Terminator: Destino Oscuro y los Viajes en el Tiempo

6

Terminator: Destino Oscuro ha aterrizado en nuestras pantallas en estos días y con ella una de las temáticas más interesantes y generadora de buenos contenidos para la literatura y el cine, los viajes en el tiempo.

Recuerdo con total claridad el día que vi Terminator 2 en el cine. Puede que una de las mejores películas de acción de la historia. Absolutamente todo era perfecto y cautivador, incluso la interpretación de nuestro amigo Arnold ( lo cual no es tarea fácil ) pero lo que de verdad inyectaba la magia a la película volvía a ser la trama del viaje en el tiempo en la que se sustentaba. El líder de los humanos enviaba a un protector para evitar su propia muerte en el pasado y así no desaparecer para siempre. Ese Terminator protegería al niño que se convertiría en el hombre que le había enviado allí apenas unas horas antes. Simplemente con esa premisa ya no podías despegar la mirada de la pantalla mientras tus pupilas se iban llenando de silente admiración.

Albert Einstein fue el primero que reconoció al Tiempo como la cuarta dimensión y luego H.G. Wells lo cambiaría todo con su obra La Máquina del Tiempo. Aquella trama donde el protagonista incluso tenía un armario con la vestimenta adecuada a cada década del siglo abriría una puerta por la cual entrarían todo tipo de historias, algunas de ellas primordiales.

Cualquier historia a la que le incluyas un viaje en el tiempo, por estereotipo, se verá teñida de un interés añadido. Podríamos comentar la saga de Regreso al Futuro que todos conocemos y donde también se jugaba con el hecho de que un crononauta pudiera cambiar el destino con sus actos en el pasado. Sin embargo cada vez son más los que abrazan la teoría en la que el Universo conspiraría para que todo siguiera igual por mucho que alguien que viniera del futuro intentara manipular el destino. Una mención especial me gustaría hacer a John Titor, ese supuesto soldado del futuro que empezó a escribir mensajes en los foros de internet suscitando el interés de miles de personas.

En sus mensajes en línea, Titor afirmaba ser un soldado estadounidense del año 2036, comisionado en Tampa, quien fue asignado a un proyecto gubernamental de viajes por el Tiempo, en donde supuestamente se le asignó la misión de regresar al año 1.975 y conseguir un ordenador IBM 5100 para usarlo, según dijo, en varios programas de computadora antiguos en el año 2036 con problemas del código de error timeout UNIX 2038.

Titor también dijo que haría una parada en el año 2000 por «razones personales»: recoger unas fotografías perdidas en la guerra civil, que en nuestra linea de tiempo no ocurrió o está pendiente de ocurrir, según sus predicciones, y para visitar a su familia, de quienes hablaba a menudo. Titor también dijo que estuvo, por unos meses, alertando a quien quisiera escuchar acerca de los peligros de una enfermedad contagiada a través de productos bovinos y de la posibilidad de una guerra civil dentro de Estados Unidos.

Cuando un usuario suscrito le preguntó acerca de eso, Titor también expresó su interés en los misterios no explicados como los ovnis (que en su tiempo seguían sin explicación). Titor sugirió que los ovnis y los visitantes extraterrestres podían ser viajeros en el tiempo de un futuro distante que poseían máquinas superiores a la que él tenía.

Titor no acertó prácticamente en ninguna de sus predicciones justificándose en la idea de los Universos Paralelos pero cuando se despidió alegando que se volvía a su época muchísima gente ya le seguía y creía en él. Curiosamente un abogado poseía los derechos de imagen de este personaje que ha dado pie a numerosos sitios web, un libro, una obra de teatro, vídeo juegos e incluso un anime. Todo esto vuelve a demostrar el calado que tiene este tema en el público y la oportunidad de negocio que suscita a quien sabe potenciarlo.

Algunos de los mejores físicos han afirmado que los viajes en el tiempo serían posible con un consumo de energía tan abismal que es del todo imposible a día de hoy y en los más cercanos que están por venir. A eso se suma el hecho de que no recibimos visitas de turistas del futuro. O tal vez se pueda viajar tan solo como un mero espectador en el que veríamos el tiempo elegido como una película que pasara ante nuestros ojos sin poder interactuar en ningún momento. Quién sabe. He leído hace poco que está demostrado algo que sí me hizo reflexionar. Lo que hace que el tiempo transcurra rápido y se nos escape de las manos es la rutina. Parece ser que para ralentizar el tiempo debemos buscar cosas diferentes para hacer cada día. Y me parece la enseñanza más importante que puede dejarnos este interesante debate.

Un abrazo a todos.



el autor

Escritor y superviviente. Autor del libro ¨Mi faro en las Estrellas ¨ disponible en Amazon. Pienso y algunas veces acierto.

6 comentarios

  1. Hola, Enrique: Muy bueno e interesante tu artículo; sólo señalarte que creo (o entendí mal) que invertiste los tiempos entre Einstein y H. G. Wells. Cuando Wells escribió La Máquina del Tiempo, Einstein tenía apenas dieciséis años. Repito que quizás no interpreté bien. De todas formas, gran artículo.

    • Enrique Ortega el

      Te agradezco de veras tu comentario, Rodolfo. Efectivamente no está bien explicado por mi parte. Tan sólo quería reseñar que Einstein fue el primero, con verdadero peso y conocimiento, que admitió el tiempo como cuarta dimensión. H.G. Wells echó la puerta abajo en la literatura y posterior cine con el concepto de los viajes temporales pero en un ámbito de fantasía.

      Un fuerte abrazo

  2. Buenas, respecto a lo último que comentas no es del todo así. La duración del tiempo no cambia. No se puede ralentizar. El cerebro tiende a comprimir los recuerdos que no son importantes. Las actividades repetitivas y monótonas. No guarda detalles y por eso no tienen gran peso en nuestras vidas. Pero los cambios, las nuevas cosas aprendidas, viajes.. eso lo guarda con más detalles y es por eso por lo parece alargarse en nuestros recuerdos. Por eso es importante no parar de hacer actividades nuevas, aprender cosas nuevas .. para tener unos recuerdos más ricos y por tanto tener una sensación de estirar el tiempo. Una vida más plena en definitiva. Esto explica porqué cuando éramos pequeños los veranos eran eternos. Por la gran cantidad de experiencias nuevas en esa edad.

  3. Me ha gustado tu articulo mucho, pero por cierto ¿de donde has sacado la foto de Marty con ese DeLorean? Parece una actualización de como se vería 30 años después

    • Enrique Ortega el

      Mucha Gracias, Juan. Celebro que hayas disfrutado con el artículo. Me temo que no puedo desvelarte de dónde he sacado la foto. Son secretos de bambalinas que deben de quedar ahí 🙂

      Un fuerte abrazo

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos al análisis del sexto capítulo de la temporada diez de The Walking Dead, en el que queda muy claro que la trama general va…