Análisis de Rick y Morty. Temporada 4. Capítulo 7

0

Una semana más, el dúo de aventureros favorito de una generación, Rick y Morty, vuelve para alegrarnos el confinamiento con la exploración de un planeta que esconde repulsivos y peligrosos secretos. Después de un capítulo 6 que fue polémico en algunos círculos del fandom por su tratamiento de las tramas principales de la serie, volvemos a uno de los episodios autoconclusivos que convirtieron a este producto audiovisual en uno de las favoritos de muchos espectadores jóvenes y no tan jóvenes hartos de los clichés de la ciencia ficción. Promortyus recupera esta efectiva fórmula con unos resultados muy interesantes.

En el espacio nadie puede oír tus gritos

El científico loco más buscado del multiverso y su fiel nieto despiertan en un planeta repleto de parásitos que controlan a sus huéspedes pegándose a su rostro, siguiendo una estrategia claramente reminiscente aunque ligeramente distinta a la de los facehuggers de la saga Alien. Tras eliminar a los dos alienígenas que les controlan, estos dos exploradores escapan del planeta destruyendo todo a su paso, y diezmando la civilización perdida de estos villanos que trataron de abducirlos.

Sin embargo, al llegar a su hogar, se encuentran con un problema que no habían previsto: Summer, la hermana de Morty, no está en casa. Solo entonces recuerdan que había ido con ellos a ese mundo perdido y que sigue en poder de los peligrosos alienígenas a los que han masacrado. Para no incurrir en la ira de Beth, volverán a visitar la ciudad de parásitos que acaban de destruir, contemplando las consecuencias de sus acciones por primera vez y encontrándose con una Summer algo distinta a la que habían abandonado a su suerte.

¿Qué pasa después de ganar a los malos?

Este capítulo hace mofa de uno de los clichés más criticados de la ciencia ficción y la fantasía, por el que los héroes provocan auténticos genocidios en su empeño por derrotar a los villanos, sin preocuparse por las enormes bajas colaterales. Solo tenemos que pensar en la masacre de orcos tras destruir el Anillo Único o en los pobres operarios de limpieza de la Estrella de la Muerte para entender lo que el guionista Jeff Loveness quería transmitir en esta parodia. Después de un comienzo espectacular en el que espectador disfruta como un marrano de una colorida matanza que parece sacada del anime shonen más violento, la segunda mitad del episodio invita a reflexionar sobre ese sadismo soterrado que nos permite gozar acríticamente de géneros como la acción o el gore.

Sin embargo, los elementos más dramáticos solo permanecen en pantalla durante unos segundos, lo que nos permite reír sin complejos ante una parodia bastante lograda de todas esas razas alienígenas parasitarias diseñadas para hacernos temer por nuestra integridad física a través del body horror más espantoso. Los villanos del episodio no solo nos recuerdan a la versión más embrionaria de los célebres xenomorfos, sino también al primer enemigo que se enfrentó a la Liga de la Justicia: Starro el Conquistador, una estrella de mar espacial que esclaviza a sus súbditos a través de satélites que se pegan a sus rostros. En este caso, no hay una gran mente colmena que controle a estos extraterrestres, sino que cada uno tiene sus sentimientos e inquietudes. Al menos, hasta que se encuentran con los láseres que disparan Rick y Morty.

¡Alabemos todos a Starro!

Cabe destacar, como apunte final, el discreto pero sólido desarrollo de personaje que ha experimentado Morty Smith a lo largo de estas cuatro temporadas: mientras que en el capítulo que parodiaba La purga se mostraba reacio a matar, se ha vuelto mucho más sanguinario en las entregas más recientes, provocando una auténtica masacre sin apenas reflexionar sobre ello y con una despreocupación por la consecuencia de sus acciones que le asemeja preocupantemente a la de su abuelo. ¿Veremos alguna vez la conclusión de este arco? Ni idea, pero la atención al detalle es de aplaudir, y momentos como estos sirven para recordarnos que Rick Sánchez no es ningún modelo a seguir, por muy atractivo que resulte.

Conclusión

Aunque no llega a la altura de algunos capítulos míticos que profundizaban más en los personajes, Promortyus ofrece veinte minutos más que entretenidos durante los que Rick y Morty siguen los pasos de terroristas antisistema como Luke Skywalker o Frodo Bolsón y nos regalan algunas escenas desternillantes que quizás susciten cierta polémica en Estados Unidos. Nos preguntamos con qué nos podrán sorprender la semana que viene, teniendo en cuenta que estos dos últimos capítulos ya nos han mostrado casi todo el metraje del tráiler. ¿Quizás trataban de ocultar posibles spoilers? Lo sabremos cuando se estrenen las próximas entregas.



el autor

Periodista recién graduado. Redactor en esta página y en el portal digital madridesnoticia. Creador de contenido para redes sociales. He publicado siete libros de ciencia ficción y fantasía en formato ebook, y cuento con un blog donde expongo mis proyectos. Si pinchas en esta casita tan maja, podrás verlo.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
El concepto de heroísmo que manejamos hoy en día está sin duda ligado al género superheroico que lleva décadas dominando el cómic estadounidense y que…