Análisis de American Gods. Temporada 2. Capítulo 5

2

Bienvenidos, auténticos creyentes, a mis habituales divagaciones sobre los nuevos y los viejos Dioses. Una vez pasado el ecuador de la temporada, empezamos a tener claro hacia donde se encaminan nuestros héroes y villanos, y aunque la guerra sigue pendiendo en el horizonte, aun queda mucho por jugar en la previa. Si no sabéis por donde estamos a estas alturas del partido, os dejo los resúmenes de los capítulos anteriores. Si lo que queréis es disfrutar el juego, vamos con el análisis de American Gods 2×05.

La cuerda

La violencia siempre ha resultado terriblemente estética en esta serie. Pero en este caso, el hecho de que resulte tan estética, la hace aun mas terrible, en un tratamiento de la fotografía que me ha recordado a la primera escena del primer capítulo. Shadow Moon no se ha levantado muy católico, rodeados de pesadillas o de recuerdos.

Tal vez, lo mejor para enfrentarse a los muertos, de todo tipo, sea pasar un tiempo con ellos. Pero conozcamos mejor a Will “Froggy” James, un negro en el oeste, un esclavo que se atrevió a cruzar la mirada con una mujer blanca a plena luz del día. Una mujer blanca que apareció muerta esa misma noche. Porque ella era prescindible, pero él era molesto. Así que si había que usarla para quitárselo a él de encima… Ella sólo era una mujer, y el solo era un negro. Y esto es América.

Shadow, mero espectador de su propia historia

Anansi e Ibis vuelven a hablar sobre la Gente del Nilo. Pero tal vez, la defensa de Ibis sobre el odio a si mismo solo esconda su propia necesidad. La necesidad de mantener abierto el negocio, de seguir trayendo cuerpos a la mesa. Y mientras Anansi sigue haciendo amigos, Shadow Moon sigue ganando cargas. Esta vez, la de Will James. Pero por mucho que no entienda, por mucho que crea que se le acaba la paciencia, lo cierto es que Shadow Moon es un hombre de fe, y nunca dejará de seguir los pasos de la misma.

La lanza

El Señor Miércoles tiene importantes cosas que hacer. Hacer crecer a Ydrgrasil con sus secreciones es solo una de ellas. Es curioso lo ofensivo que nos resulta esto, cuando las secreciones de los Dioses han dado lugar a culturas enteras en mitologías como la nórdica o la egipcia. Me ha gustado esta interesante referencia al abismo cultural entre el catolicismo imperante actual y los cultos antiguos.

Salim, un creyente en dispusta

El Jinn y su amante tienen una conversación reveladora. Porque Salim ha visto a Dioses, a Dioses de verdad. A Genios, a duendes, a zombies. Pero sigue creyendo que no hay más Dios que el suyo. ¿Es un ciego que no quiere ver? ¿O la fe es tan poderosa que ciega? ¿O sencillamente no es más fácil creer y fiarnos, que aceptar la verdad? Miércoles recoge a la pareja, curiosamente, a Odín le divierte extremadamente su relación. Los Dioses antiguos se ríen de nosotros. Pero no nos juzgan. Curioso.

La marcha de Miércoles y sus acompañantes para recomponer a Gugnir sigue, tras la negativa del Rey de los Enanos. Tal vez haya

La poción

Mardi Gras en Nueva Orleans. El último momento de disfrutar de los placeres del pecado antes de caer en la abstinencia de la cuaresma y la Semana Santa. Un duende borracho y una esposa muerta se reencuentran. En el vudú, los Loa son los intermediarios entre los humanos y el regente del Otro Mundo, y de entre ellos, los Ghede Loa son los espíritus de los muertos. Al Barón Samedi (junto a sus reencarnaciones, el Barón Cimetière, Baron La Croix y Barón Kriminel) se le conoce también como Barón Sábado. ¿Veis la relación? A mi, personalmente, me fascina lo fino que pueden hilar a veces en esta serie. Le acompaña Mamam Briggite, su sufrida esposa.

El Barón

El Barón sabe de la vida y de la muerte, y de como convertir lo uno en lo otro, así que después de una cena, se propone tomar el postre. Y mientras Laura Mood y el loco Sweeney hacen cada uno la guerra por su lado con el Barón Samedi y Maman Briggite, caen en la cuenta de lo evidente, lo que todos sabían menos ellos.

A la mañana siguiente, Laura Moon tiene una poción a la que faltan dos gotas de sangre infusionada con amor, pero es lo único que tiene. Porque la verdad nunca es fácil y enfrentarse a ella no funciona ni para una esposa muerta ni para un hombre sin suerte.

La opinión de Sofía

No tuve demasiada fe al principio de la temporada, si tengo que seros sincera. Pero si algo he aprendido de los Dioses de América es que la fe se gana. Y con los dos últimos capítulos, mi fe la han recuperado. (Casi) Todo en este capítulo me ha parecido un acierto. Dejar en barbecho las tramas de los nuevos dioses, incluir la religión Vudú (Que personalmente me interesa muchísimo, y que creo que han sabido tratar muy bien), y a uno de sus representantes más conocidos (y además, para aquellos que os fijáis en los detalles, veréis que están muy bien traídos ¿Cuantos gallos negros contáis?) y mantener el mensaje anti-racista que abandera la serie esta temporada, dándole un nuevo giro de tuerca.

Esta imagen es para hacerme feliz a mi

Para mí, la serie sigue subiendo de calidad en cada capítulo, y ahora que el final se aproxima, y que se ha confirmado una tercera temporada, creo que el final de esta segunda temporada va a ser épico. Aquellos que habíamos perdido la fe, debemos arrepentirnos, antes de que se desate la ira de los Dioses. Y si no tenéis fe, os llegará. Hasta entonces… sed felices.



el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

2 comentarios

  1. Coincido en que va mejorando en cada capítulo,pero en mi opinión lo que más flojea,o sigue haciendolo,es el personaje de Shadow.Ha pasado una temporada y varios de la segunda y da la impresión de que su personaje no avanza,no reaciona.¿Problema del actor(seamos sincero,le viene grande al personaje)o a su parte de guión?.¿Cuando le relevera Miércoles que es su hijo?.Ok tal vez haya hecho un spoiler como una casa,pero dudo que alguien que siga la serie y se haya interesado por el material primigenio(fantástico cómic por cierto)del que emana la serie,no conociera este importante dato.Es irritante e incomprensible su reacción,casi de autista,a todo lo que le pasa desde que conoce al Dios de los vikingos.

    • Sofia Ricarte el

      Gracias por tu comentario, Diego
      En cuanto al personaje de Shadow, me parece que es más anecdótico de lo que nos han hecho creer. Aunque es el hilo conductor de la historia, a veces parece más una excusa para contar lo que sucede al rededor. Veremos si, de aquí a dentro de mil años, empieza a reaccionar como una persona, y no como una planta 😀

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
La Guerra de los Reinos llega a Midgard en el último acto de la extensa etapa de Jason Aaron al frente de Thor. Con el…