Reseña de Powers of X #1. La historia mutante según Hickman

2

Después de ver el primer paso del relanzamiento mutante de Jonathan Hickman en House of X ahora vamos a analizar el siguiente peldaño que nos ofrece el escritor en Powers of X. Aunque son distintas series, se van a continuar una a la otra, lo que hace que nos preguntemos si no hubiera sido mejor ofrecer una sola colección para no liar a los lectores. En fin, misterios de las decisiones editoriales.

Pincha aquí para leer todos los análisis de House of X / Powers of X

Orden de lectura:

  1. House of X #1
  2. Powers of X #1
  3. House of X #2
  4. Powers of X #2
  5. Powers of X #3
  6. House of X #3
  7. House of X #4
  8. Powers of X #4
  9. House of X #5
  10. Powers of X #5
  11. House of X #6
  12. Powers of X #6

Lo primero que hay que señalar es que si en House of X veíamos el presente del homo superior, en Powers of X Hickman nos enseña la historia de esa raza centrándose en cuatro momentos claves:

El año 1, cuando Xavier funda los X-Men.

El año 10, el presente, con el nacimiento de la nación mutante de Krakoa visto en House of X.

El año 100, con la guerra entre mutantes y la alianza entre humanos y máquinas.

El año 1.000, la ascensión del homo superior y su establecimiento como raza dominante.

Ya comentamos en el análisis de House of X que Hickman toma ideas características de la franquicia (las visitas al futuro son un clásico desde el mítico Días de Futuro Pasado de Claremont y Byrne) pero llevándolas más lejos y pasándolas por el tamiz de su característica manera de narrar. Al guionista le fascina la ciencia ficción, así que este viaje al futuro le sienta como un guante, pero hay un problema.

La Quimera Rasputín en acción.

Parece que esta es la línea temporal en la que se encuadra la historia mutante, pero si es fija ya sabemos que en el presente la idea de la nación mutante no va a cuajar y al final habrá guerra. Por lo tanto se puede perder el interés en ver lo que ocurre en el presente.

El principio del número 1 de Powers of X trascurre en el “año 1 mutante”, justo antes de la fundación de los X-Men. Vemos a Moira MacTaggert contactar por primera vez con el Charles Xavier, pero la historia no es tal y como nos la habían contado. Hay algo extraño en esta Moira, algo que Xavier pasa a conocer cuando ella misma le dice que le lea la mente. Esta escena fue anunciada hace unos meses como la más importante de la historia mutante, pero por ahora, poco más sabemos.

¿Qué ha visto Xavier en la mente de Moira?

Luego vamos a conocer sobre todo el “año 100 mutante”.  Veremos cómo se ha llegado a la situación de guerra abierta pero dejando suficientes interrogantes para mantener el misterio. Lo mejor es que vemos en acción a dos mutantes que aparecían en el teaser de este relanzamiento y que habían levantado muchas expectativas. Nos referimos al personaje que parecía una mezcla entre Coloso y Magik y al Rondador Nocturno rojo. Fueron muchas las teorías de los fans con respecto a ellos, que si hijos de los personajes, versiones de dimensiones alternativas, etc… Al final, es algo mucho más prosaico y que por lo menos a mí, me ha causado un poco de decepción. Todo este periodo de la historia mutante recuerda demasiado al citado Días de Futuro Pasado, pero con unos personajes con los que es difícil empatizar. Como siempre, Hickman tiene grandes ideas pero son muy frías.

El cómic está bien escrito y es emocionante pero se siente como si no fuera más que una pequeña pieza de un gran puzle. En este sentido, House of X funcionaba mejor cómo introducción a la historia que este primer número de Powers of X. De todas maneras, Hickman siempre se ha caracterizado por escribir con un plan a largo plazo en su cabeza, así que tampoco es de extrañar que este cómic se sienta así.

El año 1.000 en la historia mutante

En cuanto al apartado gráfico nada que objetar. El dibujante es R.B. Silva,a ofreciendo un trabajo que guarda muchas similitudes con el de Pepe Larraz en House of X (aunque quedando un punto por debajo del artista español). Es de agradecer que siendo una historia conjunta haya una uniformidad visual a ambas series. A esta uniformidad visual ayuda además el uso de los paneles gráficos típicos de Hickman que en este cómic vuelven a aparecer para ofrecer información sobre la historia mutante.

Una vez leídos los dos primeros números de House of X y Powers of X está muy claro que su guionista tiene un plan a largo plazo para los mutantes. Un plan que está por ver por donde discurre. ¿Veremos la inevitable caída de la nación mutante y la guerra con los humanos y máquinas? O por el contrario, ¿se sacará Hickman un conejo de la chistera para eludir esos futuros ya trazados? Es curioso pero creo que es la primera vez que el escritor recurre a este truco de mostrarnos el futuro, y eso es algo que ya es de agradecer.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Lo de los dos número 1 es fácil: dos número 1 de dos miniseries de 6 números venden más que una serie limitada de 12 números; además, cuando leas el 2 de esta, vas a ver que van por caminos distintos; y sube bastante la apuesta con Moira. Lo de las quimeras, bastante a la moda actual de mezclar personajes que hay en las 2 editoriales (Infinity Warps, los Batmen de Metal,…), nada nuevo por otra parte desde Amalgam, se puede aceptar. Por ahora, muy a tope con esto. Un saludo.

    • Juanjo Avilés el

      Qué tal Manuel? claro que entiendo las razones comerciales de las dos series, pero me parece que en un caso como este, con dos series que de manera tan clara son una, me parece una frivolidad. Y ya he leído el 2 de House of X (muy pronto análisis en esta sacrosanta web) y me sigue pariendo una sola serie, en la que se va a tratar siempre el mismo tema. Y por cierto, yo también, muy a tope con este relanzamiento

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Hierro es un thriller policiaco que Movistar nos ofrece en su plataforma a través de ocho capítulos de unos 50 minutos de duración y que ofrece una historia cerrada…