InicioCómicsAnálisis psicológico de Spiderman: La última cacería de Kraven (1987). El duelo...

Análisis psicológico de Spiderman: La última cacería de Kraven (1987). El duelo definitivo entre héroe y villano sobre qué significa ser Spiderman.

Cuando uno se acerca a una obra que todo el mundo considera maestra, la sombra de la exigencia se mece sobre el lector. Leemos deseando que nos encante y, si no es así, la duda nos invade. ¿Es que no conseguimos entender la grandeza de este taco de hojas entintadas y encuadernadas? ¿No somos dignos, que diría Thor? ¿O es que, sencillamente, nuestro gusto individual no concuerda con el de la obra? Pues bien, de este tipo de obras, hay un subtipo que arrasa por encima de estas que generan una respuesta ambivalente. Aquellas que nos dan lo que pedimos: una historia inmortal. Una de estas obras maestras es La última cacería de Kraven, uno de los cómics más encumbrados por la crítica de uno de los superhéroes emblemáticos de Marvel: Spiderman.

Si os interesan mis análisis psicológicos, aquí tenéis los de:

Joker, de Todd Phillips.

Vengadores: Endgame, heroísmo, pérdida y resiliencia.

American Psycho, psicopatía vs psicosis.

Shutter Island, sobre psiquiatría y delirio.

Mr. Miracle, cómic de Tom King y  Mitch Gerards. 

Antes de abordar la historia en cuestión, centrémonos en sus dos autores.

J. M. De Matteis, guionista del cómic, llevaba casi una década intentando sacar adelante la historia de un superhéroe saliendo de su tumba. En un primer momento, esta trama se iba a centrar en El hombre Maravilla de Los Vengadores frente a su enemigo y hermano El Segador. Esta trama no cuajó y trató de venderla a DC utilizando a Batman y el Joker, pero la cercanía con La Broma Asesina de Alan Moore hizo que el cómic nunca viera la luz.

Cuál fue su sorpresa cuando le ofrecieron abordar su tan ansiada historia con Peter Parker, el héroe estrella de Marvel, un personaje al que los guionistas querían liberar de su síndrome de Peter Pan con, entre otras decisiones, su matrimonio con Mary Jane Watson.

A priori, el tono de la historia no cuajaba con el de un personaje tan luminoso. Pero si profundizamos un poco, no existe héroe más idóneo para La última cacería de Kraven que Peter Parker.

De Matteis contó con la ayuda del gran Mike Zeck, autor de, entre otras obras, las archiconocidas Secret Wars y El castigador: Círculo de sangre. Zeck saca lo mejor de sí mismo en una trama con cuatro pilares. Dos claramente enfrentados y otros dos que nos sirven como leitmotiv, como macguffin para el desarrollo de una historia que, desde su principio hasta el final, trata sobre qué significa ser Spiderman.

Originalmente, La última cacería de Kraven se iba a titular Terrible simetría. Tal vez sea un título menos espectacular, pero le viene como anillo al dedo. Porque De Matteis establece aquí un marcado dualismo entre cazador y presa, héroe y villano; entre dos formas de ver a Spiderman y como, al (re)encontrarse, la visión del mundo de ambos modifica llevando al desenlace.

Todo ello envuelto en un aura psicoanalítica en el que los pensamientos conscientes de los personajes se contraponen a los inconscientes, que intentan salir aprovechando las debilidades psíquicas de sus protagonistas. 

Cuidado, porque los párrafos siguientes contienen spoilers del cómic.

Empecemos por el verdadero protagonista de la obra: Kraven el Cazador, villano secundario de toda la galería de némesis que ha tenido el Trepamuros y que De Matteis convierte, momentáneamente, en el mayor enemigo que jamás ha tenido Spiderman.

Tras una vida alargada a través de extrañas pócimas, Kraven es un hombre fuera de su tiempo. Un ser torturado porque no se siente cómodo con lo avanzado del siglo XX que decide intentar abrazar la cordura a través del salvajismo y los instintos más primarios. Es un personaje orgulloso y profundamente melancólico. Echa de menos a su familia y sabe que se muere. Pero antes, quiere cumplir su misión con honor. Quiere derrotar a Spiderman.

Pero no como un villano común a un superhéroe. Kraven, probablemente aquejado por una enfermedad mental sin especificar (más adelante aclararé mis impresiones diagnósticas al respecto), siente que La Araña es un ente que representa a toda la sociedad avanzada, a un mundo corrupto que él debe liberar antes de  morir. Así, Kraven busca derrotar a su enemigo totémico no solo en combate, sino ocupando su lugar y demostrando que puede hacerlo mucho mejor que él. Que lo primitivo derrotará a lo civilizado.

Kraven cuenta con que Spiderman es un cazador, un simple justiciero que derrota a criminales y él, sencillamente, siente que puede hacerlo mejor.

Por otro lado, tenemos a Peter Parker, repleto de inseguridades tras haber contraído matrimonio con Mary Jane.

No debemos olvidar que Parker, pese a su optimismo, es uno de los héroes con más problemas reales del mundo del cómic (familia, facturas, trabajo mal pagado, etc…). A todo esto, ahora está casado y teme que sus enemigos encuentren a Mary Jane a través de él. Por extensión, piensa en la muerte de todos sus seres queridos.

Pero no en la suya.

Muy al principio del cómic, Spiderman es derrotado fácilmente, asesinado por Kraven.

Y es así. El villano consigue acabar con la vida del símbolo. De la máscara. Pero no con la persona.

Así, Parker inicia una metamorfosis en la que sale consciente de su propia mortalidad, del miedo de perder a sus seres queridos o de que ellos le pierdan a él, pero más decidido que nunca a cumplir con su responsabilidad como héroe. A su modo, este cómic es a Spiderman lo que Born Again a Daredevil.

Sin embargo, en la mente de Kraven, él es el que gana. Pero cuando un cazador ya no tiene presas dignas que cazar… ¿Qué queda? Tras un enfrentamiento en el que sabe reconocer el honor de su adversario, Kraven se suicida porque ya no tiene motivos para seguir viviendo. La secuencia es ciertamente impactante, y hay quién vio una glorificación del suicidio en el final del personaje. Lo cierto es que, en todo momento, queda claro que Kraven presenta un trastorno mental grave. A lo largo del cómic lo vemos pasar de la risa al llanto en un par de viñetas (labilidad emocional), sobredotación de capacidades, megalomanía incluso a la hora de considerarse como el último paladín capaz de enfrentarse a una “deidad” en forma de Araña… es probable que De Matteis considerara al villano como un enfermo de trastorno bipolar descompensado hacia el polo maníaco.

Finalmente, la derrota de Kraven es total por lo simbólico. Peter lo derrota porque Spiderman no es un cazador, sino un ser compasivo que sabe ver a la persona detrás de la bestia.

Esto se ejemplifica a la perfección en el personaje en discordia de la historia, el villano Alimaña, un ser repulsivo que esconde una personalidad atormentada que solo Peter sabe ver.

Labilidad emocional…uno de los síntomas afectivos a valorar en la descompensación de un trastorno bipolar

Por último, no podemos dejar de mencionar a Mary Jane, consumida por el miedo a perder a Peter y el verdadero motor del renacimiento del Hombre Araña.

Sin entrar en detalles acerca del desenlace, Spiderman: La última cacería de Kraven es un cómic fundamental en la mitología del hombre araña. No solo por el carácter autoconclusivo (casi que fuera de la continuidad, pese a sus secuelas), sino por lo definitorio del personaje pese al tono oscuro alejado de otras etapas del trepamuros.

Aquí tenéis el enlace al cómic Spiderman: La última cacería de Kraven, perteneciente a la línea Marvel Must Have de Panini.

Un saludo y sed felices!

Fernando Vílchez
Médico residente. Intento aprender como si viviera para siempre. Intento vivir como si hoy fuera mi último día...con las cosas que me hacen feliz.

2 COMENTARIOS

  1. Muchas gracias por el artículo Fernando. Mucha info interesante y redactado con mucha pasión.

    Son curiosos los períodos de Spiderman con el traje negro, fué después cuando acabó en poder de Venom, no?

    Un saludo y sed felices!!

    • Muchísimas gracias por tu comentario! Efectivamente, aunque no lo conozco con detalle, abarca el periodo desde las Secret Wars hasta la aparición de Venom.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS