pertenece, a la vez que expones un gran misterio que se debe resolver, aludiendo a la curiosidad.

Pero desde hace ya un tiempo, Hajime Isayama, autor de la obra, ha dado un vuelco tal a la obra que su encanto se ha perdido, porque simplemente la serie ya no va de lo mismo. Hemos pasado de un mundo del s.XVIII encerrado dentro de unas murallas, cuyo exterior era un mundo misterioso, inexplorado, y en el que existían criaturas casi mágicas como los titanes, enemigos de la humanidad, a un mundo del s.XX ambientado en el marco de la  Segunda Guerra Mundial, en el que las cosas ya no son misteriosas, sino dolorosamente familiares, donde el verdadero enemigo son otros humanos, con motivaciones igualmente familiares, sin magia y sin nada salvo tramas políticas entre países. Y no discuto que puedan llegar a ser buenas tramas políticas, no me malinterpretéis, aunque teniendo en cuenta las características de la serie y sus ritmos, lo dudo. Es simplemente que yo, como espectadora, siento que me han dado el cambiazo, que estoy viendo una nueva serie que literalmente me han presentado de un capítulo a otro de manera gratuita, en el que ya apenas hay misterios, y si los hay, sobre por ejemplo la existencia de dioses que otorgan poderes sobrehumanos, ya no importan. Todo lo que importa es si la venganza es el camino correcto, o sobre si los Ackerman tienen libre albedrío, que están bien traídos, no lo niego. Pero, ¿y ése mundo desconocido que quedaba por descubrir, poco a poco?¿y la lucha por la libertad que tenían los seres humanos como especie?¿y la explicación sobre qué son los titanes, porqué existen, de dónde vienen, Ymir? Lo han reducido a algo tan absolutamente burdo como una ciencia, una ciencia mecánica que ni tratan de explicar.

Quizá, y ojalá sea así, me equivoco. Quizá en los últimos capítulos consigan poner orden a toda esa tremenda maraña de información que han dado, hagan que podamos identificarnos con ella, respondan a las preguntas y quede un fantástico final, que en cualquier caso está cerca, eso es seguro. Pero hasta entonces, permitidme decir, con bastante lástima, que Shingeki No Kyojin ha muerto.



el autor

Mi nombre es Carmen, pero me llaman Kitayu. En los fríos inviernos me muevo sedienta de tinta y ocio. Bueno, a quién vamos a engañar, en verano también.

2 comentarios

  1. EL enésimo anime que en sus comienzos son brillantes y hay un momento en el que se tira de la cadena y todo se va por el water. Una pena. Algo pasa en Japón en cuanto a la gestión de éxitos o egos. Saludos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Quisiéramos dar las gracias a todos por participar y a los ganadores darles nuestra enhorabuena. Esperamos que hayáis disfrutado del concurso Podéis comprar la novela…