InicioseriesAnálisis de The Walking Dead. Temporada 9. Episodio 13

Análisis de The Walking Dead. Temporada 9. Episodio 13

Bienvenidos todos al análisis del capítulo trece de la temporada 9 de The Walking Dead. Recordar que el artículo está repleto de spoiler así que ya sabéis, mejor leerlo después de haber visto el episodio.

Aquí puedes ver los análisis de los episodios anteriores

Walking Dead vuelve a recuperar el pulso después de dos episodios un tanto decepcionantes. Este capítulo empieza justo donde se había quedado el anterior, con la fuga Daryl, Connie, Henry y Lydia de los Susurradores.

Huyendo de los Susurradores

El líder del grupo quiere abandonar a Lydia, pero Henry está totalmente enamorado de ella (bendita juventud y bendita explosión de hormonas) y se niega a dejarla. A Daryl no le queda otra que llevársela pero como todo tiene su parte buena, gracias a ella descubren más sobre las prácticas de los Susurradores. Además la chica les advierte sobre Beta, el segundo al mando y hombre fuerte del grupo que es el que parte en su persecución.

Uno de los Susurradores a punto de convertirse en zombi sin que parezca muy preocupado

Hay un detalle que llama la atención en el campamento. Uno de los Susurradores es mordido por un zombi y no parece demasiado enfadado, casi es feliz de poder unirse a los Protectores, que es como llaman ellos a los muertos vivientes. Se puede ver el carácter casi religioso e irracional del grupo.

Daryl decide que no quiere huir más y quiere plantar cara a sus perseguidores. Planean una trampa subiéndose a un edificio para poder emboscarlos sin que puedan contar con la ayuda de los zombis que les acompañan (ya que no pueden subir escaleras). La treta tiene éxito y consiguen vencer a sus enemigos escapando de ellos. Es en este enfrentamiento donde está lo mejor y lo peor del capítulo.

Lo mejor sin duda son todas las escenas de combate que vemos. Están bien resultas, con planos correctamente hilvanados que nos muestran bien la acción sin resultar confusos. La palma se la lleva el combate entre Daryl y Beta, dos machos alfas en acción, dándose brutalmente por todos lados y con todos los instrumentos a su disposición. Al final nuestro chico se impone al enmascarado tirándole por el hueco de un ascensor. Parece que la serie apuesta por volver a esa acción que hace no demasiado tiempo tenía y que tan bien le viene como contrapunto de las tramas más profundas y emocionales.

Daryl haciendo lo que más nos gusta: repartir cera

Pero lo peor vuelve a ser el papel de los Susurradores como gran amenaza de la temporada. Ya lo he comentado varias veces, pero no resultan especialmente peligrosos. En este caso Beta se da cuenta de que van de cabeza a una trampa y aun así, y siendo bastantes más que sus adversarios, caen miserablemente derrotados.

Después de la batalla y con Henry herido, Daryl propone ir a Alexandría a que le curen ya que es el asentamiento más cercano. Sólo se podrán quedar mientras el muchacho se recupere pero es la mejor opción. Es posible que en el próximo capítulo y con la llegada de este grupo al asentamiento de Michonne, sepamos más sobre el cisma que separó de mala manera a los protagonistas de la serie.

Además no queda otra que aceptar que Henry y Lydia se quieren y la chica se integra totalmente en el grupo después de haber ayudado en la pelea. Lo malo es que entonces descubrimos que Beta no murió en la caída, se levanta herido y muy cabreado.

La señal misteriosa y la presentación de un nuevo grupo

En el análisis del capítulo 11 comente que se veía en un plano una señal que podía ser importante de cara al futuro. Pues bien, ahora descubrimos lo que significaba: es la marca de los Salteadores.

Ezequiel y Carol deben decidir como resolver la situación con los Salteadores

Una partida del Reino es asaltada en los caminos cuando estaban haciendo preparativos para la Feria. Sus atacantes se autodenominan los Salteadores y dejan con vida a los hombres de Jerry para que entreguen un mensaje al Rey: los caminos son suyos y sólo pagando un peaje se va a poder pasar por ellos para llegar a la Feria.

Los integrantes del Reino no tienen muy claro que hacer al respecto. Descubren que los Salteadores son un grupo bien organizado y con armas de fuego, pueden ser peligrosos y la mejor opción parece ser acabar con ellos. Carol propone dialogar antes de atacar, aunque Ezequiel está más por la opción del ataque preventivo, todo un cambio de roles en la pareja que parece endulzar el carácter de ella para oscurecer el de él.

Finalmente deciden hablar y ofrecen a los Salvadores trabajar para el Reino como protectores de los caminos y dándoles la opción de poder comerciar en la Feria. Ozzy, el jefe del nuevo grupo, no parece muy convencido pero entonces Carol les ofrece algo más: “¿Cuándo fue la última vez que alguno de ustedes vio una película?”, una frase genial que da sentido a la búsqueda de la lámpara del proyector a la vez que muestra el nuevo rol conciliador de Carol.

Ozzy, líder de los Salteadores

Después vemos un grupo que viene de Hilltop camino de la Feria encabezado por Tara. Dicho convoy es atacado por unos zombis y cuando las cosas se complican aparece Ozzy y su grupo para salvar el día. Genial como llegan al galope, con un gran sentido épico y al más puro estilo western. Parece que el ofrecimiento de Carol ha calado y tenemos nuevos aliados para nuestros protagonistas. Poco hemos visto de los Salteadores, pero a mí me ha gustado lo que he visto, es lo que tienen los canallas que se vuelven buenos.

El convoy llega a salvo al Reino y se produce un emotivo reencuentro entre Tara y Ezequiel y Carol, solo ensombrecido por el hecho de que la pareja pensaba que Henry iría en ese grupo para volver a casa y Tara se extraña, ya que pensaba que a estas alturas Daryl habría liberado al chico de los Susurradores para encontrarse todos allí. Pero ya sabemos que van de camino a Alexandría.

Tara alucinando con la llegada de los Salteadores

Este capítulo deja buen sabor de boca. Está bien equilibrado entre las dos cosas que nos cuenta y deja varios momentos de calidad, como la brutal pelea entre Daryl y Beta y la presentación de Ozzy.

Lo único que lo emborrona un poco es la presentación y resolución del tema de los Salteadores. Es demasiado acelerada, parece que van a ser unos enemigos más pero cambian de bando muy rápido sin que haya una buena evolución. Al menos parece que van a ser un añadido interesante en la historia. Aunque añadir constantemente nuevos personajes a la trama es un riesgo que puede afectar al ritmo de la narración. De momento se está llevando bien, ya veremos qué pasa en el futuro.

Juanjo Avilés
Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

ÚLTIMOS ARTÍCULOS