Análisis de Descender. Un grandísimo cómic de cienca ficción que llega al corazón

2

Image Comics lleva bastante tiempo siendo un refugio para todos los lectores cansados de superhéroes. En dicha editorial vamos a encontrar comics de todos los géneros, pero sin duda los mejores son los de ciencia ficción. Ejemplos: Saga, Este del Oeste, Ciencia Oscura o Descender.

En esta web ya reseñamos el primer volumen de Descender y ahora que ya ha terminado (Astiberri ha publicado en España sus seis volúmenes), es un buen momento para analizar en su conjunto la obra que nos han estado ofreciendo Jeff Lemire en el guión y Dustin Nguyen en el dibujo.

Aquí puedes leer nuestra reseña del primer volumen. Descender 1 Estrellas de Hojalata

Descender es una obra que parece una puesta al día de muchas de la ideas de los grandes de la ciencia ficción como Asimov o Philip K. Dick. Su premisa principal es el enfrentamiento entre los hombres y máquinas en un futuro muy lejano. Pero los robots de Lemire distan mucho de ser como los del maestro Asimov. Nos podemos olvidar de las tres Leyes de la Robótica, aquí nos encontramos a unos autómatas que no dudan en matar a los humanos si se sienten amenazados.

Los Cosechadores, unos robots gigantes que son los catalizadores de la trama en Descender

La base de este conflicto está en la llegada de unos robots gigantes (Cosechadores) que nadie sabe de dónde salen y que destruyen gran parte de la civilización humana. Esto produce un gran rechazo hacia las máquinas, que son perseguidas y casi exterminadas.

En dicho contexto un niño robot, TIM-21, despierta en un rincón alejado del centro de la galaxia. Y TIM-21 parece ser la clave para saber de dónde vinieron los Cosechadores. Por eso el Consejo Galáctico Unido manda una partida en su busca, encargando la misión al científico que fue el gran desarrollador de la vida robótica (y que cayó en desgracia después del incidente de los Cosechadores) y a dos soldados de confianza del alto mando.

El despertar de TIM-21

A lo largo del relato, Lemire nos va contando cómo la situación se va complicando. No es oro todo lo que reluce y diversos personajes van en busca de TIM-21 cada uno con sus intereses ocultos. Veremos las diversas facciones que pueblan la galaxia, cada una buscando la superioridad sobre las demás. Poco a poco se va llegando a un punto de no retorno que puede desembocar en una guerra abierta entre todas esas facciones y la vida robótica.

El guionista maneja los tiempos de manera hábil, dosificando las respuestas y presentado a un variado grupo de humanos y robots que serán los protagonistas de la historia. La evolución de estos personajes es uno de los puntos fuertes de la historia (hay un precioso arco argumental dedicado al pasado de cada uno de los protagonistas) de tal manera que el escritor logra que los cojamos cariño a pesar de los muchos defectos que tienen.  Es indudable la capacidad de Lemire de emocionarnos, incluso los personajes más fríos nos van a resultar atractivos en mayor o menor medida.

El amor también tiene cabida en Descender, incluso entre un humano y una cíborg

Como toda buena historia de ciencia ficción, Descender nos presenta muchos dilemas filosóficos: el genocidio de los robots, que diferencia a los humanos de las máquinas, las cosas que estamos dispuestos a hacer por lograr el éxito profesional o las decisiones extremas a tomar en la guerra. Pero todo de manera amena, sin dejar de ser divertido en ningún momento. La fabulación científica se mezcla con el desarrollo de personajes y con la acción y el conflicto de manera muy acertada. Todo un mérito de Lemire.

En cuanto al arte de de Dustin Nguyen… pues una de cal y otra de arena. Descender es un comic bellísimo. Nguyen se encarga de la parcela artística al completo, lápices y colores, con unas preciosas acuarelas. El estilo es casi impresionista, los dibujos son muy bonitos al usar acuarelas para colorearlos, pero quedan más bien abocetados, con un acabado un poco pobre. Viéndolos en la página en conjunto queda muy bien, pero si miras con detalle cada viñeta son un poco raros.

Ejemplo de una viñeta muy vistosa pero con un acabado un tanto pobre

Por otro lado, un arte tan cálido y poco detallado no le pega nada a la historia. La ciencia ficción siempre ha sido “fria”. La ambientación de los relatos futuristas no queda bien tratada de manera cálida, queda mejor con tonos azules, grisis y metálicos en general y un acabado más definido en particular. No es que las emociones o sentimientos no tengan que ver con el género, ya que por ejemplo Lemire lo borda aquí en este sentido y es cierto que este estilo de dibujo es adecuado para trasmitir esas sensaciones.

Además, aunque Nguyen hace un buen trabajo en el diseño y representación de los personajes humanos, no pasa lo mismo con la tecnología. Si ya hemos comentado el estilo “impresionista” general de la obra, este se acentúa mucho más con los robots, naves espaciales, etc… Sus diseños son bastante feos, y eso, en una obra de ciencia ficción, es un pecado.

Los robots de futuro según Dustin Nguyen. Juzgar vosotros mismos

En resumen Descender es un gran comic de ciencia ficción con todos los elementos de la space opera. Pero además tiene unos grandes personajes que pese a sus imperfecciones (o precisamente gracias a ellas) nos roban el corazón. Parece mentira que una historia que es básicamente el enésimo enfrentamiento entre hombres y máquinas, pueda ser a la vez tan emotiva y original. Es una obra que a primera vista entra por los ojos sin duda. Los dibujos y acuarelas de Nguyen son muy vistosos, aunque luego entrando en el detalle puedan sacar un poco de la historia.

Y si os ha gustado esta obra estáis de suerte. Jeff Lemire y Dustin Nguyen ya han anunciado la próxima publicación de Ascender, una nueva serie que beberá directamente del final de Descender.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

2 comentarios

  1. Visto lo visto mi opinión es que si bien la historia,personajes y guión parecen muy buenos,no lo es tanto su apartado gráfico.Bastante feo(menudo robots!)y descuidado.Una pena.

    • Juanjo Avilés el

      Gracias por comentar Diego. Ya veo que opinas más o menos lo mismo que yo. Aunque a mi no me parece que el apartado gráfico sea descuidado, creo que es más que el estilo del dibujante es así (como se puede ver en otras de sus obras). Lo malo es que es un estilo que no le pega para nada a esta historia. Y si… los robots son bastantes feos.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos amigos y amigas, tras una larga espera vuelve The Expanse a nuestras pantallas gracias a la generosidad de los amigos de Amazon, que decidieron…