The Rain, ficción postapocalíptica en Netflix: Reseña de las dos primeras temporadas

0

Este próximo 6 de agosto Netflix estrena la tercera temporada de The Rain, serie danesa de tono postapocalíptico y primera de tal origen en ser producida por la plataforma. Sin innovar demasiado, The Rain entretiene sobradamente. Aquí, una reseña de las dos primeras temporadas.

Las series apocalípticas o postapocalípticas gozan del favor del público o, de lo contrario, no se podría entender tanta oferta al respecto. Y no vamos a echarle la culpa a la paranoia pandémica que por estos días asola el mundo, ya que la cosa viene de hace rato: The Walking Dead, The 100, Jericho, Falling Skies, Revolution, The Last Ship, Between, Into the Night, El Barco y podríamos seguir… En este caso, desde Dinamarca, The Rain, estrenada en 2018.

La fórmula básica en The Rain es ya consabida: el mundo o, al menos, el que nos rodea, ha sufrido un brutal colapso de la noche a la mañana y los pocos supervivientes buscan subsistir en medio del apocalipsis, siendo inevitable que surjan conflictos entre ellos y que la lucha por la supervivencia termine dando lugar a un mundo sin leyes, en el cual el máximo terror está contenido en los propios seres humanos.

En otras palabras, la causa o el hecho puntual que haya generado el apocalipsis en The Rain o en cualquiera de las series mencionadas termina siendo una excusa, y el miedo a vivir en un mundo sin reglas ni protección de las instituciones es lo que sostiene la trama en cualquiera de sus variantes. Pero, bien, quien guste de este tipo de propuesta acepta ciertos tópicos como reglas de juego, y The Rain no ofrece nada nuevo en tal sentido: en lo básico, responde al mismo patrón general.

The Rain es una serie de Dinamarca creada por Jannik Tai Mosholt que, sin revolucionar entonces el género, se sostiene y entretiene. Este 6 de agosto llega a Netflix la tercera temporada, que se anuncia como la de cierre de la historia. Si vieron las dos temporadas previas, les invito a compartir esta reseña a los efectos de refrescar la memoria. Si no lo han hecho, recomiendo dejar de leer pues SE VIENEN VARIOS SPOILERS DE LA TRAMA DE THE RAIN.

Temporada 1 The Rain

La historia arranca con una Escandinavia arrasada por una lluvia que transporta un virus que infecta al contacto y, al poco rato, mata. Frederik Andersen (Lars Simonsen) es un científico que logra aislarse de la misma en un búnker con su esposa Ellen (Iben Hjejle) y sus dos hijos. En determinado momento y debidamente equipado con un traje especial, sale al exterior con la promesa de regresar, pero, para angustia de su familia, nunca lo hace.

Tiempo después, alguien golpea a la entrada y la hija mayor Simone (Alba August), a pesar de los encarecidos ruegos de su madre, corre a abrir en la falsa expectativa de que su padre ha vuelto: lo que encuentra, sin embargo, es una persona infectada. En la desesperación por salvar a sus hijos, Ellen logra arrastrarlo hacia el exterior y, por ende, también hacia la lluvia, con lo cual ella misma queda condenada a muerte. Antes de su trágico final, no obstante, les suplica que bajen la entrada y permanezcan en el búnker a la espera del retorno de su padre.

En efecto, así lo hacen y quedan allí buscando sobreponerse al dolor de haber perdido, por distintas razones, a ambos padres. Al cabo de seis años, las provisiones se les están acabando y, dado que Simone ha hallado un mapa con lo que parecen ser las ubicaciones de otros búnkeres, anima a su hermano Rasmus (Lucas Lynggaard Tønnesen) para salir afuera con la esperanza de hallar alimentos e incluso a su padre. El mundo exterior, sin embargo, no se les presentará nada fácil ni aun cuando la lluvia parezca haber cesado o, al menos, haberse vuelto más intermitente…

Se encuentran con un grupo de cinco adolescentes que, al igual que ellos, recorren las desoladas ciudades en busca de alimentos. De ellos, Martin es quien oficia como líder y Beatrice parece ser su pareja; Patrick es el más desconfiado y Jean el más retraído, además de ser pareja de Lea, quien carga con el trauma y la culpa de haber sobrevivido al día de la lluvia como resultado de haber desobedecido a su madre, al asistir a una fiesta sin su permiso.

Los dos hermanos se suman al grupo, y pronto descubrirán que las ciudades son también recorridas por grupos armados que no solo compiten por la comida sino que, además, andan a la caza de supervivientes con fines misteriosos: de hecho, dan por muerto por muerto a Jean cuando uno de esos grupos logra capturarlo.

Para evitar que el mapa caiga en manos de los hombres armados, Simone lo ha destruido y memorizado en cada detalle; gracias a ello, recorren los distintos búnkeres encontrando alimentos, pero ningún rastro de sobrevivientes. Lo que sí hallan, en cambio, son datos que vinculan al padre de Simone y Rasmus con la lluvia mortal ya que, al parecer, trabajaba para una compañía llamada Apollon en la que, buscando la cura para un virus, dio por accidente con otro que terminó siendo el responsable del apocalipsis.

Ello llena a Simone de sentimientos confusos hacia su padre, quien quizás sea entonces el gestor de la gran tragedia que ha caído sobre la región o bien toda la humanidad.

Durante su viaje de búsqueda, encuentran una comunidad de personas que ocupan un gran caserón y que los reciben bien, pero terminan siendo una especie de secta que practican el canibalismo y que, cada tanto, matan a alguno de los suyos como parte de un ritual que, supuestamente, les va a asegurar vida eterna.

Una vez que logran huir de allí, se refugian en una casa abandonada en el bosque: Rasmus parece estar herido, por lo que el resto del grupo lo deja allí al cuidado de Beatrice y siguen hasta el próximo búnker. Una vez que se han marchado, Rasmus le muestra a Beatrice que su herida ya está curada, es decir que todo fue un ardid para tener intimidad y, en efecto, tienen allí su primera experiencia sexual.

La lluvia, por otra parte, ha recomenzado y el techo tiene filtraciones: el agua moja a Beatrice, pero nada ocurre, lo que significa que ya no es peligrosa ni portadora del virus. El resto, lejos de allí, se han percatado de lo mismo, ya que Simone se ha mojado sin consecuencia alguna, lo mismo que Lea, quien salió a la lluvia para protegerla cuando Patrick intentó matarla por creer que estaría contagiada. La actitud de este último deviene en que Martin lo expulse del grupo.

En el refugio, la flamante pareja se ha quedado dormida y, al despertar en la mañana, Rasmus se encuentra con que un perro está lamiendo la cara de Beatrice. Espanta al animal pero resulta que ella no respira, de lo cual se desprende que aun cuando la lluvia haya dejado de ser peligrosa, los animales pueden seguir afectados o ser portadores.

Desesperado, carga a Beatrice y va en busca de encontrarse con sus compañeros en el siguiente búnker pero, en el camino, es capturado por el mismo grupo armado al que antes se habían cruzado, quienes también tienen cautivo a Patrick, al que sorprendieron solo en los bosques tras ser expulsado por Martin. A todo esto, el resto de los jóvenes ya había tenido un encontronazo previo con el mismo grupo capturando, incluso, a uno de ellos.

De ello se vale Simone para intentar un intercambio, pero el otro grupo está particularmente interesado en Rasmus, debido a que están experimentando con humanos a los que inyectan con el virus, a los efectos de dar con un individuo inmune (tal es la razón por la cual capturan supervivientes) y así obtener un antídoto. No habiendo hallado aún inmune alguno, sospechan que Rasmus puede serlo dado que ha traído a la carga a Beatrice, infectada y muerta, sin sufrir él efecto alguno.

Mientras Simone intenta negociar el intercambio, Rasmus toma una de las dosis con el virus y se la inyecta: por un momento parece haber muerto, pero luego vuelve en sí, confirmándose su inmunidad.

Ante ello, los dos grupos hacen una tregua pues no tiene sentido seguir buscando personas para experimentar; todos juntos se dirigen hacia un muro perimetral que rodea la amplia zona en cuarentena (de cuya existencia Simone estaba al tanto por figurar en el mapa de los búnkeres).

Junto al mismo se encuentra la estación central de Apollon, para la cual los sujetos armados trabajan y en donde se realizan los experimentos. Una vez en el lugar, se encuentran con dos sorpresas: por un lado, que Jean, a quien habían dado por muerto luego de su captura, está allí y vivo; por otro lado y aún más sorprendente, también se encuentra en el lugar Frederik, padre de los hermanos Andersen.

Simone, obviamente, le recrimina el no haber regresado jamás al búnker y él la pone al tanto de la razón de ello: obtener una muestra de un individuo inmune implica su muerte, ya que la misma debe ser extraída del cerebro o de la médula. Por lo tanto, el motivo de no haber regresado nunca es haber estado buscando otro inmune para salvar a Rasmus, de cuya inmunidad bien sabía.

Cuando intentan experimentar con Rasmus, una gota de su sangre salpica a una enfermera y ello motiva que se enciendan todas las alarmas: evidentemente, no está enfermo pero sí transmite el virus, lo cual significa que éste está mutando. En medio de la confusión, los hermanos logran escapar del complejo junto a los otros cuatro jóvenes supervivientes, tras hacerse con un vehículo. La idea es trasponer el muro, pero encuentran el paso franqueado por una guardia armada compuesta por los mismos hombres con los que llegaron hasta allí.

El jefe de la misma les pone al tanto de que no podrán abandonar el perímetro pues, sin que lo supieran, les han inoculado nanocápsulas a través de complejos vitamínicos, las que provocarían su muerte instantánea en caso de hacerlo; ello no incluye a los hermanos Andersen pues Frederik no les ha administrado tales complejos a sus hijos.

Simone piensa, por lo tanto, en trasponer el muro junto a Rasmus sabiendo que no van a dispararles ante el riesgo de matar al único inmune que han encontrado. Pero ello implica abandonar al resto, así que se arrepiente y salen los seis a bordo del vehículo en sentido contrario, es decir nuevamente hacia el interior del perímetro.

En la última escena de la temporada vemos a quien parece ser un líder de Apollon dando ante un pequeño grupo una disertación en la cual explica que el objetivo del proyecto, había sido la creación de nubes que sirvieran como armas de aniquilación masiva, lo que hace que, finalmente, no haya sido Frederik el responsable del apocalipsis.

Temporada 2 The Rain

Aun cuando desde Apollon intentan detenerlos, los jóvenes logran escapar gracias a la intervención de Frederik, quien, no obstante, termina muerto de un tiro por la espalda, corriendo así idéntica suerte que su esposa al sacrificar su propia vida para salvar a sus hijos y, al igual que ella, les ha dado una instrucción antes de morir: llegar hasta una base en la cual estarían experimentando una cura diferente que no mataría a Rasmus.

Una vez allí se encuentran con que frente al lugar y a cargo del personal se halla un tal Jakob, junto a su pareja Fie y a su hermana menor Sarah. Cuando intentan curar a Rasmus descubren con sorpresa que no tiene sangre ni líquido alguno: todo su organismo está invadido por el virus y, de hecho, despide una niebla oscura que mata a Jakob y a otras nueve personas.

Rasmus siente culpa pero Simone le miente diciéndole que las muertes no fueron ocasionadas por él, sino por la caída de una muestra. La que queda profundamente resentida es Sarah, de quien, a través de un flashback, nos enteramos que tenía un fuerte vínculo con su hermano desde que éste decidiera quedarse a cuidarla cuando sus padres la abandonaron, por creer erróneamente que estaba infectada.

Otra novedad es que el virus sigue mutando y afecta a toda la naturaleza de alrededor, lo cual se manifiesta en el ennegrecimiento de los árboles. Todos los seres infectados parecen, además, estar interconectados como un único organismo: el propio Rasmus sufre intensos dolores al quemarse un árbol.

A Fie le falta información para controlar el virus y a Simone se le ocurre que su padre podría haber dejado información al respecto en su ordenador: ello implica un largo viaje a pie hasta su casa en compañía de Martin. Casi no cuentan el cuento al cruzarse con una pareja que, en su paranoia, quiere eliminar a Rasmus por coincidir su descripción con la del joven buscado por Apollon: entre Simone y Rasmus, los matan a ambos. Finalmente, logran hacerse con el ordenador portátil y regresar a la base.

Sarah, aún dolida por lo de Jakob, se introduce en la celda de Rasmus para pedirle que la mate con la niebla y así poder ir con su hermano; a la vez lleva un cuchillo, lo cual parece indicar que sus fines son tan suicidas como homicidas. Pero cuando Rasmus comienza a emitir la niebla oscura, ella, aterrada, huye de la celda, aunque con signos de haber sido afectada parcialmente.

Fie, Martin y Simone logran, con alegría, dar con los datos que buscaban en el ordenador, pero no saben que el mismo contiene un dispositivo de espionaje y rastreo colocado por la gente de Apollon, la cual, hallando así su localización, les hace llegar, en una caja enviada por paracaídas, un mensaje en forma de holograma instándoles a entregar a Rasmus a cambio de liberarles de las nanocápsulas que les impiden abandonar el perímetro: ello genera roces y divisiones dentro del grupo acerca de si aceptar o no el trato, particularmente entre Simone y Martin.

Fie y Simone trabajan en la cura a partir de los datos obtenidos pero, uno tras otro, los ratones con los que experimentan van muriendo. Ello vuelve a Fie cada vez más escéptica acerca de hallar una solución y más partidaria, por lo tanto, de entregar a Rasmus, reforzando su postura al descubrir que está embarazada del fallecido Jakob.

Sarah, por su parte, ha desarrollado una atracción especial por Rasmus y, sobre todo, por su “poder”. De hecho, lo ayuda a escapar de su lugar de reclusión, lo que genera un nuevo problema, pues sin Rasmus no hay posibilidad de negociar ante el cada vez más inminente ataque de Apollon. A todo ello, Simone avanza con los experimentos y cree haber dado finalmente con la cura, razón de más para salir a la búsqueda de su hermano.

Siguiendo el rastro de los árboles ennegrecidos, la búsqueda los lleva hasta un parque de diversiones abandonado donde, en efecto, se hallan Rasmus y Sarah, pero también hombres de Apollon que han salido en su búsqueda, generándose así un enfrentamiento que provoca la reacción de Rasmus que consigue eliminarlos pero, por desgracia, Lea, quien intentó protegerlo, muere accidentalmente al ser alcanzada por la niebla oscura. Jean, su pareja, queda profundamente consternado y resentido a pesar de no haber Rasmus actuado por cuenta propia.

Ya de vuelta en la base, ponen en marcha el procedimiento descubierto por Simone y, al parecer, da resultado ya que, en principio, Rasmus da signos de estar curado. Pero Jean, quien no perdona lo ocurrido con Lea, le pasa información a los hombres de Apollon para que se introduzcan en el lugar y lo capturen. En los alrededores de la base, también hay grupos rebeldes que operan por fuera de Apollon y cuyo plan es la eliminación de las nanocápsulas que impiden salir más allá del muro: estos entran en contacto con Martin y Patrick pero, por ahora, no adquieren el suficiente protagonismo que, estimo, sí tendrán en la temporada final de The Rain.

Ante la incursión de Apollon, Rasmus y Simone intentan huir, pero la base está ya rodeada por demasiada gente e inclusive han ingresado por los túneles: allí se produce un enfrentamiento en la que una bala mata a Sarah. Ello provoca la ira de Rasmus y, contrariamente a lo que se había pensado, la niebla oscura regresa: decidido y furioso, recorre los túneles matando a su paso a todos los efectivos de Apollon para luego regresar al exterior.

Su enfado alcanza también a su propia hermana y al resto, a quienes recrimina el no aceptarle tal como es. En un momento, parece estar a punto de arrojar la niebla hacia Simone, pero interviene Martin, lo cual hace que Rasmus desvíe su ataque hacia él: antes de que pueda hacerle algo, Simone le dispara desde atrás. La herida, claro, se cierra rápidamente pero la furia de Rasmus ya no tiene vuelta atrás; así y todo, se reprime para no matar a su hermana y se larga de allí. Sobre el final, veremos que se encuentra cara a cara con el jefe de Apollon.

Por otra parte, Rasmus no se entera que lo de Sarah ha sido solo una “muerte pasajera” como la que él, en su momento, había experimentado: por el contrario, ella vuelve en sí y parece estar infectada con idéntico mal (o poder) que él.

Y así es como quedamos a la espera de la tercera y última temporada que, insisto, se estrena este 6 de agosto. Veremos cuáles son las respuestas que nos trae para ciertas cuestiones que han quedado pendientes, ya que aún no sabemos, por ejemplo, cuál ha sido el alcance del virus o en qué estado está el mundo más allá del muro perimetral, como tampoco cuál es el rol que va a terminar jugando la facción rebelde, ni qué lugar pasará a ocupar Sarah, ahora que no es uno sino que son dos quienes producen la niebla. ¿Y qué pasará con el encuentro entre Rasmus y el jefe de Apollon?

Todas preguntas que, creo, nos llegarán con la nueva temporada de The Rain, la cual en breve estaremos comentando aquí y ya no solo con reseña sino con más análisis.

Los espero entonces. Hasta pronto y sean felices…



el autor

Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

Deja tu comentario