IniciocomicsReseñas de cómicsReseña de El invierno del dibujante. Paco Roca y los historietistas de...

Reseña de El invierno del dibujante. Paco Roca y los historietistas de Bruguera

Astiberri ha tenido a bien celebrar el décimo aniversario de la publicación de El invierno del dibujante para poner a nuestra disposición una nueva edición ampliada de la obra de Paco Roca. Poco se puede añadir sobre una obra que ganó en su momento el premio a la mejor obra y mejor guion en el Salón del cómic de Barcelona. Y que lleva vendidas la friolera de 27.000 ejemplares. No hay duda de la calidad de este cómic, pero servidor aún no había tenido la ocasión de disfrutar de él ya que no es el tipo de lectura que suele tener en la mesa, pero, aprovechando esta nueva edición he decido que ya era hora de ponerme con ella y en este artículo os voy a dar mis impresiones.

El invierno del dibujante es una obra que tiene un fin muy concreto: reflejar las condiciones de trabajo de los dibujantes en la España de finales de los años 50. Y esto es el gran atractivo de la obra. Los aficionados al cómic americano sabemos de sobra las duras condiciones de los artistas del otro lado del charco y los problemas de derechos en cuanto a la propiedad intelectual de obras y personajes que existen por allí. Pero la situación en España no era tan conocida y es un verdadero placer ver cómo la cuenta Paco Roca en esta historia.

Una vez pasada la inmediata postguerra, en España hay una industria del tebeo muy potente, siendo los tebeos una de las pocas válvulas de escape que tiene la gente para evadirse de la triste realidad que les rodea. Y dentro de esta industria, el verdadero gran coloso era Editorial Bruguera, con unas ventas que sonrojarían a cualquier editorial de hoy en día. Paco Roca nos muestra la manera de funcionar de Bruguera, una editorial para la que todos los dibujantes querían trabajar ya que era la que mejor pagaba. Pero es oro todo lo que reluce ya que también vamos a ver las condiciones reales de trabajo de los artistas, que, aunque moderadamente bien pagados para la época, tampoco es que disfrutaran de muchos derechos.

Los kioscos españoles de postguerra estaban llenos de teboos

El principal problema (como en el caso de Marvel o DC) es el tema de los derechos sobre los personajes. Bruguera era la dueña de las invenciones de las mentes de sus artistas y eso creaba bastante malestar ya que la editorial por su puesto no pagaba un duro por esos derechos y podía hacer con ellos lo que quisiera.

Paco Roca elige un acontecimiento real para poner en marcha su historia, importantísimo en la España de aquel momento, que no es otro que la marcha de cinco de los dibujantes más importantes de la editorial para crear su propia revista y ser dueños al cien por cien de su trabajo. Los dibujantes fueron Escobar, Cifré, Peñarroya, Conti y Giner, y la revista, la famosa Tio Vivo.

Escobar, Cifré, Peñarroya, Conti y Giner.

La obra se caracteriza entre otras cosas por tener una estructura no lineal, ya que va alternando entre dos años, cuando esos famosos dibujantes de marchan de Bruguera y cuando no les queda más remedio que volver con el rabo entre las piernas.

Esto permite al autor ir pasando de la alegría inicial por el nacimiento de Tio Vivo y todo lo que ello conlleva, a la tristeza final por el fracaso y el tener que volver al sitio del que partieron. Se pasa así de un verano de alegría, con unos colores muy vivos, a un invierno de tristeza, con colores grises y apagados que sirven de metáfora del estado de animo de los protagonistas.

La vuelta de los dibujantes a Bruguera

El invierno del dibujante es mucho más que la crónica de los sucesos que hemos contado. Brilla sobremanera la caracterización de los personajes y de las relaciones que hay entre ellos. Y no solo de las cinco “estrellas” que fundaron Tio Vivo. Por sus páginas también desfilan otros “grandes” como Ibañez (viendo el nacimiento de Mortadelo y Filemón), Victor Mora (creador del Capitán Trueno) y o el incalificable Vázquez, contrapunto cómico con sus anécdotas que permite aligerar el aire triste de la historia. Brilla el marco realista de la obra y la enorme labor de documentación llevada a cabo por Paco Roca. Todo tiene una veracidad que atrapa al lector. Desde los diálogos, hasta las historias (contadas a través de pequeñas pinceladas) de los artistas, pasando por los escenarios de la época.

Una de las anécdotas de Vázquez

También esta muy lograda la crítica social al clima de represión que se vivía en la época, tomando como ejemplo una breve conversación entre Víctor Mora y Escobar en la que el primero le dice a su compañero “que te voy a contar yo de la cárcel que tu no sepas”. Escobar es uno de los principales protagonistas de la obra y a través de él nos narran como los sueños y el entusiasmo inicial se convierte en una frustración y una vuelta al redil empresarial que explota a sus artistas, pagándoles poco, quedándose con unos originales que luego reutiliza una y otra vez.

Un recuerdo de momentos felices

Pero a pesar de lo que se podría pensar en un principio Paco Roca no se casa con nadie y se dedica a contarnos de una manera brillante lo que paso. Hay una invitación al lector a que reflexione, puesto que las cosas lejos de ser blancas o negras a veces son grises. Tanto los hechos como algunos de los personajes están repletos de matices. En este sentido, el tratamiento de Rafael González, el director de la redacción de Bruguera, una persona que se lleva toda la inquina de los artistas pero que esconde una historia detrás que hay que tomar en cuenta.

En resumen, El invierno del dibujante es un cómic magnífico que destila el amor de su autor por el medio y que a la vez sirve de crónica de unos hechos muy interesantes y de un tiempo pasado que sin ninguna duda fue peor.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad