Inicio series Análisis de Fargo. Temporada 4. Episodio 10

Análisis de Fargo. Temporada 4. Episodio 10

Nuevo análisis semanal de Fargo: otro gran episodio, en este caso el décimo de la cuarta temporada que, siendo el penúltimo de la misma, va cerrando la historia de algunos personajes. Como es regla en la serie, los imponderables y el azar tienen un papel clave. Disponible en FX y, para España, en Movistar+.

Hola otra vez, fargueros. Va llegando el cierre de esta cuarta temporada y Fargo nos vuelve a entregar un episodio memorable después de que el anterior dejara la vara altísima. Sin el vuelo poético ni las referencias cinematográficas de aquel, vuelve al tronco principal de la historia en Kansas City, con algunos paréntesis para mostrarnos qué esta pasando con Satchel Cannon.

Cumplo en advertirles que SE VIENEN VARIOS SPOILERS DE LA TRAMA y en recordarles que pueden ver aquí nuestros análisis anteriores. Sin más prólogo, nos arrojamos de cabeza hacia este décimo episodio que lleva por título Happy que, si bien es un nombre propio, adquiere, como veremos, doble significación.

Y no olvidar: “los sucesos que aquí se narran son reales; ocurrieron en Kansas CityMissouri, en 1950. A pedido de los supervivientes, se han cambiado los nombres; por respeto a los difuntos, el resto se cuenta tal como ocurrió”.

El Policía del Año

Con fondo de blues en la inmortal garganta de Koko Taylor, el episodio arranca con un desfile de titulares de periódicos que muestran que la guerra entre los Fadda y los Cannon se encuentra ya en curso y en un punto álgido, algo de lo que la funeraria de los Smutny puede dar fe al estar colapsada de cuerpos.

El marshall Odis, tras haberse quitado a Deafy de encima, parece envalentonado y nos sigue sorprendiendo. En una jugada que de él nunca hubiésemos esperado, comanda una redada contra los Fadda y los detiene mientras Josto le arroja un irónico beso que anuncia venganza.

La estancia entre rejas, de todos modos, no es larga y pronto los italianos volverán a las andadas nuevamente, pero, mientras tanto, Odis disfruta sus quince minutos de fama entre prensa, reconocimientos y condecoraciones. Nuestro marshall cobarde es el hombre del año en Kansas City: quién diría, ¿verdad? Ni siquiera parece inmutarse cuando Josto lo llama para amenazarle.

Otra que tiene la sangre en el ojo es Oraetta, tras haber descubierto en Ethelrida a la autora de la carta que la incriminara ante el doctor Harvard. Su emponzoñado nerviosismo se advierte en cada gesto y en su acentuado caminar de pato: viendo a la joven en el porche de su casa, le arroja una furtiva mirada para no dejarle dudas de que ya está al tanto de todo.

En Busca de Aliados

A Loy el panorama se le presenta complicado en su guerra contra los Fadda: le urge conseguir aliados y su esposa Buel le sugiere ir a ver a Lionel “Happy” Halloway, quien, siendo primo de Leon, es como de la familia. No es fácil para Loy: hay viejos conflictos de arrastre y las cosas tampoco están bien con Leon, a quien golpeara por cuestionar sus órdenes con respecto a Gaetano.

Happy (brillante Edwin Lee Gibson) es un sujeto bastante pintoresco que va a cada reunión con un asistente que sostiene los retratos de sus antepasados para que estén presentes. Cuando Loy le pide ayuda, se muestra renuente: “si hay algo peor que estar en la oscuridad, es salir a la luz”, dice. Traducido: no es conveniente para los afroamericanos meterse en problemas serios pues la llevarán mucho peor que los blancos si se “portan mal”.

Loy parece resignado, pero Buel toma la palabra y remarca especialmente la supuesta muerte de Satchel que no puede quedar impune: invoca tácitamente una especie de solidaridad de familia y de “raza”.

Tras dudar un momento, Happy compromete su apoyo pero solo por dos semanas, lo cual apura a Loy para definir la guerra pronto. Como segunda condición, le exige arreglar los problemas con Leon.

El Músico y la Enfermera

En una conversación de porche en casa de los Smutny entre Ethelrida y su madre, esta le cuenta que su tatarabuelo mató en altar mar al capitán del barco de esclavos que lo traía a América (¿es, entonces, el fantasma que aparece de tanto en tanto?).

Lemuel, por su parte, está ya instalado como uno más de la familia. Su padre, según dice, le ha encomendado permanecer allí en resguardo de la mercadería que vienen llevando antes de tomar posesión. Pero le importan poco los turbios negocios de su familia y su único interés es el jazz: de hecho, pregunta a Ethelrida si, finalmente y como él le aconsejara, ha escuchado a “Bird” (apodo con que era conocido Charlie Parker). Ella, en cambio, está preocupada por el futuro de la casa y lo sorprende pidiéndole que interceda ante su padre para poder hablar con él, propuesta que hace dudar a Lemuel de tener tal poder de convicción.

En el porche se produce un encuentro con Oraetta que, encendida en furia, exige a Ethelrida que se cruce a su casa para hablar. La muchacha, desde luego, se niega y ello la enfurece aún más; airadamente y blandiendo un dedo acusador, declara en tono mesiánico que el infierno tiene un lugar reservado para quienes, en este mundo, no han sabido corresponder a la confianza en ellos depositada.

Pero ya sabemos que Ethelrida se siente cómoda en los debates dialécticos y le pregunta si ese lugar está por encima o por debajo del destinado a quienes hacen lo que ella hace. La enfermera, desencajada, quiere golpearla, pero Lemuel consigue evitarlo a duras penas. Inyectada en rabia, se marcha con su clásico paso de pato.

No te metas con un Italiano Irascible

Happy no parece estar convencido de su acuerdo con los Cannon, pues, junto a Leon, se reúne secretamente para negociar con Josto Fadda, quien, al parecer, tiene más para ofrecerle: a cambio de su apoyo, exige el control futuro del territorio de Loy, incluyendo los mataderos y alguna ruta más de camiones. No llegamos a saber si Josto acepta los términos porque el candidato a alcalde, con cuya hija está comprometido, irrumpe en los almacenes visiblemente alterado por el impacto que en la prensa han tenido los hechos recientes y anuncia, de modo unilateral, la cancelación de la boda por cuestiones de imagen. En su verborragia, comete el error de insultar a los “spaghetti” (por los italianos), lo que motiva una enérgica reacción de Gaetano, que lo noquea con dos golpes.

No te metas con un Niño Dolido

Loy, en tanto, recibe con desilusión la noticia de la traición y se debate entre su furia hacia Happy y su dolor por Satchel que, ahora sí, deja claramente salir afuera.

La clásica pantalla dividida lo muestra en paralelo con el niño, hasta que nos quedamos con este último, caminando junto a su perrita por una desolada carretera de Kansas. Una camioneta se detiene y dos hombres con aspecto de granjeros lo molestan e insultan, pero sus rostros cambian bruscamente de tonalidad cuando, sacando el arma que Rabbi le dejara, los encañona y los pone en rauda huida.

Es interesante, en este punto, la contraposición entre padre e hijo: mientras el corazón del primero está en ablande, el segundo se endurece.

Un Tropezón sí es Caída

Los hermanos Fadda se dirigen a casa del marshall Odis para arreglar cuentas. Mientras aguardan en el auto por su llegada y tras debatir sobre el tamaño de sus respectivos miembros, Gaetano cuenta a su hermano cuando, con un trozo de cristal y teniendo solo once años, dejó sin ojo a un tal Groucho que lo quiso estrangular por cortejar a su hija Adelina: ese había sido el motivo por el cual se criaría lejos de Kansas City y apartado de su familia, ya que su padre Donatello, en castigo, lo envió de regreso a Cerdeña.

Odis llega a su domicilio y encuentra sus cosas revueltas, entre ellas un retrato de la mujer a la que amó y que fuera asesinada estando él en el frente. Al advertir la presencia de los Fadda, escapa por una escalera de incendio y consigue llegar al auto, pero allí le da alcance Gaetano. Sabiendo ya su final, Odis luce entregado y ausente, tanto que se imagina con la cabeza apoyada sobre el regazo de su amante fallecida y su rostro exhibe una plácida y casi beatífica sonrisa cuando Gaetano le vuela la cabeza de un disparo.

El italiano permanece observándolo por un momento, quizás, intrigado por la misteriosa sonrisa, mientras Josto le apura con que tiene ganas de orinar. Gaetano comienza a caminar hacia el auto, pero sigue mirando a Odis: en el momento en que se gira para acelerar el paso, tropieza con un borde del pavimento y cae de bruces con tan mala suerte que su arma se dispara. Josto no puede creer lo que está viendo: bajándose del auto, recorre los pasos que lo separan de su yaciente hermano para descubrir que el accidental disparo le ha volado parte del cráneo y dejado su masa encefálica al descubierto.

Mientras se le revuelve el estómago y amaga vomitar, da media vuelta hacia el auto para largarse de allí, en tanto que un fantástico plano nos lleva del cuerpo sin vida de Gaetano al rostro de Odis, también sin vida, pero sonriente, quizás por estar otra vez junto a su amada o bien por haberse resarcido como policía honesto aunque más no fuera al final de su vida… O quizás por ambas cosas. Después de todo, el episodio se titula Happy, es decir feliz…

Como no podía ser de otra manera, Gaetano ha muerto con uno de los clásicos imponderables de Fargo. Ninguno de sus enemigos logró ultimarlo y hasta Cannon le perdonó la vida, pero un absurdo y azaroso accidente terminó con él. Marca registrada de la serie.

El Regreso del Fantasma

Oraetta, jeringa en mano, parece haber logrado introducirse en casa de los Smutny y estar dispuesta a terminar con Ethelrida del mismo modo que lo ha hecho con sus desdichados pacientes. Pero aquí también opera el imponderable: nuestro “fantasma”. Así como se presentara frente a casa de Ethelrida, en la habitación de hotel o en la estación de tren, ahora está allí, junto a la enfermera.

Oraetta lanza un alarido de terror y echa a correr hacia su casa solo para encontrarla atestada de policías que le dan la peor noticia: el doctor Harvard ha despertado. Aun cuando finge alegrarse, está claro que él la ha delatado y su destino lleva rejas.

Mientras la llevan esposada, los Smutny, junto a Lemuel, ven la escena imperturbables desde enfrente.

Un Anillo para gobernarlos a Todos

Parece ser que Lemuel ha tenido éxito en su gestión y Ethelrida ha conseguido ser recibida por Loy, quien destaca, justamente, que lo hace por su pedido. En un principio, se niega a tratar cualquier cuestión relacionada con la casa, de la cual sigue decidido a tomar posesión. La joven, sin embargo, se muestra tranquila y, como siempre, se mueve a sus anchas en el terreno de la dialéctica: luego de impactarlo al identificar, sobre el muro, una pintura de Henri Regnault de 1870 a la que reconoce como copia, le remarca que viene perdiendo la guerra y que sus pérdidas ya contabilizan veintisiete muertos, dato que conoce sobradamente por la funeraria; al respecto, le dice que puede ayudarlo a revertir la situación, cosa que confunde a Loy.

Luego de calcular el valor monetario de la deuda de su familia, le habla de Oraetta y de sus asesinatos de pacientes que incluyen robos de objetos personales a modo de souvenires. Loy sigue sin entender adónde va con ese asunto y es entonces cuando le muestra uno esos objetos: se trata del anillo que, de acuerdo a lo que logró determinar cotejando con las fotos de las necrológicas, perteneció a Donatello Fadda. La expresión de Loy, ahora, es otra…

Balance del Episodio

Nos queda solo una entrega, pero ya podemos afirmar que estamos ante una gran temporada. Los sorprendentes giros que la serie suele tener al irse cerrando cada una de ellas, estuvieron aquí bien presentes y vemos que, al igual que los indiecitos de la canción que canturreaba el pobre Odis, van cayendo uno a uno y el escenario del último episodio queda, al parecer, reservado para Josto y Loy en un duelo que se presume como memorable y al estilo Fargo. A no perderle, de todas formas, el ojo a Violante, quien ha demostrado ser el más noble y pensante de los italianos: es posible que detrás de su actitud expectante y silenciosa tenga todavía algo por mostrar.

Ya habían caído Doctor Senator, Calamita, Rabbi, Swanee y el detective Deafy. En este episodio lo han hecho Odis y Gaetano, pero los indiecitos de la canción son diez y se me ocurre que veremos morir a otros tres: no creo que Paolo tuviera tanto peso como para engrosar la cuenta y en cuanto a Oraetta, no podemos contarla porque va a prisión (aunque dudo que su historia esté terminada).

Pero, ¿qué ha sido de Zelmare después de escapar aterrada en la estación tras la muerte de su amante y luego de ver un fantasma? Difícil es pensar que la hayamos perdido del todo, pero si va a volver por venganza, se encontrará con que la misma es no solo innecesaria sino también ya imposible: el asesino de Swanee ya partió con una plácida sonrisa. Sea como sea, lo cierto es que al fantasma le quedan algunos por recoger en su ronda

No podemos dejar de pensar en Satchel y la gran pregunta es si sus padres (sobre todo Loy) estarán con vida para enterarse que no ha muerto (¿se lo dirá Josto?). Pero ese Satchel al que vimos encañonar a dos imbéciles en la carretera no es ya el niño que era y, como tal, no sabemos qué esperar de él en el último episodio. Además, y como lo venimos destacando análisis tras análisis, los imponderables del azar son esencia de la serie y seguramente el cierre nos traerá algunos más. Si lo sabrá bien Gaetano, que quedó en el piso con la cabeza abierta solo por haber tropezado…

Y esto ha sido todo por esta semana, fargueros. Ahora, a perfumarse y vestirse de gala de frente a lo que se avizora como un gran final para una gran temporada de una gran serie.  Mientras tanto, por si les interesa, les dejo un pequeño adelanto.

Nos encontramos nuevamente aquí y espero que no me fallen. Un saludo y sean felices…

Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

8 COMENTARIOS

  1. Enhorabuena por el artículo, muy bueno como siempre. Podrías explicar tu visión del tema del anillo? No entiendo porque tiene tanta importancia en el final del capítulo.
    Gracias
    Saludines

    • Hola, Mike:
      Gracias por comentar y por el concepto. Lo del anillo quedó como el gran cliffhanger con intriga y, honestamente, yo tampoco entiendo de qué forma va a jugar en la definición del conflicto. A juzgar por la expresión final, tanto de Ethelrida como de Loy, todo indica que se han entendido, que están pensando lo mismo, pero aún no nos han dado pautas para saber cuál será esa definición.
      Es una serie que sorprende siempre, así que, seguramente, será algo que no tenemos en nuestros cálculos. Tengo mucha intriga por ver cómo se va a resolver esa cuestión. Lo que sí es cierto es que Ethelrida ha terminado, a lo largo de la serie, moviéndose silenciosamente, por fuera de la trama principal y, sin embargo, siendo importante en ella. Ha demostrado, por otra parte, ser un genio del debate: contra Deafy, contra Oraetta y contra Loy: siempre sabe cómo descolocar y, hasta ahora, viene quedando de pie. Cuando se trata de cruzar discursos, está a sus anchas. Veremos cuál ha sido la carta que ha jugado con esa conversación final y que aún no vemos.
      Gracias nuevamente por leer y por aportar. Que estés bien y espero que nos encontremos en el último episodio. Un saludo!

  2. Para el ultimo episodio veo importante la figura del chico negro entregado a los italianos y como seguramente sera el que mate a su padre Loy cuando este intente asesinar a rabbi por creerle asesino de su hijo …

    • Hola Jesús:
      Muchas gracias por comentar. No había pensado en esa posibilidad, aunque sí doy por descontado que a Satchel le queda algún papel por cumplir. El problema es que ahí nosotros sabemos muchas cosas que los protagonistas no (un recurso genial que, casi diría, inventó Hitchcock, pero que aquí le dan un cariz deliberadamente más absurdo y accidental). Porque a Rabbi, lo mismo que a Calamita, se los llevó el tornado; yo doy por sentado que está muerto, pero de ser así, Satchel no lo sabe y ahora que se está endureciendo y anda con un arma no sabemos qué puede hacer. Lo de la camioneta y el entredicho con esos tipos pudo haber sido un aviso. A su vez, Loy y su esposa desconocen que Satchel está vivo y, posiblemente, mucho de lo que haga él lo hará pensando que está muerto, con consecuencias difíciles de prever.
      Veremos con qué se viene el último episodio, pero se me hace que los malentendidos o el desconocimiento va a tener papel central en la definición.
      Gracias nuevamente por leer y por tu aporte. Nos encontramos para el último episodio: hacía mucho que no esperaba tan ansioso el cierre de temporada de una serie. Un saludo y que estés bien!

  3. Buenas noches, en primer lugar he de agradecerte el minucioso análisis qué haces de cada capítulo de la serie, pues al no ser tan mediática como otras (lo que no significa, bajo ningún concepto, que sea peor) no se le dedica el tiempo que realmente merece.
    Me gustaría comentarte una teoría un tanto disparatada, quizás, pero que, bajo mi punto de vista, puede ser perfectamente viable. Es la siguiente: ¿Puede ser que Satchel, el hijo al que Loy cree muerto, sea Mike Milligan, el asesino a sueldo enviado por Fargo en la segunda temporada? Este capítulo ha reforzado un poco mi teoría, en la escena con los de la camioneta: habla de que el mundo es suyo y que ellos están bajo sus órdenes, cosa que encaja bastante con la actitud de Milligan en la segunda temporada, donde se compara incluso con un rey. Cabría la posibilidad, pues, de que Satchel se alejara finalmente de su familia, ya sea por rencor, ya sea porque mueran a final de temporada, y acabara en Fargo, donde, para su nueva identidad, adoptaría el apellido de la única persona que realmente se interesó por el y lo trató como debía, Rabbi. Además, en cuanto a edad concordaría, pues la segunda temporada estaba ambientada en 1975-1977, si no me falla la memoria. En fin, es algo que se me ocurrió hará 2 o 3 capítulos y, visto los antecedentes de la serie, en la que enlaza con otros personajes de anteriores temporadas, podría encajar.
    Siento el tocho, me gustaría que opinaras. Un saludo

    • Hola José:
      Primero que nada, gracias por leer y por comentar. En segundo lugar, uuuffff… no se me había ocurrido, pero es muy buena la teoría. De hecho, de todas las temporadas anteriores, la segunda es la que más se ha tocado en algunas aristas con esta. ¡Es perfectamente posible! Las edades coincidirían, así como el color de piel y el porqué de un apellido irlandés. Seguramente me quedaré pensando en algunos tips de Mike Milligan para ver si reconozco algo más en Satchel. Es una gran teoría y ahora casi me dan ganas de que sea así, jaja… Además, me encantó aquel personaje: aquella conversación sobre el agua y el shampoo es de las mejores que he escuchado.
      Gracias nuevamente por tan buen aporte, José. Nos encontraremos para el análisis del último episodio y allí veremos para dónde se dispara la cosa. Un saludo y que estés bien!

    • Hola Eliseo:
      Gracias por leer y por comentar. No, lamentablemente no conozco nada así, pero creo que es una buena idea para aplicar, ya sea en vídeo o en artículo. A tener en cuenta. Un saludo, que estés bien!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Crítica de Una noche en Miami…, notable debut de Regina King que roza la excelencia

Este viernes se ha estrenado Una noche en Miami..., el debut en la dirección de la actriz Regina King producido por Amazon Studios, una...

El cómic de la semana: Marvel Must-Have Giant-Size. Planeta Hulk

Bienvenidos un sábado más a la sección de los amantes del cómic. Bienvenidos a “El cómic de la semana”. Hoy destacamos Marvel Must-Have Giant-Size. Planeta Hulk. ...

Crítica de A descubierto, primer fiasco del año de Netflix

Netflix ha presentado A descubierto, en teoría su primer gran estreno del año protagonizado por el vengador Anthony Mackie. ¿Qué nos ha parecido? Pues...

Riverdale: reseña de las 4 primeras temporadas

El 20 de enero The CW pondrá en el aire la quinta temporada de Riverdale: excelente ocasión para refrescar lo ocurrido en las cuatro...

Crítica de Inés del alma mía (2020): Notable serie histórica en Amazon Prime Video

"La muerte menos temida, da más vida". Yo y mis prejuicios. He tardado en ver varios meses la serie al pensar que estábamos ante un...

Noticia: Rumores apuntan a la vuelta de Chris Evans como Capitán América

Tras los sucesos acaecidos en la película de Vengadores: Fin del juego (2019), de la cual dejo una crítica por aquí, en particular en...

Tráiler de Cherry: Los hermanos Russo repiten con Tom Holland en una película con aroma a Óscar

Muy buenas, os traigo calentito calentito el tráiler de Cherry, una de las películas a la que más ganas le tengo en este recién...

ÚLTIMOS COMENTARIOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad