InicioSeriesAnálisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 19

Análisis de The Walking Dead. Temporada 11. Episodio 19

Bienvenidos al análisis de “Variante”, decimonoveno capítulo de la temporada once de The Walking Dead, donde seguimos asistiendo al desmoronamiento de La Mancomunidad y lo que eso puedo suponer para nuestros protagonistas, así como también a la aparición de una nueva clase de zombies que van a poner las cosas muy pero que muy difíciles.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores de The Walking dead

Después de todo lo que ha pasado en La Mancomunidad, con la muerte de Sebastian como culminación, está claro que las cosas van a ir a peor. Pamela hace responsable a Eugene, aunque sabe que Max tuvo mucho que ver en la muerte de su hijo. Eso hace que la posición de Mercer, jefe de seguridad y hermano de Max, sea bastante complicada.

Nuestros protagonistas saben que están en peligro y se preparan para huir, pero Eugene no quiere irse sin Max; ahora que ha encontrado el verdadero amor, no lo va a dejar ir así como así.

Eugene no se irá sin Max

Aaron, Jerry, Lydia y Elijah siguen su camino hacia Oceanside y tienen que rodear una horda de muertos vivientes, aunque hay alguno de los zombies que parece comportarse de manera extraña.

El pobre Jerry sufre un accidente y queda herido en la pierna, así que deciden pasar la noche en un recinto que recuerda a una feria medieval ante el regocijo del accidentado, que ve en el lugar un nuevo Reino.

Allí, Lydia y Elijah tienen un acercamiento romántico, pero la chica recela ya que sigue teniendo muy presente el recuerdo de Henry. Habla con Aaron y este le habla de su ex marido fallecido y cómo cambiaría cualquier cosa por haber pasado más tiempo con él, algo en lo que debería fijarse Lydia: vivir el aquí y el ahora disfrutando de la felicidad que pueda tener con Elijah.

Este caminante parece notar lo que pasa a su alrededor

Max es finalmente capturada por los soldados con la idea de hacerla firmar una declaración en la que diga que sufría depresión y aceptar la responsabilidad de sus actos. Pero tiene que firmar también que el culpable de todo (grabación falsa y difusión de la cinta de Sebastian) fue Eugene.

Mercer le dice que es la única manera de estar a salvo, pero su hermana se niega apelando al recuerdo de su padre y la educación y valores que recibieron de él, quien se avergonzaría de lo que Mercer está haciendo. Mientras tanto, Princesa se reúne con Ezekiel pero el hombre no quiere marcharse: cree en lo que Eugene y Max están haciendo para mejorar La Mancomunidad.

Pamela hace una visita en su celda a Lance. Sabe que fue él quien ordenó matar a los trabajadores que luego se convirtieron en zombies. Lance se intenta disculpar, diciendo que no era su intención que Sebastian muriera, que la culpa la tienen nuestros protagonistas y que siempre estará al servicio de la familia Milton.

Pamela decide usar la táctica de Lance y lanza una moneda para decidir si vive o muere. Tiene suerte y le deja vivir, pero traen a la celda a un zombificado Sebastian para que desde ahora sea Lance el que le dé de comer con algún cadáver. ¿No quería estar al servicio de los Milton?

Pamela Milton da mucho miedo en este capítulo

Princesa, que recordemos había empezado una relación con Mercer, tiene una conversación con el jefe de seguridad. El hombre le pide que no se vaya, que La Mancomunidad tampoco está tan mal después de todo, pero nuestra superviviente le cuenta la historia de su niñez, donde su padrastro y su hermanastro la maltrataban ante la indiferencia de su madre.  Total, el hombre era el que las mantenía y no estaba tan mal. Desde entonces, Princesa siempre aspira a algo mejor, a las cosas buenas y correctas.

Todo eso de que “La Mancomunidad no está tan mal” le trae malos recuerdos, así que le dice a Mercer que cree que es un buen hombre pero que no cuente con ella, que se marcha de allí.

Princesa y Mercer tienen una conversación muy interesante

En el campamento donde pasan la noche Aaron, Jerry, Lydia y Elijah empiezan a pasar cosas extrañas. Los zombies logran pasar a pesar de que estaba todo cerrado e incluso hay alguno que puede abrir puertas, trepar o usar herramientas básicas.

Todo parece indicar que están bajo el ataque de Susurradores, pero ante su sorpresa resulta que no. Cuando logran acabar con todos se dan cuenta de que hay caminantes que empiezan a mostrar ciertos signos de inteligencia.  Al menos han sobrevivido y Lydia besa a un sorprendido Elijah ya que los consejos de Aaron han calado en ella.

En La Mancomunidad, Rosita le cuenta a Eugene que han capturado a Max y este se niega a abandonarla así que se entrega a las autoridades asumiendo la culpa de todo lo que ha pasado de manera personal para exonerar a su chica. En la última escena, Rosita es asaltada en su casa por dos desconocidos mientras se preparaba para irse. Aunque se defiende con ahínco no sabemos qué pasará con ella.

Valoración del episodio

Bueno, pues ya tenemos aquí la gran novedad de este final de temporada que no es otra que la aparición de una nueva variante de caminantes más inteligentes. Hasta ahora se sabía que había algunos zombies que volvían a sitios en los que habían vivido, como si recordaran algo o que se comportaban de una manera un poco más extraña. Pero nada como lo que hemos visto en este capítulo.

Aunque no es la primera vez que vemos algo así en la franquicia, ya que en The Walking Dead: World Beyond estos zombies más inteligentes ya habían aparecido en Europa, donde según algunas teorías, la evolución de los caminantes se aceleró científicamente.

Ezekiel quiere luchar por el futuro de La Mancomunidad

Habrá que ver por dónde van los tiros ahora con estos nuevos muertos vivientes. No sabemos si se trata de una evolución natural o han sido “creados” por alguien o por algo. Pero ya que los han presentado, no tengo ninguna duda de que los seguiremos viendo ya que suponen un peligro añadido que puede dar un sabor especial a futuros encuentros con los humanos.

En cuanto a nuestros protagonistas, me ha gustado mucho que parte del episodio se haya centrado en Princesa, de la cual sabemos un poco más y vemos por qué se comporta cómo lo hace. Su crecimiento sigue la buena senda que ya hemos visto con otros personajes como Eugene o Gabriel y es una de las cosas buenas que la serie sigue teniendo.

Princesa es un personaje muy interesante

También es muy interesante el dilema al que todos se enfrentan. Huir para sobrevivir o quedarse en La Mancomunidad para luchar por crear de una vez por todas un lugar seguro de cara al futuro. Ezekiel, Max y Eugene están por esto último, pero el resto no parecen muy convencidos. Habrá que ver qué pasa a continuación y, sobre todo, bajo las órdenes de quién están esos sicarios que atacan a Rosita al final.

Y no me quiero despedir sin comentar la escena de Pamela con Lance. Queda claro que la señora Milton puede ser alguien con mucha mala baba y que la muerte del hijo puede haberla trastornado.  Parece imposible que se pueda razonar con ella, así que el enfrentamiento por el poder y el futuro de La Mancomunidad será muy duro. Pobre Lance, que creía tener las cartas marcadas…

Juanjo Avilés
Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS

ÚLTIMOS COMENTARIOS