InicioSeriesAnálisis de Fundación. Temporada 1. Episodio 4

Análisis de Fundación. Temporada 1. Episodio 4

Seguimos analizando Fundación, la serie que, creada por David S. Goyer sobre la saga de novelas de Isaac Asimov, emite Apple TV. Hoy nos toca el episodio 4, cuyo título es Bárbaros a las Puertas.

Bienvenidos a un nuevo análisis de Fundación y podemos decir que estamos ante un episodio claramente transicional, pero que presagia grandes tormentas. Al igual que el anterior, se desarrolla básicamente en dos escenarios: Trantor y Términus, pero basta de prólogo y… a la cancha.

Cumplo en advertir que SE VIENEN SPOILERS DE LA TRAMA y les recuerdo que pueden echar ojo a nuestros análisis anteriores aquí.

Alma, Individuo y Conciencia

En un comienzo tan bello como lleno de tristeza, el relato en off nos cuenta de un joven que una vez preguntó a Hari Seldon sobre su destino, a lo que este, acorde a su doctrina, respondió que solo pueden predecirse los comportamientos de las masas mientras que el individuo es un completo misterio: una afirmación que quienes hemos leído los libros sabemos que tiene mucho que ver con el devenir futuro.

El joven era Dawn e intentó quitarse la vida arrojándose desde los ventanales del palacio imperial. No tuvo éxito: a escasos centímetros del suelo, un aura le detuvo y, a juzgar por su expresión, fue una desgracia: una cruz de no poder morir con la que debe cargar de por vida o, por lo menos, hasta que llegue el momento de ser reducido a cenizas.

Lo del aura es algo nuevo y cuando la historia nos traslada al “presente”, vemos a Day (el Dawn de aquel entonces) junto a una muchacha de compañía que le pregunta si es verdad que no puede ser tocado. Cuando él le anima a intentarlo, ella comprueba que, en efecto, el aura se enciende a pocos centímetros de la piel y no puede hacerlo. El aura, según él le explica, repele la energía cinética: cuando la invita a hacerlo más lentamente, los dedos de ella logran tocar su piel.

fundacion-las-cosas-que-nos-hacen-felices

El encuentro sexual, no obstante, queda trunco cuando Day es avisado de que un embajador quiere verle. Según parece, en alguno de los mundos del Imperio ha fallecido la líder Próxima Ópalo y un cónclave pretende imponer una sucesora que no adhiere a la doctrina del Imperio y aboga por el regreso del Primado Octavo, texto herético previo al Imperio según el cual el alma va ligada a la conciencia individual y, como tal, los clones carecen de ella por ser meras copias.

De difundirse tal creencia por la galaxia, podría redundar en la negación de la autoridad imperial. Dusk se propone a sí mismo para viajar y darle al tema una solución que, afirma, debe ser personalizada. Lo cierto es que la temida rebeldía se está extendiendo y, de hecho, Day estalla en furia contra los matemáticos imperiales cuando le anuncian que no han logrado refutar los cálculos de Seldon.

Tras ello, cambia de opinión y decide ir al cónclave él mismo en lugar de Dusk para disgusto de este y preocupación general pues, según se dice, jamás un clon primario ha dejado el trono de Trantor: algo así como que a Day corresponde gobernar en tanto que los otros dos son jefes de estado para temas protocolares.

Day aprovecha la oportunidad para echar en cara a Dusk sus impulsivas decisiones del pasado (cuando aún era Day), de las cuales están sufriendo las consecuencias. La consejera Demerzel le remarca que el futuro del Imperio no se tomará sobre decisiones impulsivas, aludiendo claramente a que está haciendo lo mismo por lo cual incrimina a su clon mayor.

Dusk, no obstante, se mueve por su cuenta y, a espaldas de Day, encarga a uno de sus hombres que investigue lo ocurrido con la boya de comunicaciones del confín de la galaxia ya que se perdió el contacto con Términus. Además, le ordena que recuerde a la Fundación que el Imperio no debe ser olvidado.

Donde el Fin comienza

En Términus, Salvor ha sido emboscada por los anacreonianos o como quiera que se diga (los gentilicios inventados siempre son un problema a la traducción; duelen al oído, por ejemplo, los belters de The Expanse al ser traducidos como cinturonianos): la líder del grupo es una tal Phara (Kubbra Sait) y lo que quieren es acceder a la torre de la colonia.

fundacion

Al igual que ocurre con el cuerpo de los emperadores, el emplazamiento está protegido por un escudo, pero en este caso no reacciona a energía cinética sino a ADN no coincidente con su base de datos. Phara tiene, por lo tanto, que pasar con su cuerpo pegado al de Salvor mientras el resto esperan por su regreso y amenazan con convertir la colonia en ruinas si ello no ocurre en el plazo de una guardia.

Tras atravesar el escudo, Salvor lleva a Phara en un aerodeslizador y de camino casi pierde el control tras cruzársele, una vez más, la imagen del niño al que viera entre los restos de la nave. Diciendo falsamente que va a tomar un atajo para evitar guardias, lleva el vehículo en dirección hacia La Bóveda y ocurre lo que calculó: Phara se muestra aturdida y termina perdiendo el conocimiento por acción del campo magnético.

fundacion

Salvor la maniata y sus padres insisten en remarcarle sus aptitudes especiales, confirmadas una vez más al no verse afectada por el campo protector de La Bóveda. Ella insiste en que es solo suerte y su padre le replica que la suerte deja de serlo cuando se repite. También se debate acerca de si conviene contactar al Imperio ahora que han sido invadidos, a lo que Salvor es renuente porque dice que les han olvidado.

Aun cuando no crea en lo de que es especial, alguna luz se le enciende pues decide hacer uso de su aparente don para sonsacarle información a Phara. La impresiona al arrojar una y otra vez una moneda al aire acertando qué cara mostrará al caer: está claro que lo suyo no es suerte. Interrogada sobre los motivos de su presencia en Términus, Phara dice que han ido en busca del módulo de navegación de la nave que llevó a los colonos a su exilio.

Salvor está segura de que hay algo más que Phara no dice y las cicatrices en su rostro la delatan como víctima de las bombas de neutrones que el Imperio, años atrás, dejara caer sobre Anacreonte como represalia por el atentado contra el Puente de las Estrellas.

Utilizando el cálculo de probabilidades propio de la doctrina de la que ella misma duda, infiere que Phara puede haber quedado huérfana ya que el ochenta por ciento de la población del planeta murió como consecuencia de la devastación o bien de la radiación consecuente.

Phara, visiblemente afectada, la maldice en una arcaica lengua anacreoniana y luego, hablando con el resto, Salvor dice haber percibido en su interior una especie de pozo sin fondo junto a la sensación de que no le importa morir: otra vez la analogía con el fundamentalismo islámico.

Pero además, entre tanta maldición e improperio, Salvor ha reconocido un nombre que recuerda haber oído en las proyecciones y que confirmaría la verdadera identidad de Phara: Larken Kaen, gran cazadora de Anacreonte. Significa que no es una simple ladrona sino una alta dignataria militar y cuando Salvor le recrimina que el haber destruido la boya de comunicaciones solo atraerá al Imperio, su silencio sugiere que esa era la verdadera intención.

En el exterior del escudo y transcurrido el tiempo estipulado, los anacreonianos se aprestan al asalto y hasta tienen un cañón de artillería del cual no se sabe con seguridad si atrevesará el escudo. Mientras se organiza la defensa, Salvor vuelve a tener la visión del niño, pero en esta oportunidad lo ve armado con cuchillo y en la Biblioteca de Trantor. Interpreta que La Bóveda está conectada con Seldon y trata de decirle algo.

La escena final nos muestra a Gaal Dornick (por fin volvemos a saber de ella) en estado de aparente hibernación, tal vez criogénica, y a bordo de una nave espacial mientras otra se acerca a interceptarla.

Balance del Episodio

Como hemos dicho al principio, este ha sido un episodio transicional. Hay una atmósfera muy tensa que se respira tanto en Trantor como en Terminus y está claro que se avecinan grandes tormentas.

La serie mantiene su nivel: la trama de los tres emperadores clonados sigue muy atrapante y dando lugar a los diálogos más logrados. Gran incógnita se abre con el viaje de Day para participar del cónclave y negociar con los rebeldes, al igual que con los maquiavélicos planes que a sus espaldas está tejiendo Dusk y de los que hasta aquí sabemos bien poco.

Lo interesante de los debates en la corte imperial es que cada clon puede marcar diferencia con su antecesor pero, a la vez, por ser su copia exacta, carga con las culpas de sus actos o bien se sorprende haciendo lo mismo pero de otra forma. Si el clon que te antecedió fue un genocida, de algún modo tú también lo eres.

Allí, en la culpa, radica justamente la obsesión de Day por intentar zanjar mediante el diálogo el violento legado de su antecesor. Además, los flashbacks le muestran en su juventud obsesionado por una joven que mantiene los jardines imperiales y que fue testigo involuntario de su intento de suicidio. Seguramente allí hay una subtrama que está naciendo y que ayudará a entender algo más sobre la familia imperial.

Hay una gran ventaja que los guionistas de la serie tienen con respecto a Asimov y es que, al momento de escribir la novela base de esta temporada, él no sabía hacia donde iría la historia, mientras que ellos ya conocen los libros de los ochenta y pueden guiar la trama en tal sentido: toma fuerza entonces el presentar a los clones casi sin voluntad y como parte de un plan superior que quizás desconocen.

La correlación permanente con la historia de la humanidad es otro rasgo bien de Asimov: la degradación y descomposición del Imperio lleva inevitablemente a pensar en la historia de Roma y los momentos en que ya no lograba proteger sus provincias más lejanas ante las invasiones bárbaras; el título del episodio, de hecho, lo dice bien claro.

En Términus, vamos hacia una batalla y la pregunta es si se sumarán a ella las fuerzas que, sin que Day se entere, parece estar enviando Dusk. ¿Veremos una lucha triple? Por otra parte, ¿sabremos por fin qué ha pasado tras el asesinato de Seldon? La última imagen así parece al menos anunciarlo después de dos episodios de silencio al respecto.

Por lo pronto, la sensación es que se ha preparado el escenario para que el próximo episodio marque un quiebre y en parte es lógico considerando que estaremos ya a mitad de temporada. Y a propósito, gran noticia: se confirmó la segunda.

Gracias por leer y les espero nuevamente la próxima semana para analizar una nueva entrega de Fundación. Hasta entonces, y sean felices…

Rodolfo Del Bene
Soy profesor de historia graduado en la Universidad Nacional de La Plata. Entusiasta del cine, los cómics, la literatura, las series, la ciencia ficción y demás cosas que ayuden a mantener mi cerebro lo suficientemente alienado y trastornado.

9 COMENTARIOS

  1. Buena reseña!
    Solo un detalle, creo que lo del joven no es un flashback. Creo que es un acontecimiento que sucede en el mismo tiempo (de hecho, el joven imperio observa al comandante que envían a terminus pasar cerca de la chica en el jardín, casi con temor a que suceda algo), algo se cocina en torno a quien sería el próximo emperador en funciones.
    Otra cosa, aún no descubro entre las tantas diferencias con los libros, que sucede con Salvor. Ese don que posee, no recuerdo haberlo leído. Será una conexión (y licencia entre tantas) para lo que viene del libro siguiente? Ya que han tomado cosas de distintos libros para esta temporada y según recuerdo, no hay nada sobre “dones especiales” hasta mitad del segundo libro de la trilogía original.

    • Yo también creo que el Dawn que se intenta suicidar es el Dawn del presente, tanto por el hecho de que no hay leyendas indicando un salto temporal, como porque el hermano Darkness justo antes de ser desintegrado se da cuenta de que hay algo “extraño” con el recién nacido (aunque nadie le hace caso). Esto se corrobora en este capítulo cuando, en una escena en la que están comiendo los tres clones, Day y Dusk cogen la copa de vino con la mano derecha mientras que Dawn la coge con la mano izquierda, pero rápidamente se da cuenta y la cambia a la derecha, ante la inquisitiva mirada de Day.

      Ahí nos están diciendo que en cuanto el Dawn actual se convierta en Day, se avecina tormenta.

      • Hola Nexus. Muchas gracias por comentar. Buen detalle el de la copa, pero yo (una vez más) lo había tomado de otra manera. No lo había interpretado como que la tomaba al revés porque tuviera alguna falla o detalle individual en su clonación, sino porque aun no había adquirido las pautas o los formalismos de etiqueta. Veo que se me escapó. Gracias por el gran aporte! Un saludo

  2. Hola, Diego:
    Gracias por comentar. Ups, ¿lo interpreté mal entonces? A mí me da la sensación de que lo que le ocurre a Dawn es el pasado de quien es ahora Day y que, justamente, carga con culpas por lo que hizo el Day anterior, del cual, obviamente, es copia exacta. Suena confuso, jaja, pero es que el manejo de los tiempos es complicado en torno a los clones. Quizás me perdí un poco, pero si Dawn se quiso suicidar luego de hablar con Hari Seldon, como se dice en off al principio, entonces estaríamos hablando del Dawn del pasado. ¿O lo entiendo mal? Y ese sería justamente el Dawn que se encuentra con la muchacha en los jardines. Insisto en que puedo estar equivocado.
    Con respecto a los dones especiales, no… tal como dices, no los hay en la novela base de esta temporada. Pero, en efecto, creo que han buscado guiar la historia sabiendo hacia dónde discurre.
    Un saludo y gracias por el valioso aporte. Que estés bien!

    • Por las dudas le haré una segunda mirada al capítulo. Puede que también las traducciones sean dispares y alguna palabra juegue en contra, yo lo veo en español latino con subtítulos (por si se me pierde algo en el audio). A ver si logro verlo como lo viste tu.

      • Bien, visto por segunda vez, no es el mismo personaje el que ayuda a Alba a develar quien es la chica del jardín, y el que envían a Terminus y a revisar la boya.
        Pero si creo que este episodio es todo en el mismo tiempo, sin saltos. Normalmente suelen poner en letras cuantos años antes o después de cada escena pero en este no sucede, al menos para mi es todo en el mismo periodo de tiempo.

        • Hola otra vez, Diego:
          Muchísimas gracias por el aporte entonces: cosas a tener en cuenta en el desarrollo futuro.
          Un saludo!

    • Yo lo interpreté del mismo modo. El Dawn suicida es el Day del presente. Y si nos fijamos bien, el Maestro Shadow Obrecht aparece en el primer episodio (ejecuta al pintor del mural de las Almas por orden del emperador). ¿Cómo es posible que no haya envejecido en 35 años?

      • Hola, muchas gracias por comentar! Veo que hemos hecho la misma interpretación, pero bueno, está claro que el asunto de los clones a veces nos marea temporalmente, jaja… Gracias por el aporte y por el dato del Maestro Shadow. Un saludo!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS