InicioSeriesCrítica de Nasdrovia temporada 2. Más oscura pero igual de divertida

Crítica de Nasdrovia temporada 2. Más oscura pero igual de divertida

Movistar Plus+ sigue con su sana costumbre de hacer segunda temporada de sus mejores series y ahora le ha tocado el turno a la divertida Nasdrovia. Seis meses después de que Edurne (Leonor Watling) disparase a Aleksei, ella y Julián (Hugo Silva) son ahora parte de la organización criminal de Boris (Anton Yakovlev), para el que trabajan como asesores legales.

Crítica de Nasdrovia temporada 1

Después de haber visto como los dos abogados superaban la crisis de los 40 en la temporada anterior, en esta ocasión los vamos a ver con un rol muy diferente. Julián se ha resignado a su papel en la mafia y poco a poco descubre que se siente cómodo en esa posición, dejando salir su lado más oscuro y violento sin tener que preocuparse por las consecuencias. Por su parte, Edurne no acaba de encajar en la organización y siempre está triste y muerta de miedo sin que no haya día en el que no piense en escapar. La depresión amenaza con hacer acto de presencia y el insomnio que padece la lleva a los bares nocturnos, donde conoce a un sinfín de peculiares personajes. Atención al taxista drag queen, no tiene desperdicio y es una de las mejores incorporaciones a la serie.

Julián y Edurne lo pasan muy mal con los rusos

En cuanto a Franky (Luis Bermejo), nuestro querido chef ha preferido poner tierra de por medio después de quemar el restaurante y ahora ejerce de cocinero en un barco mercante, alejado de todo, pero sin dejar de planear su venganza contra Boris. Pero a la vez, el mafioso ruso no se ha olvidado de su deseo de tener la receta secreta de los deliciosos blinis de Franky…

Franky se hace a la mar

La serie da un paso adelante y deja un poco atrás el surrealismo para acercase al thriller. Parece que una vez que los protagonistas abandonan el restaurante (incendiado en la temporada anterior) se vuelven más oscuros. Esto no quiere decir que la serie deje el humor, para nada. Sigue siendo muy divertida, pero se tratan temas mas realistas que alejan el tono que habíamos conocido antes. En este sentido hay que comentar que vamos a ver las consecuencias que tiene la pandemia mundial y lo duro que es un confinamiento con mafiosos rusos. Un tema que la serie no tiene miedo de tratar y que aporta un sabor especial a la trama.

Por otro lado, vamos a conocer a nuevos protagonistas que se unen al esperpéntico reparto de la producción. Se trata de dos asesinos a sueldo contratados para acabar con Boris y que tienen un peculiar lema “No somos rápidos, pero somos muy buenos”.

Dos aasesinos a sueldo muy peculiares

Además, la inspectora de policía que perseguía a los rusos que conocimos en la temporada anterior cobra mas protagonismo y ofrece una salida a Edurne y Julián, aunque tengan que arriesgarse mucho para tomarla. En este momento cuando mejor vemos las diferencias entre los dos protagonistas, con una Edurne que no duda en buscar una solución y un Julián que parece que ha abrazado el “lado oscuro”.

De todas maneras, aun con la presencia de más personajes, los que dan vida a la serie son sin duda los mafiosos rusos. Sergei (Michael John Treanor), Vasilli (Yan Tual), Yuri (Kevin Brand) y Rodia (Arben Bajraktaraj) tienen las mejores escenas y diálogos y siempre logran sacarnos una sonrisa, aunque sean tan violentos y malvados como cabría esperar dada su profesión. Con ellos los responsables de la serie siempre dan en el clavo y nunca defraudan.

La policía usa todos los medios a su alcance…

El problema es que al haber más personajes importantes, la serie se ahoga un poco ya que en solo seis capítulos no hay tiempo material para tratar a todos en condiciones. Los nuevos aportan bastante poco y sus tramas parecen más de relleno. Sensación que se acrecienta ya que los guionistas están empeñados en relacionar todas las tramas en un batiburrillo que unas veces resulta confuso y otras muy acelerado, haciendo que los personajes vayan de un lado para otro sin parar.

A pesar de todo la serie sigue funcionando. Tiene un humor más oscuro y pierde un poco de la sorpresa que nos brindaba en la primera temporada, pero es muy divertida y tiene momentos realmente hilarantes. Aunque a veces los guionistas parece que están a punto de perder el control de la trama, algunos giros de guion muy bien colocados reconducen la historia de manera satisfactoria hasta una traca final que hace que la temporada acabe por todo lo alto.

Y aviso, el desenlace es totalmente abierto, dejando el futuro de nuestros protagonistas en el aire de una manera bastante canalla. A estas alturas Movistar Plus+ no ha dicho si la serie tendrá tercera temporada, pero viendo que sus producciones siempre han tenido solo dos, la cosa pinta mal. Y es una verdadera pena, por que Nasdrovia es una de las series mas originales y refrescantes de la televisión española y sus protagonistas merecen más… ¿Tal vez un s pin-off si no se quiere hacer una tercera temporada? Yo lo dejo caer y espero con ganas saber más de los mafiosos rusos, de los abogados con crisis de los 40 y de la demás fauna que puebla Nasdrovia.

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS