InicioseriesEl Ministerio del Tiempo (Análisis)Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 8: Tiempo de...

Análisis de El Ministerio del Tiempo. Temporada 2. Capítulo 8: Tiempo de valientes (II)

Nuevo capítulo de la segunda temporada de El ministerio del tiempo, pero no uno más. El octavo capítulo supone el final de la primera tanda de la segunda temporada, no sólo por el parón que TVE impuso en la programación, si no que finaliza con la vuelta de la patrulla original.

Análisis de los capítulos anteriores.

El episodio comienza donde lo dejó la primera parte de Tiempo de valientes. Durante el asedio de Baler, entra un soldado español con bandera blanca. Es Alonso, y viene dispuesto a llevarse a Julián al presente.

Meses atrás, Salvador suspende oficialmente a Alonso por su problema con los antidesahucios. Realmente, el soldado del siglo XV va a viajar a la España de finales del XIX y, desde allí, a Filipinas para rescatar a Julián.

Por supuesto, Julián, coherente con su pensamiento de “salvador trágico”, se niega a marcharse sin sus compañeros de armas. Alonso insiste en que tienen que mantener la historia de los que murieron durante el asedio y los que no. Entre tanto, el teniente piensa que Alonso es un espía de los “tagalos” (nombre coloquial que los españoles le dan a los filipinos). Sin embargo, durante un ataque de los filipinos, Alonso le salva la vida.

FRASE: “Todos tienen una cosa en común: son pobres”

Más tarde, un oficial español acude a Baler comunicando que la guerra hispanoestadounidense ha acabado. Filipinas pertenece a EEUU, no a España. Por supuesto, los soldados no se lo creen, pero su estado es cada vez más precario. El capitán está enfermo de Beri-beri. Pero no es el único. Julián intenta alimentar a uno de los soldados con el que ha hecho más amistad, pero este se niega a comer. Prefiere que el arroz vaya a los soldados sanos. Ante la impotencia de Julián, el soldado muere. Nuestro protagonista decide que es hora de marchar de un lugar gobernado por el sinsentido de la guerra.

ministerio4 lascosasquenoshacenfelices

-Buen plan. ¿Y después de salir?- Julián.

-Dios proveerá- Alonso.

-La segunda parte del plan está un poco verde.

Alonso y Julián traman un plan de fuga, pero son descubiertos por el teniente, que va a ejecutarlos, tanto a ellos como a dos soldados que querían marcharse con ellos, por desertores. Sin embargo, la ejecución va a retrasarse porque el teniente ha preparado un ataque sorpresa al poblado con el fin de obtener alimento para mantenerse unos meses más resistiendo. Entre tanto, Julián y Alonso se fugan, pero dejan atrás a sus compañeros de fuga.

Mientras tanto, Ernesto continúa buscando a la madre de su hijo. Parece que nuestro funcionario sieso favorito era todo un conquistador, ligando incluso con la mujer morena de Julio Romero de Torres. Finalmente, en una de sus visitas se entera de que una de sus conquistas había muerto meses atrás, pero su hijo vivía en casa de sus tíos. ¿Quién será el hijo secreto de Ernesto? ¿Qué consecuencias tendrá para el resto de la temporada?

Por otro lado, Pacino obtiene un par de días libres para la jubilación de su padre. Es 1981, el comienzo de la democracia, y los compañeros de su padre, nostálgicos del franquismo, le ofrecen un puesto como jefe de seguridad de un ministerio. Para más inri, su madre quiere divorciarse.

Al volver al presente, Pacino está muy afectado, no tanto por el divorcio en sí. Sabe que su madre podrá manejarse por la vida, pero no su padre. Amelia le nota preocupado y le apoya. Comienza un nuevo acercamiento entre ellos.

El fin de la (momentánea) historia de Pacino en la serie finaliza cuando su madre le llama asustada. Su padre ha desaparecido. Con su pistola. La imagen de su padre suicidándose, como ocurrió en la historia original, se revive en su mente y no puede permitirlo.

ministerio6 lascosasquenoshacenfelices

-El año que viene es el Mundial de España. Me prometiste que seguiríamos la selección.

-¿La selección? La selección nunca va a ganar nada.

-Sí va a ganar, papá.Te lo digo yo.  Y el Rayo va a subir a Primera.

Pacino evita que su padre se suicide, a cambio de permanecer junto a él. Habla con Salvador y este le ofrece ser un agente del Ministerio de 1981. Y claro…al despedirse de Amelia… pasa lo que pasa. Sin embargo, más importante es el cambio en el nombre de la lápida de Amelia al acostarse con Pacino. ¿Acaso los agentes del Ministerio luchan por mantener la historia pero no pueden evitar cambiar las suyas propias?

Mientras ocurre esto, Julián y Alonso vuelven al ministerio. Tras el reencuentro con Irene, Ernesto y Salvador, Julián pide informarse sobre quien sobrevivió en Baler. Allí descubre que el teniente, tras muchos meses de asedió, se percató de que la noticia era cierta. Estaban defendiendo un territorio estadounidense. Contrasta las frases del libro, exaltándolos como héroes, con la miseria y la podredumbre que se aprecian dentro de la iglesia.

Finalmente, vemos el reencuentro entre Amelia, Alonso, Julián y Pacino. Y todo vuelve a ser como antes…

Era complicado encontrar un sustituto para el protagonista de la primera temporada, un Julián que cuadraba perfectamente con su dimensión trágica entre el liderazgo de Amelia y el aventurero Alonso. Sin embargo, la llegada de Pacino supuso un aire fresco, al tomar un personaje mucho más desvergonzado y chuleta. Esperamos verte pronto de nuevo. 

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

3 COMENTARIOS

  1. Y dale con Pacino y su aire fresco, lo único que tiene es un aire cómico que hace la serie menos creible. Me quedo con Julián, Alonso y Amelia, forever.

    • Yo no sabría decidirme por ninguno de los dos… De hecho, los veo hasta complementarios. Julián es un protagonista más serio, con un trasfondo trágico por su empeño en querer cambiar la historia para salvar a su novia. Pacino, como dices, es un personaje más despreocupado. Su conflicto familiar se resuelve en el mismo capítulo en el que aparece. Ambos son grandes personajes. Los guionistas no hicieron un cambio hombre por hombre, como se suele decir en el argot futbolero, si no que se arriesgaron con un personaje radicalmente distinto al que protagonizó la primera temporada.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad