Análisis de American Gods. Temporada 2. Capítulo 1

2

Bienvenidos, hijos de un Dios Menor, a una nueva temporada de American Gods. Hemos vuelto de entre los muertos, a pesar de las muchas dificultades, para enfrentarnos a la segunda entrega de las aventuras de Shadow. Si no tenéis muy claro que ha pasado hasta ahora, os recomiendo mis análisis anteriores. Si ya estáis puestos al día, el tiempo apremia, y ya se oyen tambores de guerra. Los Dioses se impacientan.

El viaje al otro lado

Cruzando Wisconsin, un Dios sin fieles, una esposa sin vida, un duende sin suerte y un hombre sin fe, conducen, buscando aquello que les falta. Pero es más fácil perder todas esas cosas, que recuperarlas. Y Wisconsin es un sitio tan bueno como cualquier otro para empezar a buscarlas.

¿Qué tiene de malo Wisnconsin?

El universo responde a reglas sencillas para todos. Los actos tienen consecuencias, da igual quien los haga. Y si un Dios comete una atrocidad en el mundo de los conejos, tal vez la madre primavera no quiera volver a verlo. Y no nos queda, si no preguntarnos si es suficiente con lo que hay: un genio, una reina, una araña…. Miércoles quiere empezar un fuego, pero parece que hay más probabilidades de que se extinga a que se propague. El descenso al salón de la fiesta está lleno de recovecos, y sorpresas. Czernobóg, artista de la muerte, y la Zorya del amanecer han asistido a su pequeña reunión. Las pequeñas victorias, como las que se obtienen jugando a las damas, pueden reportar grandes beneficios. Y no es poca cosa que el Dios del arte de matar acuda al inicio de una guerra, si está en tu bando.

Shadow acompaña a los Dioses en un carrusel. Es una de las escenas más impactantes visualmente en la serie, pero quizá ha desmejorado en esa forma tan sutil que tenía de contarnos las cosas. Shadow debe pasar por una pequeña catarsis, casi un viaje psicotrópico, para acceder a otro nivel de consciencia. Una reunión importante necesita un lugar importante. Y en la mente del Padre de Todos, aquellos a los que ha llamado, pueden mostrarse tal y como son. Y allí es donde Shadow, el hombre sin fe, cree en algo. Cree que en la guerra que está por venir, y las consecuencias de esta, aunque no entiende aún, porque es pronto para quien o cuan grandes serán.

Y al fin entendemos por qué Shadow Moon. Después de todo ¿Que hay más fuerte que la fe de un converso?

Perder lo que buscas es fortuna

Los Dioses tienen debilidades. La última deslealtad de una larga lista, o un romance demasiado apasionado. Nadie sabe que puede provocar que caigan las piedras que traerán la avalancha. Pero todos los destinos son opacos a la llegadas, e inevitables en retrospectivas, como bien dice Miércoles. Incluso aquellos que están en blanco. Sweeney y Laura tienen la mala fortuna de compartir esto, lo que solo les trae desgracias a ambos.

La fortuna los une. No sabemos de que tipo…

A la vuelta del viaje astral, Laura Moon y Mad Sweeney siguen con los pies en la Tierra. Y es posible que los dos vean a Miércoles con mucha más claridad que Shadow. Pero no nos engañemos. Laura no quiere salvar a Shadow del terrible destino de ser la espada en la sombra. Laura solo quiere a Laura. Solo a querido a Laura en toda su vida, y la única razón de querer volver a esa vida de gimnasio de 4 a 7 y domingos en la cama es que sabe que es la única manera en la que Laura puede estar segura… por un tiempo. Porque Laura Moon no sabe querer bien, ni siquiera a sí misma. 

Las blancas empiezan

Los Nuevos Dioses no son, por más nuevos, más tontos. No todos, al menos. Y el Señor Mundo sabe distinguir bien cuando una retirada, es una victoria. Así que, de momento, tiene un propósito. Y es que ¿Qué mejor arma que los Medios de Comunicación? Maravillosa escena inicial, en la que la serie nos recuerda que vivimos en un tiempo donde el césped de un campo de Golf es tierra santa.

Mr. Nancy tiene claro que habrá guerra

Desde Black Briar, las órdenes son claras. Hasta los dioses tienen miedo, si usas los métodos correctos. Y el miedo no lo influyen las balas. Si no perder a quien se interpone entre tú y ellas. Y mientras Shadow Moon se une a la fuerza al bando de los malos, resulta que un par de balas, y la sangre de la Estrella del Amanecer, son más eficaces que todos los discursos de Odín. La Guerra ya había empezado mientras ellos discutían, y se ha cobrado su primera victima. Lo que no saben es que la reina tiene dos caras. ¿Estará esta reina ciega? ¿O juega una partida mucho más antigua?

La opinión de Sofía

American Gods ha vuelto, y mantiene intacta su esencia, aunque ha descafeinado sus dosis. Mentiría si dijera que no me ha gustado el capítulo, porque es una pasada visual. Pero tampoco es el inicio que esperaba. Vamos a asistir a una guerra a la antigua usanza. Con batallas cortas y cruentas, y movimientos desde detrás de las cortinas que moverán a los soldados por el tablero. Casi una partida de damas. Pero aún así, esperaba algo más de acción, y no un capítulo tan introductorio.

Cuidado con la reina, puede moverse como quiera

También he echado de menos esos pequeños apuntes históricos, esos “Una vez en América”, que aportaban el contexto y aligeraban la trama, que se ha notado menos fluida que habitualmente. Pero no perdáis la esperanza, porque este solo ha sido el primer movimiento, y la partida apenas ha comenzado. Solo queda ver el siguiente movimiento. Hasta entonces… sed felices.



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

2 comentarios

  1. Hola.
    Coincidimos con muchas cosas, también esperaba un inicio más vertiginoso y es raro no comenzar con el “somwhere in America”

    El final fue fascinante Czernobog maldiciendo. También amo la dinámica entre Sweeney y Laura (un personaje que amo y otro que odio).

    Un saludo.

    • Sofia Ricarte el

      Hola Carohlina!
      Muchas gracias por tu comentario. Espero que el resto de la temporada te deje las mismas buenas sensaciones que a mi!
      Espero tu opinión.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
 Introducción   Aprovechando el estreno, por parte de Marvel Studios, de la película de la Capitana Marvel, la antigua Ms.Marvel,  he decidido hacer una breve…