InicioSeriesAnálisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 16. Segundo parón de...

Análisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 16. Segundo parón de temporada

Bienvenidos al análisis de “Actos de Dios” decimosexto capítulo de la temporada once de The Walking Dead, que supone el segundo y último parón que tendremos que soportar en la temporada final. Esta serie se caracteriza entre otras muchas cosas por ofrecer unos cliffhanger tremendos en los cierres de temporada o en los parones y en este caso no podía ser menos. Viendo este capítulo, a los espectadores se les ponen los dientes muy muy largos y la espera para el gran final se va a hacer muy dura.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores de The Walking dead

Lance Hornsby es el gran protagonista de un episodio donde este villano brilla con luz propia. Por fin se quita la careta y lanza un ataque a gran escala contra las comunidades donde viven nuestros protagonistas: Hilltop, Alexandria y Oceanside. Y en medio de ese ataque cae una enorme plaga de langostas. Si es que cuando algo va mal, siempre puede ir peor.

Lance Hornsby, sin duda un gran villano

Previniendo este ataque, Maggie lleva a Hershel a un lugar seguro, a uno de los escondites subterráneos que usaban los Susurradores, para que se oculte allí con el grupo de Negan y Annie. Ya sabemos dónde estaban ocultos cuando los hombres de Hornsby fueron a buscarlos a Hilltop. En un giro que ya se veía venir Maggie le dice a Negan que empieza a confiar en él y que le confía a Hershel. No olvidará nunca que mató a Glenn, pero tampoco que salvó la vida de su hijo.

Maggie y Hershel buscando un lugar seguro

Mientras, Lance habla con Leah y le ordena que mate a Maggie. Así que la ex de Daryl marcha a Hilltop con unos cuantos soldados de la Mancomunidad. Allí caen en una trampa en la que mueren varios de esos soldados, aunque a Leah no le importa demasiado ya que su intención era hacer salir a Maggie y a los suyos a campo abierto para poder perseguirlos. Así que Maggie, Elijah y Lydia emprenden la huida después de ver caer a Marco ante los disparos de Leah.

Por otro lado, Daryl, Aaron y Gabriel están de exploración con otro grupo de la Mancomunidad, aunque todos saben que esta alianza tiene los días contados. Se desata un tiroteo y nuestros protagonistas, a pesar de ser menos, acaban con los soldados demostrando que son más duros que nadie. Después vuelven a buscar a Maggie y encuentran varias trampas en el camino. Es entonces cuando Daryl se da cuenta de que Leah está persiguiendo a Maggie en busca de venganza por haber acabado con su familia.

Gabriel y Daryl encuentran las trampas de Leah

Maggie acaba separándose de Elijah y Lydia y cuando está sola empieza un peligroso juego del gato y el ratón contra Leah, que acaba con Maggie prisionera de su enemiga. Leah le dice que quiere acabar con todos sus seres queridos y por eso la va a usar como cebo.

Pero nuestra protagonista consigue liberarse y las dos mujeres se enfrentan en una dura pelea en la que Leah esta a punto de matar a Maggie. Solo la oportuna intervención de última hora de Daryl lo impide cuando mata de un disparo a su ex. Después vuelven todos juntos al escondite de los Susurradores para volver a reunirse con el grupo de Negan y el pequeño Hershel.

Mientras, vemos a las fuerzas de la Mancomunidad ocupando Hilltop y Alexandria y tomando prisioneros a todos los habitantes de Oceanside, así como a Lance decidiendo a cara o cruz su destino. La guerra está abierta.

El “Watergate” de la Mancomunidad

Eugene ha pasado la noche con Max y cuando se despiertan, hablan de lo que la investigación que están llevando a cabo puede suponer. La Mancomunidad es un sitio que facilita que las cosas no cambien y que se mantenga el status quo, pero si saca a la luz lo que sospechan todo puede saltar por los aires, lo cual podría ser muy peligroso.

Las pocas dudas que tiene Max acaban por disiparse cuando habla con Pamela sobre qué hacer con una cantidad de dinero que ha sobrado del presupuesto de la fiesta principal de la Mancomunidad. Max quiere invertirlo en ayudas a los más necesitados, pero Pamela se niega: todo el dinero se gastará en la fiesta. Queda muy claro que los mandamases no se preocupan de ayudar a los pobres: solo quieren que todo siga igual y para eso nada mejor que pan y circo. Algo que a Max no le agrada.

Cuando se queda sola, Max empieza a buscar pruebas de la corrupción de la familia Milton entre los documentos del despacho de Pamela. En ese momento llega Sebastian y está a punto de pillarla. No lo hace porque su única preocupación es que su madre ya no le hace caso y quiere reunirse con ella. Un niñato.

Eugene, Kelly, Connie y Magna revisan la documentación que Max logra sacar del despacho y buscan conexiones entre los nombres de los habitantes apartados de la Mancomunidad y los casos que ellos conocen en los que se los ha usado para fines corruptos (como la búsqueda de dinero de Sebastian). Hay pocas pruebas que señalen a los Milton, pero sí que tienen algo con lo que poder despertar las conciencias de los ciudadanos. Dudan si llevar a cabo ese paso y entonces Ezekiel se les une para anunciar que tiene una red de individuos preparados para movilizar a la gente , así que deciden dar el paso adelante.

Al día siguiente, Pamela llega enfadada a su despacho y enseña a Max la portada del periódico con el titular “Pamela Milton os está mintiendo”.

Valoración del episodio

Muy bueno todo el capítulo, dejando la acción en todo lo alto para que nos quedemos con ganas de más. El personaje que más brilla es Lance Hornsby, presentándose como el gran villano que todos sabíamos que era. Es genial como hace su trabajo sucio a espaldas de Pamela, o al menos ocultando datos de cómo se hacen las cosas sobre el terreno.

No sabemos si la presidenta sabe o no en qué está metido su lugarteniente o si es que directamente no le importa, ya que prefiere asistir a cenas y gestionar para los más privilegiados en la seguridad de su hogar. Aunque esta seguridad está a punto de saltar por los aires gracias al papel de la prensa, en una trama que nos recuerda al “Watergate”.

¿Pagará Lance por lo que ha hecho?

El problema al que se van a enfrentar nuestros protagonistas con Lance es uno de una magnitud a la que nunca han hecho frente. Sí, hemos visto villanos crueles y con muchos recursos, pero nunca con un ejército a sus órdenes, armamento de guerra en abundancia y organización militar bien estructurada.

La escena final, con las banderas expuestas en el exterior de Hilltop y Alexandria, recuerda mucho a los estados fascistas. Y ese Lance lanzando una moneda al aire para decidir el destino de sus prisioneros es estremecedor a la vez que nos muestra el lado perverso y arbitrario del personaje (y nos recuerda a Dos Caras, el villano de Batman).

¿Qué puede pasar a partir de ahora? Pamela ha sido acusada de mentir por supuestamente conocer las labores secretas de su secuaz, cosa que nosotros sabemos que puede que no sea cierta. Tal vez todo desemboque en una guerra civil en la Mancomunidad como parecen querer nuestros protagonistas. Una guerra que se extenderá al resto de comunidades ahora ocupadas, pero cuyos líderes siguen libres. La guerra total ha comenzado.

También me ha llamado la atención el buen trabajo de los responsables de la serie con el personaje de Leah, logrando dar miedo de verdad con esa actitud tan fría y despiadada que la convierte en una verdadera máquina de matar. Se espera un enfrentamiento directo contra Daryl para poner punto y final a su trágica historia de amor y muerte; por eso queda un poco deslucido que se salde con un simple tiro a la cabeza desde la distancia. Creo que esta trama merecía algo más.

Leah se merecía algo mejor

Sobre Daryl y Aaron hay que recordar que ahora son prófugos de la Mancomunidad, pero sus hijos están allí. Es algo que habrá que ver cómo se trata.

Por último, hay que comentar el diálogo entre Maggie y Negan, en el que ella parece enterrar por fin el hacha de guerra. Después de haberse pasado toda esta temporada odiándolo a más no poder, parece que las ultimas actuaciones de Negan han logrado que Maggie, sin perdonarlo por la muerte de Glenn, pueda empezar a confiar en él. En este sentido también hay que alabar a los guionistas ya que el trabajo que han ido haciendo sobre la relación entre estos dos personajes ha sido genial.

¿Y ahora qué? Pues nos va a tocar esperar hasta agosto, mes en el que se estrenará el arco final de The Walking Dead, para descubrir el destino de nuestros protagonistas. Aunque ya sabemos que volveremos a ver a muchos de ellos en los  spin-offs que se están preparando.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS