Análisis de Black Mirror. Temporada 4. Episodios 4, 5 y 6

2

A dos días de terminar el 2017, Netflix emitió la cuarta temporada de Black Mirror con seis nuevos episodios, que tocan temas que ya hemos visto en la serie con anterioridad. Iniciando el año hablé de los episodios que menos me gustan, que se corresponden con la primera mitad de la temporada. Ahora comentaremos la segunda mitad y los episodios que más me gustaron, de menos a más. Así que entremos en detalles y posibles SPOILERS.

Análisis de Black Mirror. Temporada 4. Episodios 1, 2 y 3

3. Metalhead (Episodio 5)

Esta historia no tiene absolutamente nada que ver con intervenciones en la conciencia, convirtiéndose en el hermano raro de esta tanda de episodios. Entiendo porqué a los seguidores más fieles podría no gustarles, se aleja de los conceptos que la serie ha establecido anteriormente, siendo muy diferente a todo lo que hemos visto durante las cuatro temporadas, además no aclara demasiado el contexto social en que se desarrolla el relato. Sin embargo, yo agradezco el haber podido disfrutarlo, y está entre mis tres favoritos porque fue el único de los seis que quise ver nuevamente tan pronto como lo terminé.

Metalhead fue toda una experiencia para mí, tiene una historia muy sencilla, pero se vive intensamente. Es la búsqueda de un poco de humanidad en un mundo desolado. Empaticé inmediatamente con el personaje de Maxine Peake, ella se lució en cada minuto y los acercamientos a su rostro no hicieron más que favorecerle; sufrí por ella y con ella, esa violencia gráfica en blanco y negro consiguió perturbarme, y el perro robot me causó verdadero temor. En el momento en que lo vi no puse demasiada atención a los créditos, no me enteré que David Slade estaba a cargo de la dirección hasta más tarde, y fue muy satisfactorio saber que es el productor y director de algunos episodios de Hannibal, una de mis series favoritas. Nuevamente demostró la calidad de su trabajo.

2.Hang the dj (Episodio 4)

Muchos dicen que este episodio es el San Junipero de este año, y yo no podría estar más de acuerdo. Netflix y Charlie Brooker saben lo que funciona y no es extraño que quieran replicarlo; afortunadamente lo hacen muy bien, y nos conquistan con una historia de amor una vez más. A lo largo del episodio no entiendes muy bien lo que está sucediendo ni por qué alguien se prestaría para este tipo de situación; de lo único que tienes certeza es de que quieres que los protagonistas acaben juntos porque son adorables y su química es incuestionable.

Al verlos subir por esa escalera, saliendo de ese pequeño mundo construido a su alrededor, no pude evitar recordar The Truman Show.  La sorpresa que nos espera al final es más que grata, las tácticas para ligar llegan a otro nivel, dejas de pensar que el sistema es aterrador y si estás algo desesperado puede que incluso quieras descargarlo en tu teléfono.

1.  Black Museum (Episodio 6)

Este último episodio no habría podido tener un mejor título, un museo dedicado a los crímenes escabrosos que han sucedido durante esta y las temporadas pasadas; hay tantas auto referencias que podrían alcanzar para un post entero. Black Museum recuerda un poco a White Christmas, al introducir unas cuantas historias dentro de una gran historia, todas ellas bastante escabrosas, volviendo al estilo de Black Mirror que tanto nos gusta. Pienso que la subtrama del médico adicto al dolor, basada en una historia corta de Penn Jillette que hasta el momento no ha llegado a imprimirse, habría sido perfecta para un episodio entero; tanto Arkangel como Crocodile pudieron tomar su lugar en las narraciones de Rolo Haynes sin quitarle mucho mérito al resultado final, ya que el poco tiempo que se emplearía en desarrollarlas ayudarían a darles la potencia e impacto que la del doctor tiene de sobra.

Las historias que le siguen no se quedan atrás, cuestionan la moralidad tanto de las tecnologías usadas como la de los personajes. La idea de ser propietario de la mente de otro ser humano y condenarlo al silencio, al dolor o al encierro eterno, es francamente perturbadora. Este es mi episodio favorito debido a que podría ser un final digno para la serie. De hecho, me gustaría que así fuera, porque no sé cuánto más podrá exprimir sus ideas el guionista británico.

Como dije en el anterior post, esta fue una buena temporada, pero ningún capítulo llegó al nivel de los mejores de la temporada pasada y, mucho menos, al del primer episodio de la serie. En este punto repite las mismas ideas. Sacarse de tres a seis distopías del bolsillo, por año, no es cualquier cosa. Sobre todo con el nivel que el público espera de ella. Ya va siendo hora de que Netflix piense en darle un fin,  pero esto es un negocio y mientras sea rentable es muy poco probable que suceda.



el autor

2 comentarios

  1. Javier Flores el

    Estoy mas o menos de acuerdo en tu análisis, quizas a mi no me gusto tanto el episodio Metalhead pero en general en el analisis concuerdo.
    Mira, quería hacerte una pregunta porque hay algo que no entendí bien y quizás tu si y me puedas resolver la duda.

    “SPOILERS”

    En el Episodio Black Museum al finalizar, tu endientes porque esta la madre de la chica dentro del peluche? No lo entendí bien y no tengo con quien hablar de esto.
    Un saludo y seguid así.

    • Gracias por tu comentario. Como yo lo entendí, la mamá no estaba dentro del peluche, estaba en su cabeza; ella se llevó el peluche por solidaridad con la mujer de la historia de Rolo que estaba atrapada ahí.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Por mucho que lo neguemos, nos encantan los Globos de Oro y los Oscar. Cannes refleja la verdadera calidad del cine. Los Oscar solo premian…