Análisis de Locke & Key. Temporada 1 (Parte 2 de 2)

4
  1. ¡Saludos y sed bienvenid@s a este nuevo análisis de  Locke & Key, una de las series del momento! Hace bien poquito que esta serie, que adapta los cómics creados por Joe Hill y Gabriel Rodríguez, está disponible en Netflix, y tras haber visto la completa la primera temporada, estoy aquí para compartiros mis impresiones. Os dejo el enlace al anterior análisis que hice de la serie cuando había visto los 5 primeros episodios:

¿Qué hay tras la puerta de las cuevas?

Pues bien, una vez que he visto completa la primera temporada, abordaré nuevamente dos de las cuestiones que ya comentaba en mi otro análisis:

¿Ha sido una buena serie? SÍ, no una serie sobresaliente pero sí le doy un aprobado. La segunda mitad de la temporada ha seguido las pautas marcadas en los primeros episodios, en lo bueno y lo malo. En lo bueno hemos seguido disfrutando del uso de las llaves, con algunas ya conocidas y otras que han aparecido nuevas, y la trama ha seguido avanzando a un ritmo rápido a pesar de esa ralentización que sufre cuando aparecen las típicas tramas de adolescentes de instituto. En lo malo… pues el hecho de que, al no adaptar con precisión el curso de los acontecimientos en los cómics, se crean algunas incongruencias. Soy de los primeros que, cuando se adapta un cómic, no pido fidelidad absoluta y aprecio las cosas nuevas que aporten calidad al producto. Pero en este caso, tengo mis dudas sobre que se haya enriquecido el legado que Locke & Key dejó en el mundo de las viñetas. Porque el último episodio de la temporada tiene un final metido con calzador a más no poder, síntoma de que necesitaban un gancho para la segunda temporada. Lo siento pero “Sospechosos habituales” solo hay una, y pocas veces más un final de esos que pretende decir que un personaje ha sido casi todo el tiempo otro, tiene el efecto magistral de aquella película de Bryan Singer. Y ojo, habrá personas a las que les parezca un buen golpe de efecto la revelación de que Gabe era Dodge (y Lucas, que no se nos olvide) mientras se ganaba la confianza de Kinsey y luego hacía de las suyas para atraer a más criaturas del otro lado de la puerta Omega, pero en mi caso particular no me termina de convencer. Sí, es interesante que haya dos personas infectadas por los demonios del otro lado, pero a ver cómo se lo montan.

Invocando a las sombras con la corona.

¿Ha sido una buena adaptación de los cómics? Reincido en lo que ya dije en mi anterior análisis, y mi respuesta es que UNAS VECES SÍ Y OTRAS NO. Hay una cosa que los que hemos leído los cómics notaremos más que quienes hayan tenido su primer acercamiento con la serie, y es la barbaridad de acontecimientos que transcurren en apenas unos episodios. Sí, es cierto que en un episodio de una serie de televisión hay lugar para contar muchas cosas, pero es que al final hemos visto sucesos que se han ido narrando a lo largo de los 6 arcos argumentales de la serie de cómics de una forma más pausada y cohesionada. En ese sentido la serie es un batiburrillo de libre adaptación con ramalazos de adaptación fiel que unas veces funciona y otras no, pero a fin de cuentas se deja ver, por eso sigo pensando que como serie, Locke & Key merece la pena. Pero como adaptación es harina de otro costal, y me resulta un poco doloroso habiendo estado el propio Joe Hill involucrado en esta serie. Sí que en la recta final se ha intentado darle un toque oscuro a la serie, en especial con la aparición de la corona de las sombras y la escena de las cuevas con la puerta, pero no es algo que asuste, en ese aspecto se nota que el producto originario se ha descafeinado para adaptarlo a todas las audiencias.

Respecto a las cosas que no se han contado, quedan por aparecer más llaves, que imagino que verán la luz en la segunda temporada, y todavía quedan cosas muy jugosas por ser mostradas, como la primera vez que la puerta Omega fue abierta allá por el siglo XVIII, la explicación de cómo se hicieron las llaves y qué material se usó para hacerlas, el papel que todavía le queda por desarrollar a Sam en su apariencia fantasmal y también a Rufus (si respetan su gran aportación para ayudar a la familia Locke en el final de la historia), y algunas otras cosas más. Dependiendo de cuantas temporadas vaya a tener la serie imagino que irán dosificando todo eso a medida que vayan mezclándolo con otros sucesos nuevos.

Joe Hill, el guionista creador de Locke & Key.

Como veis aquí arriba, el detalle curioso, por si alguien no le ponía cara al creador de Locke & Key, es que Joe Hill tiene un cameo en el último episodio. Lo podéis ver como uno de los enfermeros (es innegable el parecido a su padre Stephen King) de la ambulancia en la que se llevan a Rufus al hospital.

Y por resumir mi análisis, y no variando mucho lo que ya pensaba anteriormente, estamos ante una buena serie de televisión, que adapta de forma irregular y sin tanto encanto los cómics, pero que tampoco es un desastre. Y esto es todo por mi parte, cualquier cosa que queráis compartir, no dudéis en hacerlo a través de los comentarios. ¡Hasta otra!

el autor

Licenciado en Derecho por la Universidad de Granada. Guionista del cómic "Un disparo en el desierto" (Ediciones Traspiés, 2017), y colaborador en los fanzines "Hormigas" y "La Revistica" de Granada. Dos de mis aficiones son la lectura y la escritura, y sigo fomentándolas, leyendo cuanto puedo y escribiendo relatos o guiones de cómic para sus posibles publicaciones.

4 comentarios

  1. Hola, José:
    Primero que nada quiero felicitarte por tu excelente análisis; se nota que sabes sobre el tema y eso es importante a la hora de escribir.
    Debo confesar que, aun considerándome a mí mismo como un gran lector de cómic, jamás le eché un vistazo a Locke & Key (mea culpa); sí sabía de su existencia y hasta de algunas cuestiones argumentales (como lo que comentabas en la entrada anterior acerca de las llaves que, lisa y llanamente, abrían las cabezas) y me lo he cruzado varias veces por locales de cómics pero nunca me le animé (ahora que lo pienso, quizás sea porque en Argentina las ediciones que hay son importadas y muy caras, jaja). A lo que voy con toda esta introducción llena de paréntesis es a que entré a la serie siendo poco menos que un ignorante, algo que también me había pasado antes con The Umbrella Academy. En el balance general me gustó, pero coincido en lo del ritmo irregular cada vez que pretenden ir por el lado de la historia adolescente.
    Es que, en ese sentido, creo que la serie carga con la pesada marca que ha dejado Stranger Things, una serie que me encantó en su primera temporada y que, por lo menos a mi juicio, se fue desinflando en las siguientes pero que, al haber tenido tanto éxito, ha influido considerablemente en muchas propuestas que vinieron después, para bien y para mal. En ese sentido, creo que Locke & Key no escapa a la regla: han querido dotar a la serie de esos elementos muy típicos de las producciones de Spielberg a los cuales Stranger Things homenajea, pero no sé hasta qué punto los han sabido manejar y dosificar. Por momentos, daría la impresión de que la serie vacila acerca de qué rumbo tomar y no sabes si estás viendo una serie fantástica, de horror o una comedia juvenil. Aclaro que no me molesta el cruce de géneros, pero insisto en que son las dosis las que están mal administradas: cuando, por ejemplo, la trama de suspenso va creciendo, aparece la historia adolescente para quitar clima.
    Por otra parte, y no habiendo leído el cómic, se nota lo que dices acerca de que buscaron un producto descafeinado y más accesible. Y coincido en que es lógico que haya cambios con respecto al cómic: yo tampoco soy un fan de las adaptaciones textuales. Pero sí tienes razón en que algunos cambios son innecesarios. Por ejemplo, algo que creo que no has destacado: el cambio de nombre al pueblo. Tengo entendido que en los cómics se llama Lovecraft y así lo has señalado en la primera entrada; aquí se llama Matheson, lo cual indudablemente hace referencia a otro gran autor de la literatura fantástica, de horror y ciencia ficción, pero… ¿con qué sentido se hace el cambio?
    Te juro que había olvidado que Joe Hill es el hijo de Stephen King. Lo sabía, pero lo olvidé y no lo tuve en cuenta durante toda mi visión de la serie. Cuando vi ese sujeto de lentes y barba en forma de candado automáticamente pensé en Stephen King; de hecho, me parecía una versión de él más joven. Claro, ahora que te leo me cierra todo, jaja… Y dicho sea de paso, Under the Dome, por ejemplo, estuvo llena de cambios que no sólo cambiaron la esencia de la historia original sino que además habían estereotipado a muchos de sus personajes; pues bien, también allí había estado involucrado Stephen King en la producción de igual modo que aquí lo está Joe Hill.
    En definitiva, a mí, en el balance general, también me gustó, aunque tiene cosas que, creo, deberían ser corregidas en próximas temporadas. Dejo una postdata con aviso spoiler acerca de algo que tiene relación con el final que has mencionado.
    Un saludo, José, y muchas gracias por tus análisis siempre tan interesantes.

    P.D. ALERTA SPOILERS!!!!:
    A mí me pareció totalmente previsible que el demonio o como se lo llame había ya escapado de ese cuerpo que arrojaron al otro lado de la puerta, pero debo confesar que no esperaba que a quien habían arrojado era a Ellie. Eso sí que me impactó: me dejó devastado… Quizás no lo supe prever o no vi las pistas.

  2. José Carlos García el

    Saludos Rodolfo, gracias por esas palabras hacia mi labor. Al haberme leído los cómics, pensé que podía hacer un análisis que abarcara la serie como y tal, pero también su valía como adaptación. Te animo a que leas los cómics, desde mi punto de vista la historia es bastante mejor, más oscura y mejor cohesionada. Como alternativa más económica siempre puedes buscarlos de forma digital, así ninguna llave te vaciará tanto los bolsillos al conseguirlos jeje.

    Pienso que Stranger Things muestra síntomas de agotamiento, al menos así lo noté en la tercera temporada, y de cara a la cuarta van a quemar las naves expandiendo la historia a otras ubicaciones, porque es lo que les queda. Como Locke & Key se publicó hace ya unos cuantos años, antes de la aparición de Stranger Things, no sé hasta qué punto se habrán dejado influenciar, pero está claro que la cosa no ha funcionado demasiado bien. Respecto a las aportaciones nuevas, puedo entender que quieran aprovechar para homenajear a personajes distintos a los del cómic; me gustaba más Lovecraft para el pueblo desde luego. De hecho el “Escuadrón Savini” es otra novedad, en los cómics no existe (lo más parecido es el “Escuadrón Extraño”, que es la representación visual de cómo ve el mundo Rufus cuando está con sus juguetes, pero ya ves que son conceptos distintos).

    Y sí jaja, es el hijo de King. La adaptación de la Cúpula dejé de considerarla como tal a mitad de la segunda temporada, se cargaron la historia original. Si tienen claro cuántas temporadas quieren que tenga Locke & Key, deberían poder hilvanarlo lo mejor posible. P.D: Lo del final está metido con pinzas, es cierto que lo de Ellie se va intuyendo porque no la encuentra nadie, pero eso no quita la sensación de que se les ocurriera la idea sobre la marcha. ¡Un saludo!

  3. Muchas gracias por la amabilidad de responder, José. Una aclaración sobre algo en lo que quizás no me expliqué bien: no quise decir que Stranger Things pudiese haber influido sobre el cómic; sé que es anterior, así que sería anacrónico. A lo que me refería es a que la adaptación parecería haber estado influenciada por esa serie, más aún cuando, tal como escuché y como tú me confirmas, el cómic es mucho más oscuro. Pero bueno, siempre es, desde luego, una impresión puramente personal.
    Tomo absolutamente tu recomendación de leer el cómic; procuraré hacerlo en algún formato, aunque no descarto que, ahora que está la serie en Netflix, alguna editorial de aquí vea el negocio de editarlo localmente, lo cual bajaría el costo. Pero, bien, de no ser así, y tal como dices, el formato digital es siempre una opción.
    Muchas gracias y hasta la próxima entrada!

    • José Carlos García el

      Hola de nuevo. Para eso estamos 🙂 Creo que es inevitable que haya influido, a su manera y curiosamente ST es entre otras cosas una mezcla de muchas historias del propio King junto a los homenajes ochenteros je je. Si me pones en una balanza si es más oscura Stranger Things o los cómics de Locke & Key… estaría la cosa muy equilibrada la verdad.
      Sobre lo otro sí, aquí en España espero que pase eso a nivel editorial, que hay una edición de mala calidad y otra apta para bolsillos sin fondo, yo leí todo en digital la verdad, y aunque prefiero el papel, a veces no es posible jeje. ¡Hasta la próxima!

Deja tu comentario

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad