Análisis de La Materia Oscura. Temporada 2. Capítulo 1

4

Bienvenidos, exploradores del Norte, a esta nueva temporada de La Materia Oscura. Si bien nuestro amado compañero Fernando hizo un estupendo trabajo durante la pasada temporada, he decidido darle el relevo en estos análisis. Al contrario que Fer, yo si he sido ávida lectora de Phillip Pullman, y conozco bastante bien la saga, pero he deciros que quede encantada con la primera temporada, que superó con creces mis expectativas. Y ahora, llega a nosotros la segunda entrega de esta maravillosa serie, que vamos a desgranar capítulo a capítulo. Bienvenidos a Cittàgazze, en este análisis del primer episodio de la segunda temporada de La Materia Oscura.

Para anteriores análisis, podéis verlos aquí.

La Materia Oscura. Temporada 2

La materia oscura

Cameo Inesperado de Lyanna Mormont

 

Las Sombras en la Luz que nos ilumina

Al final de la primera temporada, Lord Asriel cumplió su objetivo de abrir una brecha en su mundo, que le permitiera comunicarse con los otros mundos existentes. Tras perder a Roger, Lyra y Pan decidieron aventurarse en busca de Asriel, para detenerle en su plan final: enfrentar a la mismísima Autoridad. Pero no son los únicos que se han visto arrastrados por las circunstancias debido a las acciones de Asriel. En el mundo de Lyra, el Magisterio ya se ha puesto en marcha.

Marisa Coulter no es un papel sencillo. Es una persona con profundas carencias psico afectivas, y con grandes complejidades internas. No es tan simple como decir que quiere o no a su hija. Sus motivos, sus intereses, e incluso su amor, responden a una compleja interacción de pensamientos y creencias profundamente contradictorias, conservadoras y egoístas. Ruth Wilson borda el papel. En esa escena en la que encuentra las fotos de su hija, vemos exactamente lo que debemos ver: la determinación de una mujer con un objetivo. No el amor de una madre.

Qué momento tan bonito

La escena del magisterio es sublime. El cardenal niega la amenazante verdad, personificada en el padre McPhail de en medio. Se nos presenta encogido, en planos medios, generando un juego de sombras precioso. La luz es dirigida y artificial, y de un color amarillento apagado. Se nos muestra a un magisterio enfrentado (el cardenal contra el McPhail), generador de sombras, incapaz de enfrentarse a la verdad. Y, de repente, Marisa Coulter entra en escena. Fijaros en como cambia la luz, que la enfoca desde abajo, en planos medio largos, dándole un poder frágil, pero existente. La señora Coulter, como siempre, se sale con la suya, y el cardenal le da permiso para interrogar a la bruja que han capturado, y sonsacarle los planes de Lord Asriel, que ella misma ya conoce.

Finalmente, y aunque no llega al fondo de todo, Marisa consigue sonsacarle a la bruja algo. Hay una profecía relacionada con Lyra, y en esa profecía, Lyra tiene otro nombre. Uno importante. Pero Yambe Aka, la diosa de las brujas, que concede el don de la muerte, acude en la persona de Ruta Skadi para liberar a la bruja, y dejar a Marisa más confusa que antes.

La ciudad del cielo

La primera vez que leí sobre Cittàgazze, me la imaginé exactamente así. Lyra desconfía del aletiómetro, y me gusta. No es un instrumento, hay algo detrás. Como Lyra ha sido consciente, el aletiómetro dice la verdad, si. Pero no necesariamente toda la verdad. A veces oculta cosas, como si supiera el impacto que pueden tener… Como si existiera una intención. Lyra empieza a recelar del aparato, pese a que Pan sabe que lo necesitan más que nunca. Están solos y no saben a dónde ir, ni cuál es exactamente su misión.

Lyra y Pan se encuentran con Will. Es impactante para ellos que no tenga Daimonion, y deciden alejarse. Al final, Will le dice que él tampoco es de ese mundo y deciden explorarlo los tres juntos. Si bien creo que la relación entre Lyra y Will, o más bien la confianza de Will en Lyra, se ha construido de forma demasiado apresurada, si que me gusta que se tomen su tiempo en esas escenas de conversación trival. En las diferencias entre los mundos.Bella Ramsey les cuenta sobre los espantos. Y, por si no lo habéis notado, el cambio que se produce en los niños durante la adolescencia, parece ser un momento vital en todos los mundos. En este, te empiezan a atacar los espantos. En el mundo de Lyra, los daimonions se asientan… Empezamos a ver un patrón.

Una alianza de tres

Lee Scoresby siempre ha sido, es y será, mi persona y personaje favorito del mundo, y Lynn Manuel Miranda es Lee Scoresby en si mismo. Es un hombre sin hogar, ni familia, ni ataduras; que ha encontrado en Lyra ese vínculo que nunca tuvo. Y hará todo lo que esté en su mano por ayudarla. Conocedor de los informes Grumman (no os olvidéis de este tipo de la primera temporada, traerá cola), se ofrece ante las brujas a encontrar el arma que llevará a Lyra al éxito en su todavía desconocida misión.

Y hablando de brujas: Serafina Pekkala y Rutta Skadi, que gran momento. Son la personificación de loe etéreo, eterno y poderoso; y aún así las vemos enfrentarse y dudar. Ruta Skadi es tal y como la había imaginado. Audaz, intrépida, fuerte… Menudo momento de tensión. Pero ¡QUE MAL GRABADO! Qué lástima ese discurso visto con un plano semi corto, desde arriba, con la innecesarias interrupciones de los daimonions. Ha quedado descafeinado. En cualquier caso, Ruta Skadi sabe que hay una guerra, y va a luchar. Al final, todos lo harán, quieran o no.

La opinión de Sofía

Empecemos por lo bueno: todo. La obra de Pullman es compleja y completa, y HBO, bajo la batuta de Jamie Childs y Jack Thorne (de quien nunca me había imaginado diciendo nada bueno)  ha sabido llevar a cabo una adaptación absolutamente brillante. Las actuaciones, como en la primera temporada, son sobresalientes, y la trama te envuelve desde el primer momento. Mi escena favorita, sin duda, el montaje paralelo final entre Lyra y Wiil. Los planos detalle del aletiómetro y la daga, junto con los planos medios de Lyra y Will…. es que me fascina. Por otro lado, ¿Me vais a decir que no tiene la mejor fotografía que hayáis visto nunca? Qué bonita la escena de la tortura, por lo simple. Sin sangre, sin dolor… no debería genera empatía, porque no entendemos cómo o por qué le duele, pero… la sientes.

Best persona ever

En el lado malo de este primer capítulo, y más por ser tiquisimiquis, que por que sea un problema, diría que quizá es demasiado oscuro. También estoy un poco decepcionada con el primer encuentro en Lyra y Will. Will es quizá el personaje que más me chirría. En los libros es juicioso, quizá en exceso. Un chico serio y lógico, cuidadoso, que ha tenido que vivir cuidando de una madre enferma. Es una gran contraparte para Lyra, que es impulsiva y alocada. Si bien la química entre los actores es increíble, me parece un poco apresurado la forma en la que se han unido Lyra y Will.

Por lo demás, una maravilla audiovisual, que sigue la estela de su primera temporada. Deseando llegar al fondo de la cuestión de la ciudad del cielo. Hasta entonces… sed felices.

el autor

En mis ratos libres soy la Chica Ardilla

4 comentarios

  1. Hola Sofia. Comparas esta serie con The Witcher de Netflix en terminos de calidad de la adaptacion y ….es que no hay color. Que mal que la licencia de la obra de Sapkowsky no cayera en manos de la HBO. My buen comienzo de temporada y el presupuesto y la apuesta por el producto va para arriba.

    • Totalmente de acuerdo. Hay que reconocerle a la HBO que sabe tratar este tipo de productos, como demostró Juego de Tronos y ahora está reafirmando con esta serie. Con este primer capítulo, yo espero mucho de esta segunda temporada!

    • Desde luego, es que son dos actrices impresionantes jajaja y claro, acostumbrados que nos tienen a estos papeles de fuertes…. yo ya me imaginaba a lobezno peleando contra los 15 hombres de la isla del oso!

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad