InicioseriesAnálisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 4

Análisis de M.O.D.O.K. Temporada 1. Episodio 4

Bienvenidos al análisis del cuarto capítulo de M.O.D.O.K., un episodio en el que nuestro protagonista hace una de las cosas que se supone que hacen los grandes villanos, organizar un atrevido robo con unos secuaces entregados que no dudan en seguir a su intrépido líder.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

La vida de M.O.D.O.K. no puede ir a peor, ha perdido su empresa y a su mujer casi a la vez así que hace lo que todo hombre haría… irse de copas para ahogar sus penas en alcohol. Pero siempre ha habido clases y clases y M.O.D.O.K. decide irse a un garito con clase, la Guarida del Soho, un local de moda donde se codean los grandes villanos del Universo Marvel: Kang, Míster Siniestro, El Líder o Madame Mascara, la cream de la cream. Como no podía ser de otra manera estos malvados se ríen de nuestro cabezón favorito y le desafían. Para que pueda entrar en este local deberá robar el escudo del Capitán América. No, no vale con la bota de Iron Man que ya tenía desde el primer capítulo.

M.O.D.O.K. acaba en un lugar mítico del Universo Marvel, el Bar sin Nombre, un garito donde se dan cita los villanos y que fue creado por Mark Gruenwald y Paul Neary en el número 318 de la colección del Capitán América allá por el año 1986. Desde entonces es un sitio que ha aparecido en muchísimos cómics, siempre sirviendo como refugio a los malvados de las viñetas, ofreciendo un lugar donde tomar unas cervezas con los pobres sacos de boxeo de los héroes siempre y cuando se respeten las dos reglas de oro: no hacer preguntas y evitar pelear dentro del establecimiento, aunque la segunda ha sido violada con frecuencia.

Portada del número 318 de Capitan América

En este tugurio el camarero es Orbe, uno de los villanos más extraños de Marvel (su cabeza es un ojo gigante y tuvo una singular importancia en el evento Pecado Original). Y ahogando sus penas, nos encontramos a Armadillo, Bolo, Maciza, Fundidor y Angar un grupo de perdedores que M.O.D.O.K. decide utilizar para sus fines. Así que les convence para que le ayuden en un gran robo que les dará muchísimo dinero (aunque el fin último es robar el escudo del Capi).

M.O.D.O.K. ideando un plan malígno

La gracia está en como M.O.D.O.K. intenta ir explicándoles su gran plan, pero por una cosa o por otra no lo consigue, ya que siempre hay algo más importante que hacer. Así vamos conociendo los traumas de estos villanos de tercera y cómo nuestro protagonista acaba empatizando con ellos a su manera ya que se acaba viendo reflejado en sus problemas. Por ejemplo, Armadillo sigue enamorado de su exmujer o Angar quiere recuperar la gloria que tuvo con su banda de música en el pasado, situaciones muy familiares para M.O.D.O.K. Por el camino hay momentos muy divertidos e incluso algo escatológicos (atentos a la descacharrante aparición de Mandrill…).

Mandrill en plan negro del Whatsapp

Mientras, Jodie acude a A.I.M para que su marido la ayude a eliminar un video de su hijo en internet que puede afectar a su credibilidad como influencer. Pero allí se encuentra a Mónica y las dos mujeres acaban haciendo muy buenas migas. Y lo más inquietante, el pequeño Ben y la hija de Mónica también parecen conectar muy bien… Quien sabe lo que todo esto puede deparar en el futuro de la serie.

Jodie y Mónica se caen muy bien, puede que demasiado bien…

También es muy divertida la aportación de nuestro amigo el Super-Adaptoide, que hace las veces de furgoneta para toda la truope de villanos y lo acaba pasando muy mal, siempre queriendo ser parte de la acción y nunca consiguiéndolo.

Al final M.O.D.O.K., ante la impotencia de hacer que sus secuaces cumplan sus ordenes de la manera más simple, acaba reconociendo que lo del atraco era mentira y sólo quería usarlos para robar el escudo del Capi. Por eso su banda le abandona y el queda echo polvo ya que les había cogido cariño. Así que intenta recuperarlos y Fundidor le dice que volverán con él, pero para robar el escudo y ponerlo en la pared del Bar sin Nombre. Todos contentos y felices otra vez. El problema es que son todos unos inútiles y se duermen en el metro camino a la Torre de los Vengadores ya que unos jovenzuelos chungos les habían robado la furgo Super-Adaptoide. De donde no hay no se puede sacar.

No hay nada mejor que un amancer enla playa

Su aventura acaba con un lindo amanecer en la playa de Coney Island antes de irse a tomar la última en el Bar sin Nombre, aunque con una triste baja por el camino… Y en la última escena volvemos a ver al Joven M.O.D.O.K. del pasado que roba para su causa al Super-Adaptoide, quien sabe si le dará el cariño que le hace falta para ponerlo de su lado de cara al futuro…

Valoración del capítulo

Estamos ante el mejor episodio de lo que llevamos de temporada. Tiene todo lo que se le puede pedir a una serie como esta. Cameos interesantes, momentos muy locos y divertidos y evolución de los personajes de la trama.

M.O.D.O.K.
Un gran vehículo para un gran robo

Ya solo por la aparición del Bar sin Nombre merece la pena, y si a eso le sumamos todos los “grandes” villanos que dan la replica a M.O.D.O.K. pues mucho mejor. Todo perfecto y bien medido, haciendo que se pasen los 25 minutos que dura en un suspiro y dejando con una sonrisa en la boca y con ganas de más.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos.
Privacidad