Critica de Rogue One: Una historia de Star Wars, desde el lado oscuro

27

El estreno de una nueva película de Star Wars es un evento en sí mismo, más allá de las expectativas hacia la película a proyectar o la calidad de la misma. Y esto es algo que tenemos que aceptar cuando una nueva cinta de la saga galáctica prepara su llegada, como fue el caso de Rogue One desde que Disney anunciara, ya hace más de un año, sus planes para explotar el universo creado por George Lucas allá por 1977. Y es la primera muestra de este modelo Disney para Star Wars, la no exenta de polémica El despertar de la Fuerza,  lo que había endurecido aún más el debate sobre esta película: los escépticos o abiertamente negativos tras ver el episodio VII temían un decepcionante intento de rescatar personajes y escenarios de la trilogía original y prostituirlos para hacer caja; aquellos que habían disfrutado con El despertar de la fuerza esperaban otra ocasión para pasárselo en grande.

Por otra parte, y por su condición de spin-off, Rogue One tenía el potencial de ser una propuesta más arriesgada que su predecesora, con la esperanza de que Disney levantara la mano en aspectos que no dejaría pasar en un nuevo Episodio. Y esto incluía una temática más oscura, menos concesiones al humor y hasta una reflexión sobre la guerra encajada en el universo de Star Wars (cosa que, siendo sincero, nunca me ha parecido que pudiera funcionar). Rogue One podía ser demasiadas cosas. ¿Qué ha elegido ser?

Qué es Rogue One: Una historia de Star Wars

Pues Rogue One ha decidido ser todas y en el camino no ser nada en concreto. Y, por lo tanto, alejarse de aquel primer teaser trailer de tono solemne que prometía una adulta visión de la ética de la guerra y la complejidad moral de los héroes. No quiere decir esto que se hayan olvidado repentinamente de la idea. Simplemente se la han ido dejando por el camino. Imagino que algo tiene que ver la decisión de Disney de volver a filmar varias escenas (y hasta scores de la banda sonora) pocos meses antes del estreno para corregir un tono que no les acababa de convencer. Y esto se nota, vaya si se nota. Apuntaría incluso que es la mayor lacra de Rogue One: querer ser demasiadas cosas y pasar de puntillas por todas.

Dicho esto, es con creces una película mucho más oscura que el episodio VII. Debatía con compañeros de la web hace unos días sobre el público al que se orienta Star Wars, y para muchos este era un público estrictamente infantil al que podían sumarse todos los adultos que entraran en el juego. Yo nunca he tenido muy claro el papel del público en la saga: siempre he pensado que este fenómeno infantil está más marcado en la nueva trilogía de Lucas, pero no tanto en la original que él mismo diseñó (pero, no olvidemos, no controló al mismo nivel) allá por los setenta y ochenta. Veo en estas tres películas elementos más cuidados y complejos (sobre todo en El Imperio contraataca). En todo caso, creo que sería un error orientar una película de Star Wars a un público estrictamente adulto.

Los personajes

Los personajes de Rogue One sufren en gran medida el mismo problema que el tono de la película: no acaban de cuajar. No estoy diciendo que sean malos personajes, porque estaría mintiendo. Están bien definidos y, al contrario que pasaba con muchos personajes meramente vehiculares y de relleno en El despertar de la Fuerza, aquí vemos que la mayoría tiene una razón para estar ahí. El problema es que muchos desaparecen antes de explotar todo su potencia. O simplemente cambian su forma de ser a gusto del guion, como es el caso del Andor de Diego Luna: es un personaje que se nos presenta hábilmente, con una escena efectiva, como moralmente ambiguo (aspecto poco explorado en una saga con gran fuerza de la contraposición de buenos y malos), pero que de golpe y porrazo se transforma en un personaje más en la causa común (con una desganada explicación que verbaliza en el hangar).

Algo distinto pasa con otros personajes con gran potencial, como el Saw Gerrera de Forest Whitaker (también con papel importante en otra película que comparte cartelera con Rogue One) que, después de todo lo que prometen, simplemente se pasan por ahí para dar excusas a algunos personajes para cambiar de parecer. Y es una verdadera lástima, porque son personajes con bastante fuerza y que apenas necesitan unos segundos en pantalla para quedar bien definidos (lo cual es precisamente la parte difícil), y que acaban siendo la posibilidad de llegar a ser algo más. No se explota todo su potencial. Tampoco tienen demasiada química entre ellos. Tener un cuadro de personajes que vemos llegar y desaparecer sin darles tiempo a tener un desarrollo es tirar por la ventana una de las mayores bazas de la película, que habría aportado al guion una solidez que pide a gritos para consolidarse (valga la redundancia) como una gran cinta de aventuras que no se olvida de los matices.

Caso curioso es la protagonista interpretada por Felicity Jones, y su padre (en la piel de Mads Mikkelsen). Son precisamente dos de los personajes que más juego daban y más tiempo de desarrollo tenían a su disposición, y sin embargo tiene soluciones simples y hasta burdas. Son personajes algo vacíos, desganados. Hasta desdibujados. Los actores hacen con sus interpretaciones hacen todo lo posible con el papel que tienen, pero no parece ser suficiente. Y, como comento más adelante, los personajes míticos de la franquicia acaban tomando toda la presencia de las escenas. Por eso las secuencias puramente novedosas son un soplo de aire fresco, cuando se deja libertad para que se desarrolle el cuadro de personajes nuevos que presenta la película. A la vez, es el carácter marcadamente coral de la cinta es el que hace que todo esto pase de puntillas, llevando al gran problema de la película:

El guion

Puede sonar contradictorio que diga esto, pero Rogue One consigue acercarse más al tono de la trilogía original de lo que esperaba. Y no lo digo solo por lo obvio (compartir espacio y tiempo), sino también por el tono general. Que, sin embargo, logra a base de mezclar varios. La película tarda en arrancar y, cuando lo hace por fin, pega un vuelco y salta al vacío. La cantidad de escenas o hasta frases que aparecían en el teaser y en los trailers y en la película desaparecen es inmensa, y da mucho que pensar. Reconstruir una película en la sala de montaje no es una buena idea porque el espectador se acaba dando cuenta de que falta algo. Y en Rogue One falta coherencia narrativa, una estructura sólida y un avance mejor preparado. Se suceden los hechos como si se fueran piezas sueltas de un puzzle pegadas rápidamente para encajar a la fuerza.

Al final, no tenemos el Apocalypse Now en el espacio que algunos se adelantaban a ver en el primer avance, ni una locura bombástica como podría haber sido en otras manos. La definición de la temática de la película que hace mi compañero Pedro en su crítica me parece perfecta para hacerse una idea de qué esperar:

Rogue One es cine bélico en el espacio pasado por el filtro Disney. No es Starship Troopers ni Aliens, el regreso pero es la primera vez que, estrellas de la muerte aparte, vemos combates en tierra entre las fuerzas rebeldes y las fuerzas imperiales. Ese espíritu bélico, con todas sus consecuencias, es lo que más aleja la película de los convencionalismos a los que nos habíamos acostumbrado.

Sí, eso es lo que queda en Rogue One cuando quitamos todas las capas añadidas con dudas. Y el tema de las consecuencias está bastante claro en la forma en que Edwards plantea el destino de cada personaje a lo largo de la película. Un guion más cercano a la cinta de Irvin Kershner que a la de J.J Abrams. Porque el guion es inestable, pero no carente de buenas ideas y de talento. Una pena que no esté bien rematado.

Gareth Edwards salva la función

Si bien el guion hace aguas en mantener su coherencia estructural, no se puede decir que el conjunto sea desastroso. Al contrario, porque el resultado es una digna cinta de aventuras con más matices de los que nos daba el Episodio VII. Y esto es en gran medida logro de su director, Gareth Edwards, quien ya nos había dado un adelanto del tono que tendría al cinta en su (nueva) adaptación al cine de Godzilla. Y ya en esta reivindicable visión del clásico lagarto gigante, Edwards mostraba su interés por los conflictos morales en un marco que tradicionalmente era de aventura. La habilidad del director salva Rogue One con escenas muy potentes que nos hacen olvidar el caos narrativo de la película al funcionar muy bien como piezas separadas. Desde las escenas dramáticas, que no faltan, hasta unas impresionantes batallas (el combate final es, en mi opinión, una patada al que se desarrolla en el último tramo de El despertar de la Fuerza).

La fotografía ayuda, aprovechando al máximo los recursos ambientales (esa escena bajo la lluvia de Mads Mikkelsen se salva del topicazo y la comedia involuntaria gracias a Edwards y su DoP, Greig Fraser) y los escenarios, con un gran gusto estético y un apabullante despliegue visual, siendo más ambicioso en el último tramo de la película. Los ambientes oscuros (en ocasiones casi exentos de luz) en que se desarrolla gran parte de la película completan el cuadro que es tan radical como sus situaciones argumentales: no hay más nexo que un tono formal más o menos estable a lo largo de la cinta, y ni siquiera eso llega a materializarse sin altibajos.

El factor añoranza

No nos engañemos: el universo Star Wars aporta más a Rogue One de lo que Rogue One aporta al universo Star Wars. Si quitamos la Estrella de la Muerte como excusa argumental (e imponente amenaza en el trasfondo), los AT-ATs de la playa, el contexto sociopolítico del Imperio y la estructura de la Rebelión, la mitología de la Fuerza, los planetas y criaturas icónicas y las recreaciones CGI de viejas glorias de la saga, nos queda una película de aventuras mediocre. Inestable. Incluso la escena final, batalla incluída, pierde toda su fuerza sin lo reconocible de las naves de la serie galáctica.

Solo K-2SO parece salvarse en lo que se refiere a rescatar el espíritu de un personaje original sin mostrar directamente a uno de ellos. Porque hasta el Vader de esta película parece salido de otra: sus movimientos, su traje cercano al cosplay o hasta su licencia para lanzar una frasecita ingeniosa (regla número uno, Darth Vader no hace chistes) hacen que todo resulte extraño, sintético. Como la atmósfera, que tampoco parece estar segura de ser la la adecuada. Volviendo al droide, es el representante de todo el humor de Rogue One a excepción de una frase de otro personaje. Una. Sí, el humor es escaso. Y, pese a todo esto, al acabar la proyección parece que es una película que se acerca mucho a la esencia original. Quizás más que el remake encubierto del episodio VII. ¿Por qué?

Pues por las nuevas incorporaciones es casi una certeza que no. El histrionismo del director Krennic palidece cuando comparte escena con una simple recreación por ordenador del enorme Peter Cushing. Y esto es triste, porque es solo una demostración más de que, en lo que llevamos visto del Star Wars de Disney, ningún personaje nuevo es capaz siquiera de acercarse al carisma y buena construcción de los viejos. No creo que sea cuestión del manido cualquier tiempo pasado fue mejor; simplemente es una incapacidad de ser lo que fueron las cintas originales. Porque, simplemente, no lo son. Ni el público es el mismo, ni el equipo creativo, ni las circunstancias. Y esta vez sí que hay un precedente que condiciona cada movimiento que se hace. Un precedente al que, voluntaria o involuntariamente, va ligada nuestra visión de la película y nuestra manera de juzgarla.

Quizás es cuestión de que nosotros, los espectadores, estamos intentando ver estas películas como algo que no son. Porque, siendo realistas, los momentos más imponentes de Rogue One son unos exultantes minutos finales (aviso a los puritanos del spoiler, en lo que queda de párrafo podríais leer más de la cuenta) donde se nos recuerda por qué estamos en la sala viendo Star Wars: por el cariño a la saga. Y la película cierra con el tema original de Williams, que se habían mostrado reticentes a utilizar en el resto de la cinta. Sí, está justificado formalmente porque no es hasta el final cuando se conecta totalmente con un Episodio como tal, con todos sus acompañamientos musicales y de realización. Pero no es una decisión tomada al azar. La recreación del comienzo del episodio IV es un guiño cargado de intenciones. Y Rogue One parece arrastrarse entre lo que quiere ser por su cuenta y lo que tiene que ser, sin saber muy bien cuál funcionará mejor. Y, ante la duda, mejor tirar por lo seguro.

Pero…¿Merece la pena o no?

Star Wars puede ser muchas cosas pero tiene algo que pocas franquicias pueden decir tener: una simbología conocida por la inmensa mayoría del público, unos personajes icónicos y un universo que es parte ya de la cultura popular. Y eso es una ventaja enorme a la hora de hacer una nueva cinta ambientada en este universo contar con tantas cosas que no tienes que explicar como creador a la hora de preparar el guion o la puesta en escena. Y aún con todo este trabajo hecho, la cinta no escapa de esa sensación de avanzar atropelladamente, de que le falta tiempo para asentar situaciones y personajes. De que no acabamos de ver todo lo que tenía para contarnos. Es decisión de cada uno si merece la pena pagar la entrada por una película con estos fallos, pero también si merece la pena tenerlos en cuenta cuando el resultado, lejos de ser desastroso, es algo más que correcto. Y, en mi opinión, bastante entretenido.



el autor

En twitter me llamo @pga_es y hay gente que piensa que hablo de golf. No les culpo.

27 comentarios

  1. Pedro Perez S. el

    Una crítica brillante. Mucho mejor que la mía. Lo digo públicamente para que quede constancia. Estoy de acuerdo en todo a pesar de que se te haya adjudicado el lado negativo. Coincidimos en el 99,99%. Merece la pena? Para mi si pero ya lo merecía el episodio 7 con lo cual no entro en contradicciones. Es mejor que el 7? No, es otra cosa. Como señalas, sin en episodio 4 esta película no existiría. Y la verdad es que han sido muy tramposos ya que les ha bastado con meter a Darth Vader para que todo el mundo haya obviado los fallos que hicieron que al despertar de la fuerza le diesen de palos: villanos histéricos, reincidencia en la estrella de la muerte, cambios de motivación en los personajes, etc. Un Vader que recuerda todo el tiempo al del vídeo de superpowers en el que enfrentan a Vader con Batman (muy bueno lo del cosplay). A los personajes les falta carisma y nadie se mete con tanta saña con ellos como se metieron con los nuevos. Vale la pena Rogué One? Por supuesto. Que la opinión general se esta dejando llevar? También. Que la batalla final y el final de la película ponen la piel de gallina? Claro que si. Han ido a lo fácil sin arriesgar un pelo y no nos hemos dado cuenta. Un saludo.

    • Muchísimas gracias, Pedro. Lo cierto es que coincido también con todo lo que dices, lo que evidencia que la película tiene más puntos de vista en función de con qué la asociamos y comparamos (como la vemos, al final) que con lo que es la película en sí. ¡Un abrazo!

  2. Unoquepasabaporaquí el

    La critica está muy redactada y las ideas expuestas bien desarrolladas. Yo no coincido con ella. Creo que se ha llegado a un punto en el que haga lo que se haga se va a criticar. Personajes no desarrollados, pues yo creo que en dos horas de metraje no los podían desarrollar mejor. En el episodio IV todos los personajes no estaban desarrollados al final de la película, de hecho si me pones llegado al punto estaban peor desarrollados que aquí, fue sobretodo en la segunda cuando se terminó de definir a absolutamente todos los personajes con el incluido celebre «Luke, soy tu padre». Si quieres que desarrollen mejor a los personajes que hagan una trilogia de Rogue One, ahh pero entonces lo criticariamos porque sería meramente comercial para sacar dinero. Criticamos que Rogue One mama de la saga de Star Wars, pues que quieres que te diga…no te han vendido la película como Depredador 3. Si no aparecieran las clásicas máquinas imperiales nos quejariamos mucho más, pero eso sí, si aparecen nos vamos a quejar también. Con el final enlazando con el comienzo del Episodio IV han tirado por lo seguro…bueno pues nos quejamos también, aunque parece que a veces lo hacemos sin pensar, porque imaginemonos por un segundo, que los cinco minutos finales quedan eliminados. Imaginemonos que no aparece Vader en toda la película, que es el representante del emperador. El imperio está construyendo su arma más potente, capaz de eliminar planetas, pero Vader no tiene nada que ver ahí. El universo es el que es, y en ese imperio mandaba el Emperador a través de Vader, y nos parece mal que salga Vader en una película sobre el arma más potente del imperio, y decimos que nos parece mal porque lo han hecho como guiño a los fans. Pues sí, lo han hecho como guiño a los fans, pero también para darle coherencia al universo Star Wars. La historia se desarrolla a trompicones, te digo lo mismo, entonces quejate de que no fuera una trilogia, pero habría que ver nuestras reacciones si hubiera sido una como tal. O quejate de que toda la película no se desarrolle en único planeta, o incluso en una sola ciudad. Esto es Star Wars, mundo diferentes, con climas diferentes, si fuera lo contrario no sería Star Wars. Yo me rio mucho cuando alguien ensalza la saga original con sus fallos y luego se queja de los mismos fallos en otras películas de la saga, porque ahí se nota la imparciabilidad provocada por las emociones de la juventud, o la imparciabilidad provocada por el fenomeno Disney. Si tu a esta película le quitas el concepto sociopolítico del imperio, la estructura de la rebelión, el misticismo de la fuerza y los planetas y criaturas icónicas nos queda una película mediocre. Bien, que pasaría si le quitamos todo eso a la saga original? Que se quedaría una saga mediocre también, porque eso es Star Wars. Que pasaría si al Padrino le quitas el concepto sociopolitico de la época, la estructura de la familia, el misiticismo que ha generadobla mafia durante años, y el carisma de los personajes? Que nos quedaría una película mediocre con un buen guión, pero Star Wars no es el Padrino, aceptemoslo. La película toma más de la saga de Star Wars, que la saga toma de la película. Solo faltaría que fuera lo contrario. Esta película se menciona diez segundos en la película original, y todos sabiamos lo que veniamos a ver. Suficientemente bien lo han hecho. Los personajes míticos de la franquicia acaban tomando toda la presencia en las escenas. En más de dos horas de metraje, a lo mejor salen un máximo de 15 minutos en total todos. Si, en esos 15 minutos toman la presencia en las escenas, pero principalmente porque son sus escenas, y ya está. La verdad es que la saga original nos marcó a todos, pero hay que saber ver más allá y valorar las cosas como son. Solo faltaría que Dark Vader no se comiera a todos con sus dos escenas. Pero claro el caso es quejarse. Seguramente si uno de los protagonistas se hubiera enfrentando a Vader, y lo hubiera herido, estariamos clamando al cielo también. Si el general cientifico, le hubiera plantado cara a Vader y le hubiera humillado con si dialectica, estariamos clamando al cielo también. Que esta película sea nueva y cuente con personajes nuevos no significa que debamos difuminar a otros personajes importantes de la saga. Pedimos que se le quite importancia a Vader en el universo Star Wars en la época de su apogeo…que pasaría si lo hicieran? Que estariamos clamando al cielo todavía más. En definitiva. Una buena critica negativa, pero que bajo mi punto de vista está hecha más por hacerla porque sí a toda costa, para recibir visitas y comentarios, como el de un servidor, que porque la película en sí se la merezca. El episodio VII a mí me gusto, pero si que entiendo que se hiciera y mereciera una crítica negativa. Esta película, bajo la sinopsis planteada, no se lo merecia. Luego no nos quejemos de que hagan tres películas de Hobbit.

    • Pedro Pérez S. el

      «Una buena critica negativa, pero que bajo mi punto de vista está hecha más por hacerla porque sí a toda costa, para recibir visitas y comentarios, como el de un servidor, que porque la película en sí se la merezca. El episodio VII a mí me gusto, pero si que entiendo que se hiciera y mereciera una crítica negativa. Esta película, bajo la sinopsis planteada, no se lo merecia. Luego no nos quejemos de que hagan tres películas de Hobbit.»
      Perdona pero este comentario no me parece justo. Tenemos todo el derecho a hacer una crítica negativa aunque sea con la idea de generar visitas y comentarios. Esto ya no es una web de «esta película es muy chula y me flipa» o «esta película es una puta mierda y no mola nada». Se trata de dar visiones diferentes, confrontar puntos de vista y abrir el debate. Además, Pablo no ha dicho ninguna mentira ni ha expuesto nada que no sea cierto. Por mucho que a mi me guste la película, todos esos defectos están ahí, igual que estaban en el episodio 7. Sí, me gusta mucho el episodio 7 y siempre he reconocido sus defectos y aun así me sigue gustando. Una cosa no quita la otra. ¿Rogue One no se merece una crítica negativa? Yo creo que la que no se lo merecía era la otra, a la que se le acusó de muchas cosas que también tenemos aquí. Pero eso da para otro post.

      • Unoquepasabaporaquí el

        Bueno, por supuesto que se puede comentar todo lo que se quiera, pero si a mi algo me parece injusto lo digo también, siempre bajo mi punto de vista. No he querido prolongarme mucho más en mi anterior comentario, porque escribir con el móvil y un teclado americano, con acentos y todo, pues termina cansando. Se confrontan opiniones, pero lo que yo veo aquí es más generalización que otra cosa sin comentar el porque nos ha parecido esto. Que quieres que te diga, tal y como veo la crítica negativa, me parece más que la persona que la hecho, PGA en este caso, le ha gustado más la película de lo que parece, lo cual me lleva a la conclusión, acertada o no, pero mi conclusión de que este artículo ha sido creado únicamente para generar visitas. Que quieres que te diga, nunca me he sentido atraido por ese tipo de política, y no tengo ningún problema en admitirlo y pelear por ello, siempre y cuando no pierda personas importantes por el camino. Si mi comentario no te ha parecido justo, lo mismo opino yo de que se superen las espectativas con una película, y se la ataque porque sí simplemente para conseguir lo comentado anteriormente. Lo dicho, buena crítica, pero no me la he creido. Lo siento, si puede molestar u ofender. No es mi intención y en ningún caso he faltado al respeto a alguien, pero en mi defensa diré, que si alguien escribe de cara al público se arriesga a recibir críticas, y con eso me incluyo cuando soy una persona que realiza una de esas críticas. Quiero ver como el autor escribe de forma veraz que no le ha gustado la película, en vez de decir que si le quita siete cosas a la película se queda en algo mediocre. Si le quitas el contexto, el fondo y el carisma de los personajes cualquier película pasa de ser buena a ser mediocre.

        • Unoquepasabaporaquí el

          Y si no te gusta la película así. Ahí tienes la trilogía del Hobbit en la que nadie se quejo de que los personajes no estaban desarrollados. Y el Hobbit también vive de un universo cinematográfico y literario rico. Espero que hagan una trilogía de Han Solo, para ver como se la critica diciendo que es únicamente comercial.

    • En primer lugar, gracias por comentar. Se agradece que te hayas tomado la molestia de argumentar de forma bien expuesta el por qué no estás de acuerdo. De hecho, puedo llegar a estar de acuerdo con algunas de las cosas que dices. Te intentaré responder a aquellas en las que sigo sin estarlo.

      Empezaré por el final: creo que el hecho de que una película me haya gustado no es contradictorio con que resalte sus puntos negativos. De hecho, creo que sí que es una crítica negativa a pesar de que, como dices, la película me haya gustado. Dices en tu otro comentario (respondo a los dos aquí para no separarlos) que la película parece haberme gustado más de lo que aparenta: pues bien, no hace falta ni adivinarlo porque dejo claro al final de la entrada que a mí, a nivel personal, me ha gustado. Sí, me lo he pasado muy bien viéndola. Pero eso no quiere decir que no tenga fallos, y por eso es una crítica negativa: porque intento extraer todos los fallos de la cinta a pesar de los cuales la he disfrutado. Porque muchas películas con grandes fallos, hasta fallos clave en el guion, pueden llegar a gustarnos (o incluso tener cariño hacia ellas), o resultarnos muy entretenidas. Y lo que intento con esta crítica (es valoración personal de cada uno decir si lo he conseguido o no) era dejar de lado esto para contar todo lo que un espectador va a encontrarse o se ha encontrado en la sala de cine. Porque no todo el mundo reaccionará igual que yo a lo que se proyecta en pantalla.

      Sobre los fallos en concreto: me reafirmo en que los personajes están mal o poco desarrollados. Y no, no hace falta una trilogía para explayarse sobre ellos, solamente habilidad. Grandes películas de una hora y veinte, o cortometrajes sin ir más lejos, hacen desarrollos de personajes mucho mejores. Esto no quiere decir que no haya personajes definidos; al contrario, en la crítica cito que los hay. Pero acaban siendo planos por su falta de desarrollo. No veo personajes que, fuera de los golpes de timón, evolucionen a lo largo de la cinta. De hecho, spoiler va, la mayoría mueren cuando han cumplido su propósito. Sin más. Porque no es lo mismo el desarrollo de la personalidad de un personaje que el trasfondo del mismo. Creo que puede ser el colmo de la pedantería citar a Ortega y Gasset en un comentario sobre Star Wars, pero si me lo permites lo haré: «Yo soy yo y mi circunstancia». Pues bien, la mayoría de personajes de Rogue One sólo muestran sus circunstancias. El padre al que obligan a trabajar para el Imperio. La hija a la que zarandean de un lado a otro de la galaxia convenciéndola de que haga cosas. El único personaje con ambiüedad moral acaba siguiendo el esquema de los demás y se lanza a la aventura rompiendo toda posiblidad de darle profundidad psicológica. Que no hace falta, pues puede ser. Pero esto está ahí, y lo digo sin juzgar si era necesario. Esto puede ser malo, o puede encajarse con habilidad, como es el caso, hasta hacer que no nos importe demasiado. Porque sí, reitero que está logrado que el conjunto sea entretenido para la mayoría, pero siempre habrá alguien a quien le resulte tan forzado como para no dejarle disfrutar de la película o simplemente creérsela. Y no puedo dejar fuera de una crítica este aspecto, porque me parece que al final de la peli sabemos muy poco de cómo son y piensan los personajes, y sería sesgado camuflarlo.

      Este tema está relacionado con la última parte del comentario, el tema de quitar elementos a la peli y que sea mediocre. No es lo mismo quitar matices de un personaje que quitar un escenario. El Padrino tiene personajes muy sólidos que, aún fuera de su contexto original (y prueba de ello son las vueltas que pega la trilogía) son personas con una forma de pensar y de actuar coherente. Sabemos quienes son. Tienen una buena construcción. y, al margen de eso, Rogue One pierde como película de acción y aventura sin el universo de Star Wars y esto no es algo que pase a cualquier saga similar. Por poner un ejemplo: toma Aliens (Aliens 2, Aliens el regreso, como la llamen ahora) y quítale la mitología del alien y cámbiala por otra criatura similar. Sigue teniendo una estructura coherente, unos buenos personajes, unas fantásticas escenas de acción e incluso innovaciones respecto a su predecesora. Innovaciones propias. La reina madre no depende de la saga: es una creación de su equipo creativo. Ahora quita a Darth Vader, los destructores y la Estrella de la Muerte. O los escenarios y cameos. Sin cualquiera de ellas la película sería mucho peor, porque no nos haría sentir lo mismo. Ni siquiera peor, simplemente veríamos sus defectos. Defectos que, sí, no vemos mientras nos lo estamos pasando bien con la película cada vez que sale alguna situación que nos emociona por su pertenencia o alusión a la saga original.

      Mi compañero Pedro ha hecho una buena crítica desde el lado positivo, porque refleja lo que a él le ha parecido la película. Y cuando estás sacando el lado positivo, es más importante centrarte en por qué te ha agradado. Sí, coincidimos en muchas cosas, incluída la experiencia. Pero, más allá de conseguir visitas, me parece que tener dos visiones es útil para que un espectador o potencial espectador sepa a qué se enfrenta, y con una crítica negativa (créeme, si no tuviera nada negativo que escribir sobre la cinta no habría hecho un artículo sin sentido) lo importante me ha parecido remarcar qué podía desagradar a un espectador. Sin olvidarme de que esto también podía no ser relevante para él a la hora de juzgar la película.

      No me extiendo más para no escribir un nuevo artículo sólo con los comentarios. Seguramente me dejo algún punto pero espero haber respondido a la mayor parte de lo que decías. Un saludo, y gracias por comentar. Te esperamos por la web.

      • Unoquepasabaporaquí el

        Gracias por contestar. Insistó, no puedo estar menos de acuerdo. Lo siento pero es así. A Alien para dejarla de buena película quintándole algo, has quitado a un monstruo y has puesto otro. Mal ejemplo, más aún si hay Rogue le has quitado Darth Vader, los destructores, la Estrella de la Muerte y, esto es lo peor de todo, los escenarios. Antes dijiste los planetas…bueno es que si quitas los planetas de una película de ciencia ficción o de cualquier película queda la «nada». Y digo yo, sería tan buena Alien, si le quitas los escenarios, le quitas Ripley, le quitas la Nostradamus, y le quitas, por ejemplo, la tensión del film? Si se va a criticar una película, creo que es un error decir, que si le quitamos 7 cosas queda una película mediocre, para empezar porque esas cosas están en la película nos guste o no. Me podrías decir que siempre que lo decimos a la inversa, afirmando que si la película hubiera tenido esto o aquello estaría mejor, pero creo que ambos sabemos que hay una gran diferencia. Lamento escuchar que únicamente te has emocionado cuando salían elementos de la saga original, yo me he emocionado con más escenas, empezando por las batallas, que como ya se ha dicho era un tema poco tratado, siguiendo practicamente todas las escenas en las que los protagonistas del grupo fallecen, y acabando con ese abrazo final, que sencillamente me parece lo más acertado del mundo. Nada de amores románticos. Ha triunfado el amor por la amistad y por el bien común. El padrino los personajes están excelantemente construidos, mucho mejor que en está película claro está, por eso esa trilogía ha pasado a los anales de la historia y está película de Star Wars se queda como la segunda mejor película de una saga, que por temática, desarrollo y muchísimas más cosas está a años luz del Padrino. Mi referencia al Padrino viene dada, porque si al Padrino le quitas 7 cosas importantes de su desarrollo, tal y como has hecho con esta película, se queda una película mediocre también con un excelente guión, eso sí. Es un claro ejemplo de que es un mal paso, eliminar no ya un pilar de una buena película, sino varios pilares, para definirla como mediocre. Creo que si queremos definir una película como mediocre deberiamos mencionar lo que no muestra o lo que muestra de forma incorrecta, no lo que nos quedaría si le quitamos sus pilares. Pero para que veas que yo también soy crítico con el film, y que aún así no coincidimos, creo que Forest Whitaker está demasiado sobreactuado, por poner un ejemplo, eso sin contar con que su eliminación en la película, aunque impresionante, no me parece acertada. Y aunque hablamos mucho de cameos, yo he echado de menos alguno que otro más. La última hora, en palabras de uno de mis mejores amigos, es digna de la trilogía clásica, y eso viniendo de él es algo muy positivo, porque ha sido critico como no te puedes hacer una idea con las precuelas y secuelas. Yo que no he sido tan crítico, voy más allá y pongo está película en general al nivel del Imperio Contrataca. Los personajes no se podían desarrollar mejor en una película, al menos yo no se como. En el episodio IV de Star Wars ninguno de sus personajes quedó definido, y practicamente quedaron todos definidos en la segunda parte, lo cual para mí fue uno de los mayores puntos de esa película. Y esto ya es algo una pensamiento puramente personal, y quizás irracional, Pedro quizás me mate o me ponga la cruz por esto, pero YO no soy partidario de forzar artículos para generar visitas, nunca lo fuí y por eso me retiré tranquilamente y felizmente. Si, felizmente, porque uno de mis mejores amigos y una de las personas a las que más quiero es feliz con esta página, ahora eso sí, no renuncio a mi forma de ser, y no renuncio a denunciar, quejarme o protestar por lo que creo que no es correcto.

        • Esta película es la mejor de la saga después de la trilogía original. Si, mejor que la I, II, III y VII pero tampoco lo tenía muy difícil. La última hora como bien dices es digna de la trilogía original, pero la primera hora es más floja. Es una película sin gilipolleces ni payasadas y es emocionante como no lo veía desde el episodio VI. Yo soy defensor del VI. La considero la segunda mejor. Creo que si cambias a los ewooks por los wookies (como se escriban) sería competencia del Imperio contrataca. Pero bueno, eso es otra historia.

          Por cierto Tarkin es el mejor, y aquí se vuelve a demostrar. Pero tb es cierto que Rogue One bebe mucho de la trilogía original y también lo tenía fácil. Pero el eposodio VII tb lo tenía fácil y la cagó de manera sobrehumana

          En fin buena crítica y gracias por comentar

        • Pedro Pérez S. el

          Vamos a relajarnos todos. Ni te mato ni te pongo la cruz. Sólo faltaría y menos a tí porque tu me defendiste cuando otros me daban la del pulpo y por eso te lo agradezco y te aprecio aunque no nos conozcamos personalmente. Como uno de los administradores te lo reconozco: la idea de escribir una parte positiva y otra negativa es intencionada. Hace un año funcionó y otras veces lo hemos hecho. Pero eso no es cosa sólo mía o de PGA sino de más gente. ¿Es una decisión correcta? Para nosotros si, para ti no. Lo que no quiero y por eso te hice el comentario, es que parezca que nos movemos única y exclusivamente por las visitas y tampoco quiero que parezca que PGA le ha sacado punta a algo sólo porque si. Igual que tu no debes renunciar a tu forma de ser, denunciar o protestar por lo que crees que no es correcto, tampoco tenemos nosotros que renunciar a adoptar según que decisiones por lo que nos puedan decir porque, al final, lo que tendremos que hacen es no hablar de según que temas, a saber, Star Wars y las películas de DC, que se han mostrado como temas polémicos. Y eso es algo triste porque nos corta a la hora de escribir y expresarnos.
          Ya acabo y lo dejo con una confesión: cuando salí del cine, salí entusiasmado y pensé: yo no escribo nada. ¿Por qué? Pues porque sabía que si reflejaba mi entusiasmo me iban a volver a dar y no me apetecía. Pero como me había comprometido con la web y con uno de tus mejores amigos, tiré para adelante y asumo lo que me echen. Pero ese momento de «no escribo nada», esa auto-censura por el que dirán, lo sigo teniendo presente. Por eso pido que no se nos diga «esto no tendrías que haberlo escrito», porque al final condiciona mucho lo que escribimos. Podemos decir «estoy de acuerdo con esto o con lo otro y con lo de más allá no» pero «esto no tendríais que haberlo escrito o esto tiene una intención que no es la correcta» no me parece justo ni para el que lo escribe ni para el que lo lee.
          Un saludo.

        • Entiendo tu punto, pero cuando hablo de «quitar cosas» hablo de aquellas que no son propias de la película sino que venían dadas. Al fin y al cabo, no lo estoy usando como herramienta para hablar de la calidad de la película como tal (si a una película le quitas algo que ha creado no es la misma película, en eso estaremos todos de acuerdo), y de ahí quitar de Aliens (2) solamente lo que le venía dado. Sí, me refería a lo que Aliens (2) aporta a la saga, independientemente de lo que la saga le aporta a ella. Son casos en los que se quitan menos cosas precisamente porque dependen de menos, tienen más imaginería propia y recursos nuevos. De hecho, hablo del tema relacionándolo con que Rogue One se aprovecha más de Star Wars de lo que le aporta, y creo que ahí tiene pleno sentido. Cosa diferente es el tema de colocar personajes en otras situaciones, método bastante utilizado para evaluar la solidez de la construcción de los mismos. Quizás he expresado mal esta parte y las he mezclado, así que no descarto que el fallo ahí sea mío. Si no era esto que acabo de aclarar, me temo que mantenemos la discrepancia. Cosa por otra parte de lo más natural, porque verdad absoluta no creo que tenga nadie, y yo menos. Coincido contigo, que antes había olvidado, en el hecho de que la verdadera definición de personajes venga dada en el episodio VI (referencia absoluta dentro de la saga para mí) pero, a pesar de que ciertamente el IV no es un prodigio del desarrollo de personajes, me sigue pareciendo que están más trazados, quizás por dedicarle más tiempo (menos personajes a desarrollar) aún cuando tiene la dificultad añadida de estar presentando un universo que, como digo en la crítica, a Rogue One le viene dado y sólo tiene que expandir un poquito.

          Una última cosa: el artículo no está forzado, porque podría haber rechazado escribirlo si no creyera haber visto nada negativo. Tengo unos cuantos artículos en los que precisamente peco de optimista con las películas o series que trato. Pero en este caso, sentía que sí que tenía algo que decir al respecto de los fallos de Rogue One según los veo y por tanto acepté el encargo. Obviamente, agradezco la contraargumentación, porque enriquece la crítica con más puntos de vista.
          Un saludo.

  3. Todavía no la he visto. Ya me pasaré para apoyar a una facción, a otra, o a mi mismo. No obstante me quito el sombrero ante tu grandísimo trabajo. Además, creo que has dado con la palabra clave. «Circunstancias». Que puesta en esa frase: «…ya no son las mismas». Son el mejor y más real resumen de lo que está pasando aquí. Un saludo.

      • Buenas compañero. He tenido que dejar mi opinión en en lado luminoso. La razón es obvia. Y la copio y pego aquí:
        «Buenas. Acabo de ver Rogue One. A falta de la épica de los personajes clásicos, que por otro lado, en su estreno, no lo fueron; A falta de ese aura mágica que tiene todo lo nostálgico que nos tocó el alma, allá por nuestros tiempos mozos. A falta de acabar de gustar a todos y todas. Rogue One, es todo voluntad. Todo lo que veo y escucho, destila el aroma del clásico y añorado Star Wars. Me ha gustado, me ha despertado los sentidos de antaño. Y a día de hoy, con la que está callendo, difícilmente mejorable. No veo una película plana e insultantemente comercial. Veo un ejercicio por complacer, por conténtar, por hacer las cosas bien. Veo… una película de Star Wars. Y hacía mucho que no veía una.
        Un saludo.»

        • En gran medida estamos de acuerdo. La película consigue sus propósitos para una parte amplia del público (me incluyo) a pesar de sus defectos, a pesar de poder «haber sido más». Gracias por compartirlo por aquí también. ¡Un saludo!

  4. Oscar Menéndez el

    Una crítica trabajada, una vez más. Estoy de acuerdo contigo, antes de ver la película, en que una crítica desde la aprobación no tiene por qué ocultar los fallos, al igual que una crítica negativa, si es de alguien razonable, puede salvar las partes buenas. Como ejemplo, basta ver tantas películas «vacías» con excelente fotografía y sonido que mueren en la nada porque se quedan ahí.
    Gracias, PGA.

  5. Para mi la crítica de PGA está bien argumentada. Le ha gustado la película pero ha valorado sacar el lado oscuro en contraposición a la crítica de Pedro que es del lado luminoso. Evidentemente le podemos echar en cara muchas cosas pero también como si hubiera dicho que no le hubiera gustado.

    Ejemplo: Campo de batalla la Tierra es INFAME, HORRIBLE, ESPERPENTICA pero me la he visto mil veces y me entretiene. A PGA le ha gustado Rogue One pero hay unas «cosillas» que no tanto, pero como por la mañana Pedro subió un artículo tan positivo PGA optó por hacer otro destacando el lado oscuro porque le dio la gana.

    Un saludo

    • Gracias, Mario. Comparto tu visión. Creo que todos tenemos al menos una película que sabemos con muchos fallos pero a la que tenemos cariño igualmente, o que podemos ver varias veces sin cansarnos. En este caso, no me arrepiento de pagar la entrada de Rogue One pero nunca está de más comentar a qué fallos se sobrepone, aún cuando el resultado es satisfactorio. Un abrazo.

    • «Campo de batalla…..», te entretiene!!!!!?????; Di la verdad, te ves primero Druidas, y luego ya comparando…..dices
      : Dios!… esto ya es otra cosa!

  6. Bravo, grandísima critica. Has expresado perfectamente lo que supone esta cinta dentro el universo Star Wars. Me quedo con una frase, que además fue pensamiento propio cuando me enteré de la venta de la franquicia a Disney: Rogue One es cine bélico en el espacio pasado por el filtro Disney.

    Se nota demasiado quién pone el dinero, una lástima pues estoy seguro que sin los matices Disney hubiese ganado mucho la cinta (el tono oscuro y cínico de los trailers es una prueba).

    Un saludo.

    • ¡Muchas gracias! Me alegro de que coincidas. La frase de la cinta bélica la cito del artículo de Pedro porque creo que lo había expresado muy bien, así que es mérito suyo más que mío. Y sí, siguiendo los trailers la peli habría sido muy distinta… pero nunca sabremos (o sí, no descartemos ampliaciones y ediciones extendidas, tan de moda) si mejor o peor. ¡Un saludo!

  7. Me encantó tu crítica «P»! Comparto mucho de lo que dices. Son esos defectillos los que no me han permitido disfrutarla al 100% pero supongo que es mi culpa por abrigar tantas expectativas. Saludos desde Argentina

    • ¡Gracias! Me alegro de que te haya gustado. La gente con la que he hablado de la película se mueve en ese espectro, entre el haberla disfrutado a pesar de sus defectos o el haber lamentado que estuvieran ahí en una peli que en conjunto no está nada mal. Y efectivamente las expectativas han jugado una mala pasada a más de uno. No sin razón, porque la campaña tiene mucho que ver con lo que se esperaba de Rogue One. ¡Saludos!

  8. Fernando Vílchez el

    Excelente crítica, tanto la del lado luminoso como la del lado oscuro. A mí no me ha emocionado Rogue One. No es una mala película, pero está lejos de ser buena. Podemos hablar de que si bebe de la saga original, que si hay cameos gratuitos… para mí el defecto más importante es el nulo tratamiento de los personajes. Me importa un bledo lo que les pase a lo largo de la película, salvo el de Donnie Yen. Especialmente preocupante el caso de Jyn y Cassian. La primera por su desidia a lo largo de toda la trama y el segundo por su accidentado cambio de actitud. La primera hora es bastante floja y la segunda es entretenida, sin más. No impacta. Al menos su final es coherente con el de la saga. Y ya puestos, ¿Por qué no se atrevieron a usar a Vader como el enemigo principal? Hubiera sido lo mejor de la película, sin duda.

    • ¡Gracias! Yo creo que no hicieron a Vader villano principal (aunque sigue siendo, con Cushing, lo más imponente de los antagonistas) por dos posibles razones: por intentar innovar algo aún enmarcándose en algo ya creado, siendo originales, o por miedo a no manejar bien su personaje y que se les echaran encima los fans. O quizás ambas. En todo caso, funciona bien en su papel pequeño. Otra cosa es que desearíamos que los nuevos personajes estuvieran más trabajados, que es una pena en un conjunto que mal no funciona. Un saludo

  9. Comparto lo de Cine Bélico. Cuando la vi mí.mente asoció toda la secuencia final en esas playas a una típica película de la Guerra del Pacífico contra el Imperio Japonés en el marco de la Segunda Guerra. También sentí que ese conjunto de guerreros que van al suicidio en una pequeña nave tenía algo de Wester, como los 7 magníficos que a su vez se inspira en los 7 samurais. La película hubiera ganado mucho explorando esa línea de «loosers» lanzados al heroísmo casi sin querer, aunque creo que lo hace. También me gustó mucho ese aspecto de «personajes populares» en contraposición a toda la cuestión de sangre y linaje y senadores y reyes de la saga original. Acá son huérfanos, perseguidos, parias. Una tropa de marginales. Muy interesante y hasta diría irreverente con la cuestión medio monárquica de elegidos de lo original. También hay un costado referido a la fuerza como una especie de religión de los humildes. Nada de sables ni control.mental ni esas cosas sino algo bien religioso. Eso me pareció fascinante y todo la estética oriental de templos y medio lamas que hay es muy evidente y atractivo. Hallé también en toda esa humedad y oscuridad de calles y ciudades oscuras y superpoblada algunas referencias estéticas a Blade Runner aunque esto es bastante habitual y siempre siento que son tentaciones estéticas «manieristas» por decirlo de algún modo que no me agradan, vicios de la publicidad que creo el director de Blade Runner trajo a la ciencia ficción, para mal. En fin. Sin duda es la.menos Star Wars de las películas de Star Wars. Comparto que las referencias casi están puestas para que no molesta olvidemos de qué se trata. Me gustó la peli, me gustó mucho tu crítica. Finalmente, me pareció un gran acierto que todos los personajes murieran. Saludos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Otros artículos de lo mejor de la semana en cine y tv. NOMINACIONES A LOS GLOBOS DE ORO DE 2017 Aunque ya llevamos varios meses…