4 obras infantiles de autores best-sellers

0

¿Os imagináis a Agatha Christie escribiendo las primeras novelas de Gerónimo Stilton? ¿O a Paulo Coelho haciéndole la competencia al Capitán Calzoncillos? Bueno, pues hoy vengo a hablar de algo parecido, aunque no tan descabellado.

En la literatura hay nombres y hay nombres. Si te hablan de Tolkien lo primero en lo que piensas son elfos y orcos, no en una serie de asesinatos en la Londres del siglo XIX. Sin embargo, es curioso como a veces, aquellos cuyo campo de actuación está más que definido, intentan salir de su zona de confort para experimentar otras facetas de la escritura. Hace poco descubrí que existen varias obras infantiles, esparcidas a lo largo y ancho de este multiverso, las cuales nos provocan como mínimo algo de desconcierto cuando leemos el nombre de su autor. Echemos un vistazo:

Odd y los gigantes de escarcha – Neil Gaiman

Empezamos con el ejemplo menos chocante. Neil Gaiman ha demostrado su habilidad para tratar tanto obras adultas como infantiles, bien en formato tradicional o cómic. Un gran ejemplo de ello serían los famosos mundos de Coraline, llegando incluso a tener una adaptación al cine. Hace poco leí Odd y los gigantes de escarcha, una de sus últimas obras. Esta se compone de unas 130 páginas, de las cuales aproximadamente la mitad son ilustraciones. La trama de la obra gira en torno a Odd, un joven vikingo que deberá ayudar a los dioses nórdicos, expulsados de Asghard por culpa de un gigante de escarcha. Con una encuadernación brillante y unos dibujos sublimes por parte de Chris Riddell, esta obra supone una especie de introducción a la mitología nórdica, que tanto apasiona al británico. Esto no es ningún secreto. Él mismo tiene publicado un libro sobre Mitos Nórdicos, cuya reseña podéis leer pinchando aquí. En resumen, una preciosa historia de valentía, superación, aventura y magia. Como se suele decir, recomendada para niños de entre 8 y 88.

El dragón de hielo – George R.R. Martin

Puede resultarnos chocante que aquel escritor que parece escribir con un puñal encima de la mesa, que mata a más personajes de los que crea y que a cada rato que puede deja alguna que otra teta al aire, escriba una obra “para niños”. Sin embargo aquí está. El dragón de hielo, nos narra la historia de Adara, una chica catalogada como “rara” por todo su pueblo. Muchos dicen que es una chica de invierno, pues disfrutaba dando largos paseos por la nieve y haciendo castillos de hielo. Un buen día tendrá un encuentro fortuito con un dragón, uno diferente, de aliento y presencia gélida.

La crudeza de Martin sigue presente en esta obra, publicada en 1980, 16 años antes que Canción de Hielo y Fuego. La obra ya presenta algunos de los elementos del universo de Juego de Tronos, y puede ser perfectamente canónica. Aunque si hay algo claro respecto a esta breve obra de 64 páginas, es que tiene muchas lecturas. Tanto para adultos como para niños, una historia sobre la soledad, la convivencia con uno mismo y los momentos de encerrarse en uno mismo cuando el peligro es inminente… o simplemente una aventura más. Tú decides.

Charlie el chu chu – Beryle Evans (Stephen King)

Antes de nada debo agradecer a Sofía, nuestra querida experta en tiburones y  Stephen King por prestarme su ayuda con respecto a este libro. He de confesar que aún soy virgen en la literatura de “Estéfano Rey”, pero no creo que sea el único al que le sorprenda escuchar que el rey del terror fantástico y el thriller (con permiso de Micheal Jackson), ha escrito una obra “para niños”.

Al parecer es una referencia a la saga de La Torre Oscura, de hecho está publicada bajo el nombre de uno de los personajes de los libros. Podría decirse que esta es un poquito trampa ya que la historia de este trenecito animado, con una expresión facial que roza lo psicótico puede ser presentada al público infantil, pero seguramente este acabe con algún que otro trauma. El cuento de 24 páginas no está traducido al español, pero puede conseguirse en inglés.

Sara y las goleadoras – Laura Gallego

A nivel nacional también tenemos alguna que otra sorpresa. Laura Gallego decide cambiar sus universos y mundos fantásticos por el patio del recreo, por una parte muy concreta del mismo, el campo de fútbol. Sara y las goleadoras es una serie de 6 libros juveniles, de unas 200 páginas aproximadamente, quizá un poco más complejos que los anteriores, pero pensados para los más pequeños al fin y al cabo. ¿Quién dijo que el fútbol era una cosa sólo de chicos?

A pesar de que la escritora valenciana cuenta con algún que otro relato infantil como El cartero de los sueños o Un fantasma en apuros, llama especialmente la atención esta saga, que decide alejarse de lo mágico para centrarse en lo inmediato. Además, trata un tema realmente complejo y muy a la orden del día desde la más pura inocencia que otorga la infancia.

¿Qué será lo siguiente?

Espero que os haya llamado la atención alguna de estas historias. A mí desde luego me resulta gracioso pensar en quien será el siguiente autor de renombre que se anime a hacer obras infantiles. ¿Quizás Arturo Pérez-Reverte explicando la Guerra Civil a los jóv… ? Mierda.



el autor

Filólogo y friki. Defensor a ultranza del videojuego como arte. Adoro Japón con todo lo que ello implica y mi nombre es una falta de ortografía con más sentido de lo que parece.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos, auténticos creyentes, a La Tapa del Obseso, la sección de Raúl Sánchez. A mi, a pesar de todo, me siguen gustando. Los mangas de…