Reseña de Maléfica 2. Maestra del mal: una película sostenida por villanas

3

Bienvenidos y bienvenidas a una nueva entrada de Las cosas que nos hacen felices. En este artículo, haré una reseña de Maléfica 2. Maestra del mal, que se puede ver en cines desde el 18 de octubre. Antes de comenzar, recordar que esta reseña se basa en MI opinión y que todos los puntos de vista son igualmente respetables. Si no has visto aún la película, me limitaré a decir que Maléfica 2 me hizo pasar un buen rato, que es lo que pido cada vez que voy al cine. Es una película que te entretiene, que me gustó bastante y que considero mejor que la primera. No obstante, si entretiene es precisamente por el personaje de Maléfica y su antagonista, la reina Ingrith, por lo que son las villanas las que cargan con todo el peso de la película sobre sus hombros acompañadas de un elenco de personajes buenos que en la mayoría de la cinta están simplemente de decoración.

Ahora, procedo a hacer la reseña con spoilers por lo que si no la has visto y tienes interés en hacerlo, te recomiendo dejar de leer en este punto y volver una vez la has visionado.

Estéticamente, es una película preciosa de ver, un cuento de hadas llevado a la gran pantalla que logra transmitirte toda la fantasía que ese mundo que se nos presenta encierra. Tenemos tres escenarios: la ciénaga, el castillo y la zona donde viven las criaturas que son de la misma especie que Maléfica. Pues cada uno de ellos constituye por sí mismo un recurso narrativo de las tramas que se dan en estos escenarios, pues la estética está muy en consonancia con la historia que se desarrolla. Caso distinto es que luego dichas tramas se efectúen con mayor o menor acierto pero en lo que respecta a la estética, es una delicia.

Aunque la protagonista sea Maléfica, se alejan bastante de la oscuridad que imperaba en la primera película porque el principal objetivo de la cinta es dejarte claro que, esta vez sí, la supuesta villana va a lograr alcanzar su definitivo cuento de hadas. Porque Maléfica 2 es una película de descubrimiento tanto de Maléfica como de Aurora, pues ambas interactúan en solitario con su propia especie creyendo que ese es el único mundo al que realmente deben pertenecer, cuando eso no hace sino afianzar aún más los lazos afectivos que empezaron a forjar en la película anterior para terminar reclamándose como madre e hija. Ese es el desenlace pero – repito una vez más – bajo mi punto de vista, el personaje con mejor desarrollo es el de Maléfica mientras que el de Aurora…luego, más tarde hablaremos de eso.

Vamos a ser claros: si la película me ha gustado, es porque todo el peso ha recaído sobre Maléfica y, aunque no en igual medida, de la reina Ingrith. Son los únicos personajes que lograron despertarme alguna emoción a lo largo del largometraje y que realmente tienen una historia que contar y una personalidad que te engancha. Angelina Jolie y Michelle Pfeiffer hicieron un buen trabajo y las tomas en las que interactúan son una delicia, pues en todo momento están a la gresca para demostrar quién es más poderosa ya sea atacándose física o verbalmente. Son dos mujeres perversas y poderosas, capaces de lo que sea por lograr sus objetivos, pero la diferencia es que Maléfica es capaz de ver más allá de sus prejuicios por amor a Aurora y la reina Ingrith está tan cegada por el odio y la envidia que es capaz de sacrificar a quien sea sin titubear.

Sinceramente, podrían haber quitado al resto de personajes principales y basar la película en dos tramas: el enfrentamiento entre estas reinas y adentrarnos un poco más en los orígenes de Maléfica y conocer más sobre la vida de los de su especie porque para algunas personas puede haber resultado una trama más larga de la necesaria, pero a mí me dejó con la miel en los labios y muchas preguntas: ¿quiénes eran los padres de Maléfica? ¿por qué ella es tan poderosa? ¿cómo vivían antes los de su especie cuando no tenían que ocultarse de los humanos?

Para ser sincera, me daba un poco de rabia cuando se salían del escenario de los de Maléfica y cambiaban al castillo pues los de su especie te dan a entender que tienen una historia más amplia e interesante de la que se da a grandes rasgos y me habría encantado conocer más sobre su forma de vida y los distintos tipos que hay dentro de esa especie. Me quedé con ganas de que ahondaran un poco más en el personaje al que llamaré el «maestro» de los pequeños pues, aunque no hable en ningún momento, es tan misterioso y se le ve tan poderoso que habría sido perfecto concederle aunque fuera cinco minutos de protagonismo para conocerle aún más.

Esta trama es la que supone un cambio definitivo en Maléfica y también logra que el espectador empatice aún más con ella al conocer más sobre sus orígenes y las penurias por las que pasan los que son como ella. Todo ello con unos escenarios hermosos y variados que reflejan muy bien la diversidad existente y las distintas actividades que estos seres realizan. Es para mí el escenario más interesante y te transmite tanto tristeza por tener que estar ocultándose como los lazos afectivos que hay entre ellos a pesar de que las escasas interacciones que se dan son entre Maléfica y dos de los líderes: Connal y Borra que, aunque por distintos métodos, persiguen el mismo objetivo de proteger a su pueblo. Aquí se puede aplicar el dicho de que una imagen vale más que mil palabras porque se siente todo el afecto que hay entre ellos y que estarían dispuestos a dar su vida por protegerse.

La trama de los que son como Maléfica es un ejemplo perfecto de la llamada ley del más fuerte, de que solo sobreviven aquellos que están más capacitados para obtener recursos. Los seres humanos no les ganan en fuerza pero conocen sus puntos débiles y eso es lo que les ha brindado su posición de superioridad que obliga a los otros a tener que esconderse como si fueran criminales. La película te pone inevitablemente a favor de los de Maléfica porque, claro que habrán hechos cosas malas, pero te los ponen como víctimas de la propia evolución que han tenido que cometer actos de todo tipo para sobrevivir. Los humanos tememos a lo desconocido e intentamos desterrar a lo que nos pueda hacer sombrar y eso es lo que ha causado el conflicto entre estos grupos: el temor, los prejuicios y los celos.

Porque son los celos la razón principal por la que la reina Ingrith quiere acabar con Maléfica y la ciénaga, porque su mente de niña rica acostumbrada a tenerlo todo no puede aceptar que haya otros que tengan más. No lo hace por su pueblo como quiere vender sino por ella misma, para tener toda la riqueza en sus manos y reivindicarse como una líder por derecho. Ingrith ha vivido toda su vida bajo la sombra de hombres de paz (que también digo una cosa, ¿no han sido capaces de sentarse a hablar en todo este tiempo con los otros?), poniendo buena cara pero maquinando planes perversos para lograr el poder y no la paz: a ella no le importa ver el mundo arder mientras pueda demostrar que está capacitada para tener el poder y ostentar todos los recursos.

¿No os recuerda un poco a alguien? La reina Ingrith es, en muchos aspectos, la Maléfica que nos han vendido siempre. Pero Maléfica, aunque no sea un cacho de pan, intenta con todas sus fuerzas dar lo mejor de sí misma por el bien de Aurora y soporta toda clase de desaires únicamente por ella (cuando la otra se comporta como una adolescente desagradecida). A pesar de la traición de Aurora, Maléfica sigue queriéndola y arriesga su vida por protegerla pero este nuevo renacer no habría sido posible si no hubiera descubierto un poco más sobre de dónde viene: Maléfica creía que estaba sola pero fue rescatada de morir por un hombre de su misma especie que la llevó con otros que eran igual que ella y le dio una nueva razón para luchar y también un círculo en el que nadie la temía y no necesitaba estar siempre a la defensiva.

No se trata de elegir mundos pues, al final, tanto Maléfica como Aurora se dan cuenta de que se puede coexistir si ambas partes lo intentan pero esta villana que no es una villana necesitaba saber que había otros como ella para sentir que formaba parte de algo pues, aunque Maléfica sea un personaje fuerte y poderoso, tiene emociones y también necesita sentirse amada y reconocida.

Un reconocimiento que durante la mayor parte de la película no obtiene de a quien ha cuidado y querido por tanto tiempo: Aurora. Mira, lo digo así de claro: Aurora es el personaje más estúpido que hay en la película porque una cosa es ser ingenua pero la otra es ser tonta. Cuando cenan en el palacio de Philip, es testigo de las pullas de la reina Ingrith a Maléfica y, conociendo a la que ella llama su madrina, opta por creer a su suegra cuando le dice que Maléfica es la responsable de que el rey haya caído en un profundo sueño. Aurora es carne de secta, se cree cualquier cosa que le dicen y se comporta como una niña desagradecida que olvida todo lo que Maléfica ha hecho por ella solo por encajar en la corte para ser una buena esposa para Philip.

Yo entiendo que Aurora se ha pasado toda su vida sin interactuar con otras personas pero, ¿tan fácil le resulta acusar a su madrina y permanecer impasible cuando hablan mal de ella? Anda Aurora, vete a pincharte un dedo y duérmete, a ver si te vuelves lista. Que el personaje realmente nunca ha tenido muchas luces pero en esta película directamente es boba. Intentan ponerle una trama que es más por darle minutos de pantalla a Elle Fanning y al final tanto a ella como a Philip procuran pintarles como héroes que con un discurso motivacional logran parar el enfrentamiento pero es insuficiente: Aurora y su príncipe no dejan de ser insustanciales y una parte totalmente prescindible de la película.

Philip se parece más a la Bestia en humano que al príncipe Felipe de la película animada. Y ya está, eso es todo lo que tengo que decir de él porque Aurora es desesperante de ver muchas veces pero al menos provoca algo y se la ve de cuando en cuando pero es que Philip… Para ser sinceros, me dio igual el cambio de actor porque las hadas que están encerradas en el laboratorio aportan más a la historia que él.

En resumen, Maléfica 2. Maestra del mal es una película entretenida para ver y con la que yo pasé un muy buen rato. No es evidentemente una obra maestra ni te va a cambiar la vida pero si quieres pasar el rato, está bastante bien porque las dos villanas logran mantenerte pegado a la silla y es una belleza visual. Sigo pensando que Angelina Jolie es la mejor persona para encarnar a Maléfica (y no lo digo porque yo adore a esta mujer) y es la razón principal por la cual iré a ver tantas películas como saquen de este personaje. Es una heroína que no necesita una relación amorosa (aunque todo apuntaba al principio a que la juntarían con Connal) para tener una historia pues destaca por sí misma y, en esta película, alcanza su merecido final feliz al conocer más sobre su origen y tener personas a las que puede llamar familia.

¿Y tú? ¿Ya has visto esta película? Recuerda que esta es simplemente mi opinión. ¿Qué opinas tú?



el autor

Soy una pobre alma en desgracia que espera su carta de Hogwarts todavía en el Castillo Ambulante. Maestra y friki desde que tengo uso de razón. Devoradora de novelas y mangas. Amante del cine y el anime. Mis padres son DC y Marvel.

3 comentarios

  1. Abraham Joel Aranda Trujillo el

    Alguien sabe cómo se llaman las hadas cautivas en la peli de Maléfica dos, la que parece erizo y la que es como una zeta y dónde podría encontrar imágenes de estos personajes? Gracias!

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hay quien dijo en su momento que, muerto el cine mudo, el Séptimo Arte había perdido su esencia. Más allá de la cantidad de actores…