Análisis de Perry Mason. Temporada 1. Capítulo 3

2

Bienvenidos al análisis de un nuevo capítulo de Perry Mason, cada vez más cerca de L.A. Confidential que del propio Perry Mason. Esta semana continuamos con el caso del bebé de los ojos cosidos, centrándonos más en un par de personajes secundarios que en el propio Mason. Os dejo con el enlace a los análisis anteriores y vamos al lío.

The Show Must Go On

Tras la detención de Emily al final del episodio anterior, E.B. y el fiscal están empeñados en convertir el caso en un circo, dando cada uno su versión a la prensa. Es este un elemento, el de la prensa escrita, que está muy presente a lo largo de la serie, en una época donde la televisión era inexistente y la radio aparece para cumplir con su función de entretener y adoctrinar a las masas. E.B. Jonathan (John Lithgow) es uno de los personajes a los que me referría y que parece centrar gran parte del episodio. “A veces tengo la sensación de que este ya no es mi mundo”, afirma en una escena el abogado, al que el caso parece venirle grande. Hasta tal punto anda perdido que no puede controlar la declaración de su propio cliente, a la que se le escapa un “culpable” que está a punto de hundirlo todo. El culmen llega cuando E.B. (y de rebote el propio Perry Mason) es despedido por quien le ha contratado, Herman Baggerly (Robert Patrick). Además, esta claro que E.B. está enfermo y mucho me temo que no terminará el caso.

El otro personaje que destaca es Della Street (Juliet Rylance), que por momentos parece el verdadero puntal del despacho de E.B. Es Della quien pone a Perry en el rumbo correcto tras acusarle de entregar a Emily a los lobos por el hecho de que es una adultera; y es Della quien salva a Emily del interrogatorio que tiene lugar en la cárcel, advirtiendo a los policias y al personal implicado que se acaban de meter en un lío de cojones.

Encantado, Paul Drake

Perry se ha entrevistado con la Hermana Alice y sus secuaces sectarios (o miembros de su iglesia, como queráis). “Dios me abandonó en Francia”, le suelta a la cara por si no nos había quedado claro. A través de ellos, él y Strickland averigúan que el amante de Emily había trabajado como contable en un casino. La verdad es que no se por qué Perry no los manda a todos a tomar viento y se fuga con Lupe Gibbs (Verónica Falcon), la propietaria del aeródromo que quiere comprarle su granja y con la que mantiene una relación de follamigos. Creedme, yo lo haría.

A Perry no le cuadra lo que está pasando y ya se ha convencido de que Emily es inocente. A eso ha contribuido el informe de Paul Drake, demasiado escueto y redactado a lápiz. Una chapuza. Su primer encuentro no es que sea productivo y el segundo no es que sea demasiado amistoso. drake es consciente de que, cuando lleva la placa, sólo es un negro más en la comisaria pero no en las calles. El soborno del inspector Ennis (un Andrew Howard que va diciendo “soy el malo” en cada escena) tiene el efecto contrario al que pretende y Drake acaba por contarle a Perry la verdad sobre su informe. El episodio termina con Perry y Strickland encajando la dentadura de George Cannon que este perdió en el callejón donde murió (“Estaba tan lleno de indignación justa que sus dentaduras baratas bailaban en el viento”, le dice a Mason el director del casino acerca de Cannon) y con la Hermana Alice poseída por voces que le dice que resucitará al pequeno Charlie, sin que sepamos muy bien que giro puede tomar eso.

Perry Mason es una serie que se va engrandeciendo en cada episodio. Parece que el caso tiene giros insospechados y que hay más, mucho más de lo que aparenta. ¿Quién es el que señor Woo Sing al que se refiere la madame del prostibulo que visita el inspector Ennis y que parece ser que no está contento? ¿Qué tiene que ver con Cannon y con La laguna de la suerte? Nos leemos en el próximo episodio. Un saludo y sed felices.



el autor

Aficionado también al cine, las series de televisión, la literatura fantástica y de ciencia ficción, a la comida, la cerveza y a todas las pequeñas cosas que nos hacen felices.

2 comentarios

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
La serie polaca Bosque Adentro, producida por Leszek Dawid y Bartosz Konopka, adapta la novela The Woods, del exitoso escritor de misterio Harlan Coben. Asesinatos,…