Análisis del Reloj del Juicio Final #2. Veidt y compañía llegan al Universo DC

0

Seguimos con el análisis de la serie El Reloj del Juicio Final para presentar nuestras impresiones del número dos de la colección a cargo de Geoff Johns y Gary Frank. El guionista va a tomarse las cosas con calma aunque en este cómic vamos a ver por fin la unión de los Universos de Watchmen y DC.

Ozymandias y el nuevo Rorschach, junto con Marioneta y Mimo (la pareja de criminales-payasos que han liberado) viajan al Universo DC justo momentos antes de que en el suyo empiecen a caer los misiles que llevarán al mundo al apocalipsis nuclear. La manera en que viajan está un poco cogida por los pelos. Usan la vieja nave de Búho Nocturno modificada por Veidt para dar este salto interdimensional y poder seguir el rastro del Dr. Manhattan solo pulsando un botón. Un recurso simple que pone a prueba la suspensión de la incredulidad del lector.

Portada del segundo número del Reloj del Juicio Final

Para ir despejando algunas incógnitas, conocemos la razón por la que Veidt ha liberado a Marioneta y Mimo. Esos dos personajes ya se habían visto las caras con el Dr. Manhattan y al contrario de lo que solía suceder, les perdonó la vida (al saber que ella estaba embarazada). Veidt quiere usar esa posible conexión emocional para poder manipular a Manhattan.

El Dr. Manhattan perdonó la vida a Marioneta y Mimo

En el Universo DC, vemos un futuro cercano en el que los habitantes de Gotham reniegan de Batman a la vez que se nos cuenta que hay un enfrentamiento soterrado entre Bruce Wayne y Lex Luthor dentro del ámbito empresarial. Ya sabíamos que iba a haber un salto temporal, lo que no se podía esperar es que hubiera una situación de rechazo hacia los metahumanos. La razón parece ser la Teoría del Superhombre, algo que Bruce Wayne comenta pero que el lector desconoce. Es muy posible que sea uno de los elementos nuevos sobre los que Johns haga pivotar la serie una vez establecida la trama dentro del Universo DC.

Cuando llegan a su destino, Veidt y Rorschach deciden dejar a sus acompañantes encadenados en su nave para ir a ver a las dos personas que identifican como las más inteligentes del planeta: Bruce Wayne y Lex Luthor. El objetivo es contarles su historia para que les ayuden en la búsqueda de Manhattan. Rorschach acaba encontrándose con Batman en la Batcueva mientras que Veidt se cuela en el despacho de Luthor donde tiene lugar el encuentro con un personaje inesperado. El Comediante está vivo y después de disparar a Luthor y ante la sorpresa de Veidt le dice que esta vez está listo para enfrentarse a él (recordemos que fue quien le mató en Watchmen). Mientras, Marioneta y Mimo logran liberarse y escapar de la nave.

¿El Comediante está vivo?

Para ser una persona tan lista, no parece que el plan de Ozymandias sea demasiado elaborado. Es más, me parece muy ingenuo pensar que Wayne y Luthor se van a creer lo que los personajes de Watchmen les van a contar sin pruebas. Además, el hecho de que Rorschach entre en la mansión Wayne como si fuera su casa y baje incluso a la Batcueva tampoco cuadra demasiado. Son dos cuestiones que se dan para avanzar la trama pero que quedan un poco cojas.

De todas maneras el encuentro entre estas dos parejas de grandes personajes y la sorpresa final son unos momentazos por los que vale la pena leer este comic y que por supuesto dejan con ganas de más. De ver en que queda la conversación entre Rorschach y Batman y ver cómo y por qué el Comediante está vivo y cómo su presencia afecta a Luthor y Veidt.

Batman y Rorschach frente a frente

Lo que resulta llamativo es la ausencia de Superman. Según todos los anuncios de la serie parecía que Clark Kent iba a ser un personaje importante de la misma pero de momento poco se le ha visto. ¿Se lo estará guardando Johns de cara a un futuro enfrentamiento contra el Dr. Manhattan?

En cuanto al dibujo de Gary Frank, poco que añadir sobre lo que comenté en el análisis del primer número. Sigue siendo magnifico, utilizando la cuadrícula de nueve viñetas (3×3) que recuerda al trabajo de Dave Gibbons en Watchmen, pero con una línea más marcada y una mayor atención al detalle que dotan de personalidad propia a su arte. La ambientación está muy lograda ya que todo el comic tiene un aire oscuro y desalentador, en consonancia con dos universos que están muy cerca del apocalipsis. Y la visión del dibujante de personajes tan icónicos como Batman y Luthor es genial y logra captar el carisma de los dos, tal y como ya había hecho con Rorschach y Ozymandias.

Ozymandias visita el despacho de Lex Luthor

Parece claro que Geoff Johns no tiene ninguna prisa y va a ir colocando las piezas poco a poco en su sitio, desvelando las cosas muy despacio a la vez que plantea nuevos misterios y llena de detalles cada comic. Es cierto que hay detalles que chirrían un poco pero si el lector entra en el juego del guionista, sin duda estamos ante uno de los cómics de obligada lectura mensual, siguiendo todas las pistas y con el destino del Universo DC en juego.



el autor

Licenciado en periodismo, apasionado de los comics, las (buenas) series de televisión, el cine, los videojuegos y los juegos de mesa... vamos, soy un frikazo total, siempre a vuestro servicio.

Deja tu comentario

Recomendado en Las Cosas felices
Bienvenidos al único post que vais a leer sobre lo que realmente es Parchis, el documental. Es imposible explicar lo que fueron Parchis, lo que…