Reseña de Lobezno: Enemigo del Estado por Mark Millar y John Romita Jr.

0

Gracias a nuestros amigos de Panini hemos podido adquirir el integral de Lobezno: Enemigo del Estado, por Mark Millar y John Romita, Jr. Este integral se compone de la etapa Enemigo del Estado (Lobezno vol. 3 #20 – #25) y de Agente de S.H.I.E.L.D. (Lobezno vol.3 #26 – #31) principalmente, y contiene un número extra titulado El Prisionero Número Cero (Lobezno vol.3 #32).

Podéis entrar en su pagina web haciendo click aquí.

Este integral ha roto mis expectativas. Solo por los nombres que tiene a pie de portada merece ser comprado. Yo personalmente estaba entusiasmado por leer una historia de estos autores, y además de Lobezno, que aunque no sea uno de mis personajes favoritos de Marvel, estaba claro lo que me iba a ofrecer. Esta etapa es justo anterior a Dinastía de M de Brian Michael Bendis, y supondría el comienzo de una época de grandes historias como Planeta Hulk, su segunda parte Guerra Mundial Hulk, Diezmados y por supuesto la mítica Guerra Civil. Personalmente tengo a esta época como una de las mejores del universo Marvel moderno (nada que ver con la actual), por ello he tenido ‘sensaciones encontradas’ o mejor dicho una leve decepción con Lobezno Enemigo del Estado.

Mark Millar y John Romita, Jr. El nacimiento de un equipo legendario.

Por mi parte se está convirtiendo en una costumbre presentar a los autores de las obras que voy a analizar en caso de que estos no sean muy conocidos. Sería irónico entonces que hablase de Mark Millar y John Romita, Jr., pero en este caso se merecen una distinción.

¿Y que puedo decir de ambos? Uno de los escritores de cómics más grandes que existe y uno de los mejores dibujantes que ha pasado por La Casa de las Ideas.

Mark Millar ha aportado mucho a este mundillo. Su trabajo es enorme y su estilo es particular. Junto a Frank Miller, Garth Ennis o Warren Ellis, Mark Millar forma parte de esos autores que consiguieron introducir una narrativa más agresiva y violenta en los cómics. La prueba más clara de ello es Kick Ass, su obra más destacable, en la que de hecho trabajó con John Romita, Jr. Pero evidentemente Mark Millar es mucho más que un escritor “agresivo”, Superman: Hijo Rojo supuso una nueva y radical idea y Guerra Civil es una de las obras más importantes de la historia los cómics.

Por otra parte John Romita, Jr. es un dibujante marca Marvel. Su estilo es la representación de lo que Marvel quiere transmitir gráficamente. Otros dibujantes más sobresalientes como Jim Lee o Alex Ross, aun siendo unos titanes del noveno arte, no tienen un estilo tan característico y reconocible como el de John Romita, Jr. Fue dibujante de la mítica etapa del Invencible Iron Man (1978 – 1981) o La Imposible Patrulla X (1993 – 1994), y ha trabajado con autores como Neil Gaiman, Frank Miller e incluso con el mismisimo Stan Lee.

Pues bien, lo emocionante de Lobezno: Enemigo del Estado es que fue el primer trabajo en conjunto de estos autores. Mark Millar y John Romita, Jr. serían participes del comienzo de una nueva etapa denomina por Panini Cómics como “La Incertidumbre“. Una nueva etapa que traería grandes cambios al universo Marvel.

Y sí, supondría el comienzo de una gran amistad. Ya está, ya lo he dicho.

¿Que pretende ser Lobezno: Enemigo del Estado?

Dentro del universo Marvel esta etapa estaba llena de cambios. Los Vengadores se disolvieron, el imperio Kree regresaba a la tierra, Ultron hacía una nueva aparición y la Bruja Escarlata estaba a punto de pronunciar su famosa frase. Estos cambios también llegarían a elementos más secundarios dentro de esta historia y propondrían la renovación de uno de los antagonistas más importantes: Hydra.

En esta historia Mark Millar utiliza a Lobezno como desencadenante de esta renovación. Debido a un lavado de cerebro, Lobezno comienza a trabajar para Hydra, desatando una etapa de caos y muerte que llegaría tanto a S.H.I.E.L.D. como a Los Cuatro Fantásticos y más allá. Lobezno se convierte literalmente en el enemigo del estado número uno, de ahí el nombre del integral.

La acción está sumamente bien llevada. Por lo general, aunque haya algunas situaciones un poco surrealistas, como por ejemplo pillar a Daredevil por sorpresa, las escenas de acción son sencillamente brutales. El dibujo de John Romita, Jr. es espectacular y un tanto ‘saturado’, algo que precisamente necesita este tipo de historias. Pero aun así la acción no es radical ni gratuita, está llevada con buen ritmo, y gracias a Millar cuando no vemos a Lobezno matando ninjas zombis conseguimos palpar una atmósfera de inquietud y tensión en los personajes secundarios.

Quizás Romita, Jr. no exprese gráficamente todo lo que Millar quisiera trasmitir durante la primera mitad, la etapa Enemigo del Estado. Si bien ambos autores plasman perfectamente la actitud fría y un tanto psicópata del protagonista, en ocasiones los diálogos no concuerdan con las imágenes, un grave error que puede ‘sacarte’ fácilmente de la historia. Esto cambia totalmente en la segunda mitad, en Agente de S.H.I.E.L.D., cuando John Romita, Jr. da rienda suelta a un festival de muerte y sangre. Nuevamente Mark Millar nos da una muestra de su estilo personal. Acción agresiva y muy bien llevada.

La historia es bastante sencilla, demasiado diría yo. La evolución de Hydra no parece tener tanta repercusión en el universo Marvel como la tuvo Dinastía de M o Los Vengadores: Desunidos. Hydra organiza un atentado terrorista radical y tienen una evolución en los últimos números, pero no da la sensación de que importase. Por lo general Lobezno: Enemigo del Estado es un cómic de acción. Presenta una situación, introduce un elemento caótico, lo desarrolla y termina. Una historia que va de A a B.

Lobezno matando ninjas zombis. Opinión personal.

Ahora bien, mi problema con Lobezno: Enemigo del Estado es precisamente que es un cómic de acción. Simple y llanamente. Tiene grandes escenas, sobretodo a partir de su segunda parte cuando Elektra y Lobezno matan como a dos mil ninjas ellos solos, pero no ha conseguido trasmitirme nada, realmente ni si quiera puedo decir que me haya entretenido. Evidentemente que nos llame más o menos un tipo de historias u otras depende del lector, y a mi estas historias me dan mucha pereza.

Personalmente estaba muy ilusionado con esta historia debido a los autores y a la época, pero me he encontrado con algo un tanto genérico. La renovación de Hydra no es un suceso tan impresionante como esperaba y creo que algo tan importante tenía que haber sido un evento anual en lugar de un arco argumental de doce números. Aunque claro, después de esto vendría Dinastía de M y nos presentaría una idea muchisimo más interesante.

De todas formas este número simboliza el nacimiento de un gran equipo, más adelante estos autores nos presentarían Kick Ass, un proyecto en el que podían dar rienda suelta a sus ideas y a sus estilos al ser una historia más independiente.

Un saludo, gracias por leer y que seáis felices.



el autor

Ex colaborador de Las cosas que nos hacen felices al que agradecemos su tiempo y su aportación. Muchas gracias.

Deja tu comentario